Obispos africanos enfrentan al tribalismo, la corrupción y a los ideólogos del ‘cambio climático’

ACNjunio 26, 2022
  • Tras la masacre de decenas de cristianos en la iglesia de San Saverio in Owo, habla el obispo católico de Ondo.
  • Se necesita mucho coraje para desafiar el aparato de poder nigeriano y el internacional de las ideologías que lo absuelven. 
  • Monseñor Arogundade se arriesga al ostracismo y quizás incluso a su vida…

 

Sugerir o establecer una relación entre las víctimas del terrorismo y las consecuencias del cambio climático no solo es engañoso, sino que es echar sal en las heridas de las víctimas del terrorismo en Nigeria”. Con estas palabras, tras la masacre de decenas de cristianos en la iglesia de San Xavier en Owo, el obispo católico de Ondo, monseñor Jude Ayodeji Arogundade, respondió al presidente de la República de Irlanda, Michael D. Higgins, que , en un mensaje de condolencias, declaró: “que tal ataque se haya llevado a cabo en un lugar de culto merece una condena especial así como cualquier intento de convertir a los pastores fulani en chivos expiatorios, que se encuentran entre las primeras víctimas de las consecuencias del cambio climático“.  

Evidentemente, el presidente Higgins está convencido de que los pastores fulani  (que no son responsables de la masacre de Owo) están atacando las aldeas de los granjeros para asegurarse de que a sus rebaños no les falte pasto y agua debido al calentamiento global. No sabe que en Nigeria los pastores del norte y los granjeros del sur se pelean desde hace siglos en el Middle Belt, el cinturón central del país donde entran en contacto. En todo caso, es el tamaño cada vez mayor de los rebaños lo que hace que las peleas sean frecuentes

Está mal y es poco probable hablar de cambio climático , dice monseñor Arogundade, la verdad es que en todo el país la gente tiene miedo “y los que han seguido los acontecimientos de Nigeria en los últimos años saben muy bien que los ataques terroristas, la delincuencia común, los secuestros en persona, los continuos ataques a iglesias, mercados y transporte público en Nigeria y la región del Sahel no tienen nada que ver con el cambio climático”.   

La corrupción erigida en sistema, ya no disfrazado, la degradación de las instituciones y de la vida social, el mal gobierno, la mala administración de los órganos del Estado, del aparato militar, del sistema sanitario y educativo que hacen que la violencia en Nigeria se propague sin control, denuncia el obispo de Ondo que insta “a desistir de tal oportunismo” que dentro y fuera del país se aprovecha de la masacre de Owo “para adelantar cualquier forma de agenda ideológica”. 

Se necesita mucho coraje para desafiar al aparato de poder nigeriano y al internacional de las ideologías que lo absuelven atribuyendo la causa de los problemas que aquejan al país a factores y sujetos externos. Monseñor Arogundade se arriesga al ostracismo y quizás incluso a su vida. Pero muchos obispos africanos son valientes y lo demuestran. 

***

El 20 de junio, monseñor Alex Lodiong Sakor, obispo de Yei , uno de los estados de Sudán del Sur, acusó también a las élites locales, a los altos mandos del estado que controlan los recursos del país, de ser responsables de la crisis alimentaria que ha azotado a la población del país. África del Este, explicó al reportero de la BBC que lo entrevistó, está nuevamente golpeada por la sequía, la pandemia de Covid-19 ha hecho estragos y ahora la invasión rusa a Ucrania agrava aún más la situación. Pero “si hay pobres en este país, la culpa es de los que tenemos autoridad y poder, son pobres porque los hacemos pobres. Tenemos recursos en abundancia, estamos llenos de ellos, pero esta riqueza se acumula en manos de muy pocas personas que se las roban a todos los demás”. 

Sudán del Sur, con la independencia de Sudán ganada en 2011 después de décadas de guerra civil, ha adquirido las tres cuartas partes de los yacimientos petrolíferos sudaneses, cuya explotación ya estaba en marcha. Pero una disputa con el gobierno de Jartum por el monto a pagar a Sudán por transportar petróleo a Puerto Sudán utilizando el único oleoducto disponible –que atraviesa territorio sudanés–, casi ha parado las actividades mineras porque no había forma de exportar el crudo. . Además, casi de inmediato, el control de esta enorme riqueza y la conspicua ayuda internacional al desarrollo vertida al país, desató el flagelo de la corrupción y en 2013 dio lugar a un enfrentamiento político y luego a un conflicto armado entre las dos principales etnias –los dinka. y los nuer–, por el control del aparato gubernamental y administrativo. Corrupción, tribalismo, falta de voluntad para hacer frente a los problemas de la población, por eso la gente tiene hambre, dice monseñor Sakor, todo lo demás es secundario. Además -añade- donde lucha el ejército del gobierno y los grupos armados, la gente no puede cultivar la tierra: “si van a trabajar al campo y los descubren, (los soldados) los matan con el pretexto de que son rebeldes. ¿Somos verdaderos cristianos? No, no lo somos porque un cristiano no mata a otro cristiano”. 

  • A pesar del petróleo, Sudán del Sur es un país pobre. En el Índice de Desarrollo Humano de la Agencia de Desarrollo de la ONU es el 185° (después de él, solo Chad, República Centroafricana y Níger).
  • Nigeria también produce petróleo. Lo extrae y exporta desde la década de 1960. Podría y debería ser un país emergente estado, como Sudáfrica y Brasil. Pero, en cambio, ocupa el puesto 161 en el Índice de Desarrollo Humano, también entre los países menos desarrollados del mundo.

 

imagen

Por ANA BONO.

LUNES 27 DE JUNIO DE 2022.

LANUOVABQ. 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *