Vacaciones de verano: el tiempo es la sangre de Cristo. Los santos lo dicen

ACNjulio 1, 2022
  • Ya hemos llegado a la temporada de verano, que para muchos es tiempo de vacaciones y vacaciones.
  • ¿Alguna vez nos preguntamos cuántos días, horas, minutos desperdiciamos en nuestra vida?
  •  Los santos nos ayudan a reflexionar sobre cómo usamos nuestro tiempo, pero sobre todo nos revelan el secreto para vivir cada momento de manera santa.

 

Los hombres dicen que el tiempo es dineroLos católicos, en cambio, decimos que tiene tanto valor como la Preciosa Sangre de Jesús, porque con el tiempo se cumplió la Redención. En una conferencia de San Maximiliano M. Kolbe (1894-1941), el santo mártir polaco de Auschwitz explica la importancia de santificar el momento presente:

Debemos santificarnos en todo momento porque no sabemos si se nos dará más tiempo. Debemos santificarnos ahora, porque no estamos seguros de que la tarde llegue para nosotros”. 

De hecho, debemos vivir cada día como si fuera el último, centrándonos únicamente en el momento presenteEl momento que tenemos ante nosotros nunca volverá:

  • Si se ha vivido bien, permanecerá para la eternidad y no se puede cambiar.
  • Si por el contrario se ha vivido mal, esto traerá consigo todas sus consecuencias, en la tierra y en el más allá.

Solo el momento presente está en nuestras manos, y sin embargo – siempre explica San Maximiliano – ¿cuántas veces lo olvidamos y en cambio nos enfocamos más en todo lo que ha pasado?  Ése me hizo esto, esta otra cosa pensará de mí… , o nos preocupamos en exceso por lo que tendrá que pasar: Quién sabe si esto irá bien, etc…”.

Además, San Maximiliano nos recuerda que los frutos del momento presente no dependen de lo que hacemos, sino de cómo lo hacemos: si por amor a Dios o por amor propioCuanto mejor cumplamos con nuestros deberes, más daremos gloria a Dios y corresponderemos a la Voluntad de la Inmaculada Concepción.

¿Es mi deber ahora estudiar? Si lo hago por Dios, aunque me cueste sacrificio, le daré gloria y santificaré el momento presente. Lo mismo puede decirse de cualquier otro de nuestros deberes diarios. Entonces, ¡qué importante es el momento presente y recordar siempre que ahora debemos santificarnos! ¿Cómo lo hemos hecho hasta ahora? En los últimos meses, habiendo comenzado el verano, seguro que tenemos más tiempo disponible que el resto del año. Pero reflexionemos: tener más tiempo es ciertamente una gracia, pero también una responsabilidad, es decir, exige nuestro compromiso, nuestra correspondencia. En el juicio de Dios, se nos preguntará cómo pasamos el tiempo que se nos ha dado. Y los católicos, de cualquier condición y condición social, debemos recordar que nuestro primer compromiso es santificarnos, es decir, usar santamente el tiempo que Dios nos ha dado.

¿Cuántas horas, minutos, segundos, en cambio, desperdiciamos en pensamientos, palabras, discursos inútiles , en murmullos, juicios, o simplemente en actividades que no conducen a nada bueno, por ejemplo mirando constantemente el teléfono móvil incluso para cosas que no necesitamos, o ir a menudo a las redes sociales, navegar en los tablones de mensajes de Facebook, cosas que en sí mismas no son dañinas (hasta ciertos límites, por supuesto), pero que solo nos hacen perder el tiempo?

¿Pensamos alguna vez en cambio que el tiempo es la Sangre de Cristo y que nuestra eternidad y también la de muchas otras almas que nos han sido confiadas dependerá de que la hayamos usado bien en esta tierra? 

Quizá no todos sepan que san Maximiliano, antes de quedarse dormido, solía dejar las gafas y el reloj al pie de una estatua de la Inmaculada Concepción. ¿Porque? Él respondió así:  

Los anteojos son el símbolo de mis ojos, el reloj de mi tiempo: estos y que te he consagrado totalmente“.

Cuando un alma comienza a aprovechar el tiempo presente -explica siempre el santo- aumenta la solicitud en su trabajo y comienza a descubrir nuevos tesoros de pensamiento y nuevas imperfecciones personales, de las que antes no se percataba

La santificación del momento presente es de suma importancia: de nada serviría conocer todos los métodos de espiritualidad y luego descuidar el momento presente. Precisamente por eso, la enseñanza de San Francisco de Sales, obispo de Ginebra, viene en nuestra ayudaLe preguntaron cuál era el mejor momento para entregarse completamente a Dios, y él sabiamente respondió que este momento es el presente, porque el pasado ya no está disponible para nosotros y el futuro no está en nuestro poder

Así que debemos usar fielmente el momento presente que Dios nos da.

¿Algún ejemplo de santos que lo hayan hecho? Uno entre tantos: el beato Contardo Ferrini (1859-1902), profesor universitario, definido por el Papa Pío XII como el “modelo del católico de nuestros días”. A lo largo de su vida, a pesar del escaso tiempo disponible para compromisos académicos, siempre se ha dedicado a actividades caritativas y durante cuatro años también fue concejal de la ciudad de Milán, donde luchó por preservar la enseñanza religiosa en las escuelas primarias.

Los beatos esposos Luigi Beltrame Quattrocchi y Maria Corsini son también un excelente ejemplo desde este punto de vista: no fundaron congregaciones, no dejaron misioneros en tierras lejanas, no hicieron cosas extraordinarias, sino que simplemente vivieron su matrimonio santificando el momento presente, según la voluntad de Dios su día estuvo marcado continuamente por la oración: Santa Misa, Rosario diario, Adoración Eucarística nocturna. O de nuevo: pensemos en el joven beato Carlo Acutis, de quince años, que ocupaba su tiempo libre creando una exposición sobre los milagros eucarísticos famosos hoy en todo el mundo, ayudando a sus compañeros en la escuela y enseñando el catecismo a los más pequeños.

Cada uno de nosotros puede decidir usar su tiempo de la manera que crea mejor:

  • Con el tiempo podemos crecer sobrenaturalmente o pecar. 
  • Podemos salvar almas con nuestra oración y fidelidad a los deberes diarios, o podemos condenarnos a nosotros mismos

 

Depende de nuestra voluntad decidir cómo corresponder a la gracia que recibimos momento a momento. A nosotros nos corresponde decidir si darle al tiempo el valor que tiene la Sangre de Cristo, derramada por nuestra Redención, y así santificarnos, o demorarnos en el camino que nos lleva al Cielo.

 

Por CHIARA CHIESSI.

ROMA, Italia.

SÁBADO 2 DE JULIO DE 2022.

LANUOVABQ.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *