La Iglesia no necesita ‘más democracia’: «Roma está más preocupada que nunca por los problemas técnicos y ecológicos»: cardenal Duka

ACNjulio 1, 2022

El pasado 13 de mayo el Papa Francisco aceptó la renuncia de Dominik Duka como arzobispo de Praga. Este sábado, Jan Graubner tomará posesión como arzobispo de la archidiócesis de Praga sustituyendo al purpurado Duka, quien ha concedido ua entrevista al medio alemán Die Tagespot que compartimos a continuación:

P-Su Eminencia, cuando se convirtió en Arzobispo de Praga en 2010, la Iglesia Católica estaba celebrando el Año Sacerdotal proclamado por el Papa Benedicto. ¿Cómo describiría la situación de ese año?

R-En 2010 habíamos recorrido un largo camino desde la reunificación. Los requisitos previos para la fundación de todas las instituciones eclesiásticas se crearon tanto en las diócesis, órdenes religiosas y parroquias. Esto también afectó a Caritas, las escuelas de la iglesia y la facultad de teología. También se notaba que la mayoría de los sacerdotes y fieles se sentían un poco cansados. Después de la caída del Muro, perdimos a muchas personas que trabajaban para la iglesia porque se incorporaron al servicio del gobierno.

Estos católicos luego jugaron un papel en la sociedad, pero inicialmente faltaban en la iglesia. Luego llegó una nueva generación, y ahora estamos de vuelta en el principio . Ahora somos libres, pero después de la devolución de la propiedad de la iglesia también asumimos la responsabilidad económica. Esta es una situación completamente diferente. La iglesia ya no es una organización sin fines de lucro. Este fue un gran problema para mi generación porque no teníamos experiencia en la administración. Vivíamos bajo el yugo comunista como proletarios.

P-¿Qué necesita ahora la iglesia en la República Checa?

R-Estamos en el mismo barco global y actualmente estamos experimentando una gran migración, no solo de personas que quieren unirse a la UE, sino también de las nuevas ideologías que se propagan a través de todas las instituciones. Y estamos ante una revolución cultural. Los protagonistas de esta revolución cultural son los hijos espirituales de Mao Tse-tung. Se trata de la aniquilación total de nuestra identidad humana desde el principio. Si las personas no se dividen en hombres y mujeres, ¿entonces qué? Esa es la pregunta. Se trata de «difuminar los límites entre los sexos», como dijo una vez el Papa Francisco.

El gran problema de la Iglesia es que la mayoría de los católicos están convencidos de que este desarrollo representa un cambio positivo. Por supuesto que hay innovaciones positivas en ciencia y tecnología, pero eso es solo una parte de nuestra vida. Después de la euforia de la reunificación, cuando teníamos números en monasterios y seminarios como en el período barroco, ahora estamos viviendo una crisis. Los jóvenes de los seminarios y monasterios no están preparados para las nuevas ideologías. Una vez más debemos luchar por nuestra civilización cristiana como lo hicimos en el siglo XVI en la época del Concilio de Trento.

P-¿Cómo ve el papel de Roma en esta disputa?

R-En Roma la Iglesia está más preocupada que nunca por los problemas técnicos y ecológicos. Pero la iglesia no tiene competencia para esto, solo unos pocos pueden tener una voz calificada en las discusiones técnicas. Sólo podemos juzgar las cuestiones teológicas y éticas. Pero en Europa la iglesia ha perdido en gran medida su impulso misionero.

P-¿Qué papel desempeñó el Papa Benedicto para la Iglesia en la República Checa?

R-El pontificado del Papa Benedicto fue muy importante para nosotros. Es uno de los cuatro grandes papas del siglo XX, junto con Pío XI, Pío XII y Juan Pablo II Papa Wojtyla (quien fue un predicador que, como todo predicador, necesitaba un fundamento: una verdadera teología). El cerebro teológico del pontificado fue siempre el cardenal Ratzinger con su gran talento.

Sentimos que la iglesia ganó nueva fuerza en ese momento. El punto de inflexión político de 1989 no hubiera sido posible sin la iglesia. Interiormente, el Papa Juan Pablo II y el Cardenal Ratzinger conocían perfectamente nuestra situación en Europa Central. Estoy convencido de que el Papa Benedicto desempeñó un papel importante en nuestro desarrollo cultural. Tú también podrías ver eso.

P-¿Por ejemplo?

R-Durante la visita del Papa aquí a Praga en 2009. En la Sala Vladislav del Castillo de Praga, representantes de todas las universidades lo esperaban como estudiantes a su maestro. Benedikt interpretó este papel de manera excelente. No habló del trono papal, sino como profesor en el atril de la sala de conferencias. Eso fue un gran éxito. A la misa de Brno asistieron tantas personas como a las misas del Papa Juan Pablo II en la República Checa. También ha aumentado el número de estudiantes de teología y alumnos de las escuelas católicas. Al final del pontificado del Papa Benedicto, era tres veces mayor que al principio. Era una gran oportunidad para la joven intelectualidad.

P-La Iglesia Católica está en un proceso sinodal. ¿Dónde ve la necesidad de diferenciación?

R-Me gustaría referirme a la experiencia de los católicos checos: de 1997 a 2005 celebramos el Sínodo Nacional de la Iglesia Católica en la República Checa. La preparación para esto tomó alrededor de cuatro a cinco años. Hubo dos Asambleas Generales con un año de descanso entre ellas. Hubo gran entusiasmo en la primera reunión, pero decepción en la segunda.

¿Qué sucedió? Había una comprensión errónea de la teología: la teología es principalmente estudio y no práctica. Y cuando ahora se dice: Necesitamos más democracia en la iglesia, respondo: No. La comprensión clásica de la democracia en la antigua Grecia difiere fundamentalmente de nuestro concepto de democracia actual. Los griegos entendían la democracia como la participación de los libres en el gobierno, no la de todas las personas.

Los católicos debemos observar y sopesar seriamente dónde son necesarios procesos democráticos y dónde se requiere competencia. Y en cuanto al efecto, los papeles no han jugado un papel tan importante en toda la historia de la Iglesia como ahora se cree. La Iglesia nunca ha producido tantos periódicos como lo hace hoy. Pero incluso un concilio tan importante como el de Trento no cambió la iglesia a través de los papeles. Yo mismo no logro leer el «Osservatore Romano» completo cada semana. Fueron los hombres y mujeres de la época quienes renovaron la Iglesia. Necesitamos tales hombres y mujeres hoy.

P-¿Cuál es su impresión del proceso sinodal en su país?

R-Hay algunas objeciones razonables en las propuestas de los católicos checos para el proceso sinodal, en relación, por ejemplo, con la práctica de las visitas domiciliarias en las parroquias. Pero pongo un signo de interrogación detrás del debate sobre el celibato sacerdotal. No hay religión sin celibato. Cuando ahora se dice que faltan vocaciones, hay que decir que faltan en todas las iglesias cristianas, y en otras aún más que en la Iglesia Católica Romana.

En nuestro país, la Iglesia Checoslovaca (una rama moderna de la Iglesia Católica Romana, CDR) introdujo la ordenación de mujeres al sacerdocio ya en 1947. El número de creyentes ha caído de un millón a 10.000. Y en cuanto al celibato, citaré a un obispo católico griego que dijo una vez: «Hay problemas con el celibato, pero otros tienen otros problemas sin el celibato».

Estoy convencido de que ni la abolición del celibato ni la admisión de mujeres al ministerio ordenado es una forma de resolver el problema real.

Necesitamos teología académica, no solo teología narrativa. E identidad, así como voluntad de servicio. ¿Por qué más de la mitad de los jóvenes tienen miedo de casarse? ¿Por qué no hay enfermeras en los hospitales? Necesitamos cristianos vivos, mujeres y hombres. Los teólogos están ansiosos, como se ve en el debate de las parejas del mismo sexo. Médicos, abogados y psicólogos se han pronunciado claramente en contra del «matrimonio para todos»; no los teólogos.

 

PRAGA, Checoslovaquia.

DIE-TAGESPOST/Infovaticana

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *