Eileen O´Connor

Paralítica, con tuberculosis crónica de la columna, antes de morir a los 28 años, vio a la Virgen y fundó una congregación

¿Se puede ser misionera del amor y de la misericordia desde una silla de ruedas? ¿Se puede fundar una congregación religiosa pese a sufrir una grave discapacidad física? La respuesta a ambas preguntas es un claro sí. Eileen O´Connor lo hizo y ahora la Iglesia en Australia celebra el centenario de su fallecimiento, que se produce este 24 de julio, mientras sigue adelante el proceso de beatificación de la fundadora de las Enfermeras de Nuestra Señora para los...