Depredador pederasta argentino confeso, sigue sin ser sancionado por el Vaticano, denuncian

ACNjulio 4, 2022

En 1992, dos muchachos que asistían al seminario menor de Paraná, en el noreste de Argentina, denunciaron que el padre Justo Ilarraz, director espiritual de los seminaristas, los había abusado sexualmente.

El entonces prefecto del seminario, Juan Alberto Piuggari, hoy arzobispo de Paraná, los condujo hasta la oficina del entonces titular de la diócesis, monseñor Estanislao Esteban Karlic.

(Karlic, ahora de 96 años, dirigió la conferencia episcopal argentina entre 1996 y 2002, y fue creado cardenal en 2007).

Las estimaciones indican que entre 1984 y 1992, Ilarraz abusó de al menos 50 niños. En 1992 confesó tener “relaciones amorosas y abusivas con seminaristas menores”.

Hasta el día de hoy, sigue siendo sacerdote, a pesar de una sentencia de prisión de 25 años que se produjo luego de que su caso condujera a la revisión de los estatutos de limitaciones por abuso sexual en Argentina.

“Nadie quería caminar con nosotros”, dijo Hernán Rausch, uno de los sobrevivientes de Ilaraz que se pronunció en un segundo proceso, en 1995. “Todos estaban involucrados de alguna manera, por lo que cada uno optó por defenderse en lugar de apoyar a las víctimas”.

A pesar de tener razones más que suficientes para estar enojado con la Iglesia Católica, Rausch dice que ha dirigido su ira a la jerarquía, que “gasta demasiado tiempo en cosas innecesarias y muy poco tiempo leyendo el Evangelio”.

“Si alguno hace tropezar a uno de estos pequeños, los que creen en mí, más le valdría que le colgaran al cuello una gran piedra de molino de molino y lo ahogaran en las profundidades del mar”, dijo Rausch, citando el libro de Mateo.

Su fe, insistiría Rausch durante su videollamada de 90 minutos con Crux , es inquebrantable, incluso si le cuesta ir a misa los domingos.

Hernan Rausch, uno de los sobrevivientes
del padre Justo José Ilarraz.
(Crédito: cortesía de Rausch.)

Pero a veces no puede confiar en los sacerdotes sabiendo que el hombre que abusó sexualmente de él aún puede celebrar Misa y durante ese “momento sagrado, ser el representante de Cristo en la tierra”, incluso si está suspendido del ministerio público.

Karlic conocía bien a Ilarraz: los dos vivían juntos y, a principios de la década de 1980, el acusado había sido su conductor personal. El sacerdote fue enviado a Roma, donde asistió a una universidad pontificia para estudiar misionología y escribió su último trabajo sobre los niños como nuevos misioneros de los tiempos modernos.

En 1995, Karlic convocó una investigación diocesana oficial, jurando guardar secreto a las víctimas. Como resultado, Ilarraz fue expulsado de la diócesis por el tribunal eclesiástico de Paraná y enviado a un retiro espiritual de un mes. 

Aunque algunos relatos dicen que el arzobispo envió la información sobre Ilarraz al Vaticano, no fue removido del sacerdocio. En cambio, terminó en la diócesis norteña de Tucumán, donde, en 2010, ocho sacerdotes solicitaron al entonces arzobispo de Paraná que lo denunciara formalmente a las autoridades civiles. Según los informes, el arzobispo Mario Maulión prometió tomar medidas, pero no hizo nada y se retiró dos meses después.

En 2012, los medios intervinieron: el periodista de investigación Daniel Enz reveló la supuesta violación y abuso sexual por parte de Ilarraz de al menos 50 niños, de 12 a 14 años, entre 1984 y 1992. Los niños, de familias rurales devotas, eran para entonces hombres adultos y varios eran dispuesto a hablar.

Puiggari, el arzobispo de Paraná, emitió un comunicado expresando su “profunda vergüenza e inmenso dolor” por las ofensas de Ilarraz, pero defendió el manejo del caso por parte de la arquidiócesis, citando “derechos de privacidad”, “debido proceso” y “nuestro conocimiento de las leyes existentes”. ” 

En ese momento, la denuncia de abuso sexual de menores -clericales o de otro tipo- no era obligatoria en Argentina.

Tras el informe de los medios, se abrió un caso penal en su contra. La defensa intentó que se desestimara el caso alegando que el delito estaba fuera de la prescripción, pero el juez se negó, calificando los delitos de violaciones de derechos humanos y citando la doctrina de la Convención Americana sobre Derechos Humanos sobre protección de niños y las obligaciones de Argentina en virtud de la Convención sobre Derechos Humanos. los Derechos del Niño.

Pero la Cámara de Apelaciones en lo Penal de Paraná falló a favor de Ilarraz y desestimó el caso. El abogado de Karlic aplaudió la decisión y defendió la actuación del prelado, diciendo que Ilarraz había cometido “un delito de acción privada”, y que los padres de las víctimas debieron hacer la denuncia.

El caso no terminó ahí, e Ilarraz finalmente fue sentenciado en 2018 a 25 años de prisión. Sin embargo, el sacerdote  se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario, a la espera del resultado de una apelación. Para Rausch, esto no es un problema: “No me importa si está en la cárcel. Los tribunales han reconocido lo que nos hizo, no puede salir de su casa, y si lo hace, la gente sabe quién es y qué hizo”.

“Pero para la iglesia, sigue siendo un sacerdote”, agregó Rausch. 

Puiggari envió el caso a Roma en 2013 y todavía no hay resolución. O, si lo hay, no se ha comunicado a nadie en Argentina. Crux no ha podido obtener una respuesta del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, conocido por ser, aunque de mala gana, un cuello de botella cuando se trata de casos de abuso. En 2019, la antigua CDF recibió más de 1000 denuncias, el 40 por ciento de América Latina. Hay menos de 20 sacerdotes trabajando a tiempo completo para la oficina de disciplina, y solo unos pocos se ocupan de los casos en español.

Aunque a veces se cansa, se frustra, se enoja y se desilusiona, Rausch dijo que no se dará por vencido hasta que haya una decisión del Vaticano. Incluso entonces, él dice que continuará trabajando para mejorar el tiempo de procesamiento para sacar a un abusador del estado clerical y para que la iglesia pague cualquier compensación que se deba.

Y seguirá luchando desde dentro de la iglesia, dispuesto a caminar con otros sobrevivientes, para que no tengan que caminar solos como lo hizo él.

El perdón de Dios no es la conclusión de un crimen”, dijo. “Si lo fuera, todos nos violaríamos unos a otros, asesinaríamos, robaríamos, sobornaríamos, y luego simplemente lo atribuiríamos al perdón de Dios. Cristo perdonó al Buen Ladrón que fue crucificado junto a él y pidió perdón. Pero Cristo no realizó un ‘milagro’, no bajó al hombre de la cruz. El ladrón pagó por sus crímenes aquí en la tierra”.

Cuando se le preguntó si quería hablar con el Papa Francisco, Rausch dijo que está dispuesto pero que no es necesario. “Quiero cierre, quiero conveniencia, quiero transparencia. Ni un abrazo.”

 

Por Inés San Martín.
4 de julio de 2022.
CriuxNow.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *