José María Iraburu

Solemnidad de Todos los Santos: recuerdo de que todos estamos llamados a la santiad

Los que mueren en la gracia y la amistad de Dios y están perfectamente purificados, viven para siempre con Cristo. En la gloria del cielo, los bienaventurados continúan cumpliendo con alegría la voluntad de Dios con relación a los demás hombres y a la creación entera. Pero en vísperas de la solemnidad litúrgica de Todos los Santos, me parece especialmente conveniente recordar una de las verdades más importantes del Cristianismo. * * * Las Constituciones Apostólicas, escritas...