Los ‘Estados Unidos’ de la Francmasonería: promoción del Indiferntismo Dogmático

ACNjulio 3, 2022

Ya el 20 de septiembre de 2011, la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB), con el entonces presidente Timothy Dolan, arzobispo de la arquidiócesis de Nueva York, analizó la decisión del Departamento de Justicia del presidente Barack Obama de retirarse y no proteger más la Ley de Defensa del Matrimonio (DOMA). En cambio, la USCCB señaló que la administración Obama ha tratado de fracasar y atacar la constitucionalidad misma de la ley, lo que “llevaría a un conflicto nacional entre la iglesia y el estado de enormes proporciones y en detrimento de ambas instituciones”. Al año siguiente, el Papa Benedicto XVI se dirigió a los obispos católicos de los Estados Unidos durante el Roma Ad Limina, diciendo :

Aquí repasamos una vez más la necesidad de un laicado católico comprometido, articulado y bien formado, dotado de un fuerte sentido crítico hacia la cultura dominante y con la valentía de oponerse a un laicismo reduccionista que deslegitima la participación de la Iglesia en el debate público sobre cuestiones que están determinando el futuro de la sociedad estadounidense…   En este sentido, me gustaría recordar con aprecio sus esfuerzos por mantener contacto con los católicos involucrados en la vida política y ayudarlos a comprender su responsabilidad personal de ofrecer un testimonio público de su fe, especialmente en lo que se refiere a las grandes cuestiones morales de nuestro tiempo: el respeto a la vida como don de Dios, la protección de la dignidad humana y la promoción de los auténticos derechos humanos”.

Este esfuerzo de la USCCB dio origen en 2012 a la Quincena por la Libertad, que comenzó el 21 de junio y finalizó el 4 de julio. Aunque la libertad religiosa es más atacada hoy y el conflicto entre la Iglesia Católica y el Estado es aún más cáustico que hace una década, la USCCB ha tomado medidas para degradar la Quincena de la Libertad a una semana de libertad religiosa (22-29 de junio) .

¿Cómo podemos entender lo que está pasando y por qué seguimos aquí   luchando? 

El documento más útil y profético que la Iglesia católica ha promulgado al respecto es el “Custodi Di Quella Fede” , del Papa León XIII (1892). que resumió los frutos y triunfos del Programa Masónico a través de la Kulturkampf (es decir, la Guerra Cultural). Sin embargo, antes de hacer las actualizaciones, permítanme primero resaltar cómo Estados Unidos   llegó a estar en esta posición, es decir, precisamente donde sus Padres Fundadores determinaron   que debería estar el nuevo país, no sobre los principios de ninguna expresión del cristianismo, sino sobre los principios de la masonería (es decir, el indiferentismo dogmático).

 

Estados Unidos nunca ha sido una nación cristiana.

 

La severa hostilidad entre la iglesia y el Estado en los Estados Unidos de América hoy (y en continuo crecimiento) fue el resultado intencional de quienes fueron los principales influyentes en la redacción de los documentos fundacionales de los Estados Unidos de América.

La evidencia, escrita en las actas, afirma indiscutiblemente que Estados Unidos se construyó sobre la promoción del indiferentismo ( principalmente la libertad de religión )Este principio básico lo aprende el aprendiz de masón recién ingresado, en la primera lección después de completar el trabajo de  iniciaciónSe le da una tiza y se le enseña que tiene total libertad para trazar las líneas por las cuales vivirá su vida dentro de los confines y límites de la ley moral de la Francmasonería y que nadie puede impedirle ejercer ese derecho.

Sin embargo, aquellos de nosotros que amamos romantizar y que argumentamos que Estados Unidos nació como una nación cristiana y/o está fundada sobre principios bíblicos, afirmamos estas creencias sin poder señalar ni siquiera un principio explícitamente cristiano o hacer referencia a un principio bíblico, texto que se pueda encontrar en la Declaración de Independencia de 1776, la Declaración de Derechos de 1789 o la Constitución de los Estados Unidos de 1789.

La razón por la cual esta evidencia debe ser de naturaleza explícita, en lugar de simplemente implícita o supuesta, es porque tenemos evidencia de muchos documentos fundacionales y varias constituciones de naciones a partir de las cuales podemos afirmar que estas naciones fueron fundadas como naciones cristianas o que fueron construidas sobre principios bíblicos. . . El estándar para saber si una nación fue fundada sobre principios cristianos y/o bíblicos ya ha sido establecido por al menos cuarenta y una constituciones que nombran explícitamente a su iglesia estatal. 

En ese grupo se incluyen cuatro constituciones   que nombran explícitamente a la Iglesia Católica (Liechtenstein, Argentina, Costa Rica, Malta, Samoa) como su iglesia estatal, tres constituciones que incluyen el nombre de Jesús (Irlanda, Fiji y Suecia), tres constituciones que mencionan la Santísima Trinidad en su texto (Irlanda, Grecia y Samoa), y cuatro constituciones que incluyen el nombre de “Alá” (Kuwait, Pakistán, Mauritania e Indonesia).

Una respuesta acrítica e inmediata a este hecho podría ser tomar en cuenta que algunas de las constituciones antes mencionadas, y sus reformas, son más recientes que la Constitución de los Estados Unidos de América; como si ser la primera constitución de su tipo de alguna manera impidiera que los fundadores de los Estados Unidos hicieran cualquier tipo de declaración cristiana explícita en cualquiera de sus documentos fundacionales. Incluso si pudiéramos dar crédito a esa ejecución hipotecaria, recuerde que la última enmienda a la Constitución de los Estados Unidos fue ratificada en 1992, que es solo trece más joven de las cuarenta y una constituciones.  Acordaos y no anuléis. Esto significa que desde su ratificación, el 21 de junio de 1788, la Constitución de los Estados Unidos de América ha sido enmendada veintisiete veces sin afirmar o declarar explícitamente la referencia del país a ninguna creencia religiosa en particular; ni, por lo menos, reservar constitucionalmente un solo día santo para ser observado a nivel nacional.

 

El mito de Dios el Creador

 

En este punto, un párrafo de la revolucionaria Declaración de Independencia podría presentarse como prueba clara de que Estados Unidos es una nación cristiana:

“ Creemos que estas verdades son evidentes, que todos los hombres son creados iguales, que son dotados por su Creador de unos Derechos inalienables, que entre estos son la Vida, la Libertad y la búsqueda de la Felicidad”

Que los Padres Fundadores hablaron de una agencia de Dios (creación) es claro y explícito. A partir de ahí, suponer además que estaban hablando del Dios Triuno (es decir, el Dios verdadero) es una rareza extrapolada, por decir lo menos. Ninguna de las religiones monoteístas habla correctamente de Dios simplemente hablando de Él según algunas de Sus obras. Porque Dios es más que libre albedrío; Él es más que creador; Él es todo en todo, Él es Santo, Él es el Señor de los ejércitos, Él está lleno de gloria, Él es juez, Él es abogado, Él es rey, y mucho más. Ningún cristiano debidamente capacitado jamás hablaría de Dios como el único Creador .

Por el contrario, esta frase de la Declaración de Independencia es una prueba de que no ha habido ningún tipo de influencia cristiana en la Revolución y no prueba que la Biblia sea uno de   los documentos fuente en los que se inspiraron los editores. Más bien, es solo una pieza en un vasto cuerpo de evidencia convincente de la ideología más omnipresente e influyente de la era que da a conocer sus intenciones. Es decir, la oración en cuestión fue la primera de muchas inserciones de los masones en los documentos revolucionarios y gubernamentales de los Estados Unidos de América que claramente hicieron saber al mundo que acababan de adquirir una nación entera como propia. .

Desde su organización en 1717 como religión fraterna, la Masonería siempre se ha dignado no mencionar nunca el nombre sagrado de Dios, sino referirse a Él sólo como el Creador, o más precisamente como el Gran Arquitecto del UniversoCualquiera en el siglo XVIII que estuviera familiarizado con este principio central de la masonería habría podido leer la Declaración de Independencia por lo que era; es decir, una pieza de literatura masónica, llena de los principios de la Francmasonería; a saber, el derecho a buscar la vida, la libertad y la felicidad fuera de la religión del Estado, que, dijeron, solo se ha demostrado que divide a los hombres, en lugar de unirlos.

 

La primera enmienda y la primera acusación

 

En la primera oportunidad de enmendar la constitución recientemente ratificada e insertar alguna afirmación explícita de que los Estados Unidos de América era una nación cristiana, los Padres Fundadores decidieron parafrasear la Primera versión de la Constitución fundacional de la Francmasonería (es decir, la Constitución de Anderson de 1723):

 

1723 Gran Logia de Inglaterra – Constitución de Anderson (primer borrador):

 

“Un masón está obligado por su mandato a obedecer la ley moral; y si entiende bien el Arte, nunca será un ateo estúpido o un libertino irreligioso. Pero aunque en la antigüedad se acusaba a los masones en todos los países de pertenecer a la religión de ese país o nación, cualquiera que ésta fuera, sin embargo ahora se considera más adecuado obligarlos sólo a aquella religión en la que todos los hombres están de acuerdo, dejándose   a sí mismos sus propias opiniones particulares; esto es, ser hombres buenos y veraces, u hombres de honor y honradez, por cualquier denominación o creencia en que se distingan; por el cual la Francmasonería se convierte en el Centro de unión y el medio para conciliar la verdadera amistad entre las personas que han sido relegadas a permanecer eternamente en la distancia”.

 

Enmienda 1789 (primera enmienda):

 

El Congreso no dictará ley alguna respecto de una institución religiosa, ni prohibirá su libre ejercicio. . .

Aquí, la masonería y los Estados Unidos afirman que la única religión que respetan es la religión del indiferentismo. Esta subyugación de la religión disminuye su valor e influencia hasta tal punto que, inevitablemente, la logia y el Estado naturalmente se vuelven no solo más grandes que aquellas religiones que han menospreciado (es decir, meras opiniones / no merecedoras del reconocimiento estatal), sino que ellos mismos se vuelven más grandes, una religión; es decir, un bien superior a ser perseguido por los hombres, o lo que la Francmasonería pretende ser: “el Centro de Unión”. Esto es en lo que se está convirtiendo el gobierno de los E.U.: una religión gubernamental centralizada que ordena el cierre de los lugares de culto, mantiene abiertas las casas de aborto, finge otorgar matrimonio, adoctrina a los niños a su ideología a través de la educación pública y promete que la votación regular y las vacunas son la verdadera claves para la salvación.

El estribillo que surge de esto es que la Primera Enmienda debía preocupar solo al ” Congreso “, no al Estado, el establecimiento de una religión. Sin embargo, el estatuto de Virginia para la libertad religiosa redactado por Thomas Jefferson, quien había colaborado con el conocido masón y aristócrata francés Gilbert du Motier, marqués de Lafayette, para redactar la Declaración de Independencia, es la evidencia más clara para informarnos de la intención del Padre Fundador de instalar el programa masónico (es decir, el indiferentismo dogmático) en todos los estados de la unión. Según Thomas Jefferson, este proyecto de ley fue un intento de ofrecer libertad religiosa “a los judíos, los gentiles, los cristianos, los mahometanos, los hindúes y [los] infieles de cualquier denominación”. Con ello, elevando la ley moral del Estado por encima del valor disminuido o ley moral religiosa.

 

Libertad religiosa versus libertad de religión

 

El “Programa Masónico”, tal como lo define León XIII en su Desde lo alto de la Sede Apostólica de 1890, había allanado el camino para la Revolución Americana, la Revolución Francesa, los levantamientos europeos de 1848 y todas las demás Revoluciones contra Cristo y Su Iglesia, incluida la Revolución sexual que comenzó en la década de 1960 y las Revoluciones homosexualistas y de inconformismo según el género de hoy.

Todas estas Revoluciones afirman que el problema es la opresión de la religión; argumentan que si la religión deja de oprimir nuestra libertad, el bien común será alcanzado por todos. Esta fue la misma promesa después de las Revoluciones de 1848, que condujo a una nueva constitución prusiana que permitía la libertad religiosa, que fue solo una estratagema para desencadenar otra ronda de persecución religiosa contra la Iglesia Católica durante la Kulturkampf  alemán de 1872 a 1878.

Lo que hemos encontrado constantemente es que cuanto más el Estado ha   podido disminuir el valor de la religión y, por lo tanto, elevarse al estatus de religión verdadera, mayor fue la violencia que el Estado ha llevado a cabo contra la Iglesia Católica, sin la aprobación de las poblaciones.

 

La promoción de la libertad religiosa sólo ha copromulgado el indiferentismo dogmático

 

El papel destacado que tuvieron los masones y sus apéndices en la Guerra Cultural se ha desvanecido hace mucho tiempo. Incluso sus sucesores, los comunistas soviéticos de 1917, han pasado así la batuta revolucionaria a la nueva generación que pide la libertad de religión, al mismo tiempo que crea un sistema de adoración al gobierno del que creen que provienen sus derechos. Hoy, son las desviaciones sexuales de la homosexualidad, el transgenerismo y el no generismo las que sustentan el mismo Programa Masónico.

Si bien este programa satánico para influir en el Estado y atacar a la Iglesia Católica ha cambiado de manos operativamente, tal como lo fue durante los pontificados de los beatos Pío IX y León XIII, los líderes de la Iglesia (como la USCCB) todavía creen que promover la libertad religiosa lleva a cualquier cosa menos a co-promulgar el mal de la libertad de religión. Ciertamente, en su sabiduría, la Iglesia desea justamente proteger la conciencia humana y promover espacios seguros a través de los cuales todas las personas sean libres para elegir, buscar, encontrar y amar a Dios. Es pecado obligar a un hombre a bautizarse. El Evangelio debe ser aceptado libremente. Pero esto no es “libertad religiosa” como la entiende el programa masónico.

Ciento treinta años después, todavía estamos en el mismo punto donde el Papa León XIII en su encíclica Custodi di Quella Fede encontró que estos son solo algunos de los principales éxitos del Programa Masónico:

1 -La sustitución del cristianismo por el naturalismo.

2- La sustitución del culto a la fe por el culto a la razón.

3- La sustitución de la moral católica por una moral independiente.

4 – La sustitución del progreso espiritual por el progreso material.

5 – La incautación de bienes, dinero y bienes dilapidados de la Iglesia.

6 – La sustitución de máximas y leyes santas del Evangelio por un código de la Revolución.

7 – La inserción de doctrinas ateas y de un vil realismo en las escuelas, las ciencias y las artes cristianas.

8 – La reducción del número de sacerdotes al obligar a un número innecesario de clérigos a servir en el ejército.

9 – La sustitución del Sacramento del Sagrado Matrimonio y la Misa exequial por   las bodas civiles y los funerales.

10 – Un esfuerzo general para laicizar todo; reemplazando así el papel de la Iglesia en la sociedad.

11 – El intento de silenciar y desacreditar a la prensa católica.

12 – Cerrar monasterios y conventos pero multiplicar las logias masónicas y los antros sectarios.

13 – Dar derechos de asociación a todo tipo de organizaciones pero negar los mismos derechos legales a las sociedades religiosas.

14 – Proclamar la libertad de religión pero ejerciendo la intolerancia hacia el catolicismo.

15 – Prometer protección, dignidad e independencia al Papa, pero ejerciendo sobre él un desprecio diario.

16 – Indemnización por manifestaciones públicas contra el Papa, pero negando los mismos derechos a las manifestaciones católicas.

17 – El fomento de ” cismas, apostasías y rebeliones contra los legítimos superiores en la Iglesia “.

18 – Permitir juramentos en asociaciones impías, pero reprochando los votos hechos de obediencia religiosa por ser ” contrarios a la dignidad humana y la libertad “.

Nadie puede negar que los éxitos del Programa Masónico, esbozados aquí por el Papa León XIII, están todos, de una forma u otra, todavía vivos y bien hoy. Además, lo que nadie puede negar es que la respuesta católica al Programa Masónico pudo haber sido algo, pero finalmente fue un completo fracaso. La segunda de estas dos realidades innegables surgió de nuestra creencia errónea de   que promover la libertad religiosa es el Bien Común.

El mundo ha llegado a creer en la religión del Estado y sus sacramentos, que siempre ha sido la trayectoria inevitable del Programa Masónico, porque hemos permitido que Cristo y su Iglesia sean subyugados bajo él. Esta es aquella religión universal en la que todos los hombres están de acuerdo de que hablaron los masones en su constitución. Los católicos coincidimos en llamar “ libertad religiosa ” a lo que ellos predicaban era libertad de religión No hemos tenido suficiente confianza en la verdad para promover el excepcionalismo católico. Buscamos un compromiso de ser “rígidos” porque no estábamos muy seguros de la verdad. Pensamos que podíamos ceder un centímetro en nombre del respeto a la conciencia, pero nos quemamos por ello  varios kilómetros.

Después de ciento treinta años, ha llegado el momento de embarcarnos en un nuevo camino para combatir el Programa Masónico ahora en manos de desviados sexuales, y debe comenzar con un renacimiento de los estrictos estándares católicos y llamando a todas las personas al Sacramento. de la Penitencia y la   Reconciliación.

 

Por David L. Gray.

onepeterfive/stilumcuriae.

domingo 3 de julio de 2022.

Traducción Vincenzo Fedele.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *