Byram Bridle

Investigador admite ‘gran error’: la proteína de las vacunas sí es una ‘toxina’ peligrosa; relacionada con coágulos de sangre, daños cardíacos y cerebrales, y riesgos potenciales para bebés lactantes y la fertilidad.

Una nueva investigación muestra que la proteína de pico de coronavirus de la vacuna COVID-19 ingresa inesperadamente al torrente sanguíneo, lo que es una explicación plausible de miles de efectos secundarios informados, desde coágulos sanguíneos y enfermedades cardíacas hasta daño cerebral y problemas reproductivos , dijo la semana pasada un investigador canadiense de vacunas contra el cáncer. “Cometimos un gran error. No nos dimos cuenta hasta ahora “, dijo Byram Bridle, inmunólogo viral y profesor asociado...