Fulton Sheen

Predicar no es dar discursos. Los hombres no nos salvamos por un discurso, sino por el Crucificado.

Lecturas : • Hechos 3: 13-15, 17-19 • Sal 4: 2, 4, 7-8, 9 • 1 Jn 2: 1-5a • Lc 24: 35-48 El arzobispo Fulton Sheen , que sabía algunas cosas sobre la predicación, escribió una vez: “El predicador que aburre a otros desde el púlpito, es un aburrimiento incluso antes de entrar”. ¿Por qué? ¿Es porque el predicador no ha trabajado en su entrega? ¿O porque no ha sido relevante en sus palabras? No, escribió Sheen, se...