La Oración trajo la respuesta: el fin del “derecho constitucional” del aborto en EU

ACNjunio 24, 2022

Hay una oración que Tanya Britton ha dicho en los brumosos primeros momentos de la mañana y en la quietud de la noche. Lo dijo de rodillas ante el tabernáculo dorado de su iglesia y se desplomó en el abrazo del sofá de su sala. Las palabras se han transformado, a veces tocando sus labios y otras haciendo eco solo en su mente, pero de una forma u otra, se han repetido, década tras década tras década.

“Haga lo que haga, que sea por el fin del aborto”, reza Britton, de 70 años. “Que un niño se salve hoy. Que se revoque Roe v. Wade”.

Levantó carteles fuera de las clínicas, engatusó a los legisladores en la legislatura estatal y difundió su evangelio contra el aborto a cualquiera que escuchara, repitiendo su mantra con tanta frecuencia que se preguntó si viviría lo suficiente para verlo hecho realidad. Hasta que llegó el viernes y la Corte Suprema de EE.UU. falló . Y su oración finalmente fue respondida.

Tanya Britton habla con otros feligreses después de la misa en la iglesia católica St. James, el martes 24 de mayo de 2022, en Tupelo, Mississippi. "Esta era mi misión", dijo Britton el viernes entre lágrimas después de que la Corte Suprema dictaminó anular Roe v. Wade .  "Soy uno de los millones de personas en este país que han hecho un poco. Hemos hecho nuestra parte. Hemos hecho lo que Dios nos llamó a hacer".  (Foto AP/David Goldman)

Tanya Britton habla con otros feligreses después de la misa en la iglesia católica St. James, el martes 24 de mayo de 2022, en Tupelo, Mississippi. “Esta era mi misión”, dijo Britton el viernes entre lágrimas después de que la Corte Suprema dictaminó anular Roe v. Wade . “Soy uno de los millones de personas en este país que han hecho un poco. Hemos hecho nuestra parte. Hemos hecho lo que Dios nos llamó a hacer”. (Foto AP/David Goldman)
Tanya Britton riega las flores en el altar con su perra, Sybil, a su lado, mientras ayudaba a prepararse para la Misa en la Iglesia Católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. Britton pasó décadas levantando carteles afuera de clínicas de aborto, engatusando a los legisladores en la cámara estatal y difundiendo su evangelio contra el aborto a cualquiera que quisiera escuchar.  Ella ve la acción de la Corte Suprema como la respuesta a décadas de oraciones.  (Foto AP/David Goldman)

Tanya Britton riega las flores en el altar con su perra, Sybil, a su lado, mientras ayuda a prepararse para la misa en la iglesia católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. (Foto AP/David Goldman)
Un mensaje decora un mural que se ve a través de la ventana de una habitación infantil durante la Misa en la Iglesia Católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. Muchas personas en los EE. UU. están reaccionando con horror ante la decisión del Tribunal Supremo sobre el aborto. anulando Roe v. Wade.  Pero en un día que perteneció a los vencedores, millones de personas que han estado inmersas en el movimiento contra el aborto durante el último medio siglo se regocijan.  (Foto AP/David Goldman)

Un mensaje decora un mural que se ve a través de la ventana de una habitación infantil durante la misa en la iglesia católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. (Foto AP/David Goldman)
Tanya Britton reza antes del almuerzo mientras un letrero que recuerda a los bebés abortados en Estados Unidos cuelga de una silla en su cocina en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. "Haga lo que haga, que sea por el fin del aborto". Britton, de 70 años, reza.  "Que se salve un niño hoy. Que se revoque Roe v. Wade".  (Foto AP/David Goldman)

Tanya Britton reza antes del almuerzo mientras un letrero que recuerda a los bebés abortados en Estados Unidos cuelga de una silla en su cocina en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. “Haga lo que haga, que sea por el fin del aborto”. Britton, de 70 años, reza. “Que se salve un niño hoy. Que se revoque Roe v. Wade”. (Foto AP/David Goldman)

“Esta era mi misión”, dijo entre lágrimas. “Soy uno de los millones de personas en este país que han hecho un poco. Hemos hecho nuestra parte. Hemos hecho lo que Dios nos llamó a hacer”.

En todo el país, muchos lamentaron la decisión, viéndola como una que roba un derecho humano básico, afecta excesivamente a las personas pobres y podría conducir a la muerte innecesaria de mujeres desesperadas.

Pero en un día que pertenecía a los vencedores, gente como Britton, investido en un movimiento de medio siglo , se regocijó.

Britton comenzó en este trabajo alrededor de 1990, rezando el rosario frente a una clínica en Jackson, Mississippi, y en poco tiempo, consumió el tiempo que le quedaba de trabajar a tiempo completo como enfermera y criar a su hijo.

Se convirtió en presidenta de Pro-Life Mississippi, viajó por el estado para impulsar leyes contra el aborto y trató de ganar adeptos a su lado. Y semana tras semana, volvía a las calles frente a las clínicas.

A veces citaba las Escrituras o rezaba en silencio. Otros, bloqueaba las entradas y hacía un espectáculo. Saldría con un frío glacial y un sol abrasador, y cuando regresara a casa, estaría tan cansada que se derrumbaría en su hamaca.

Según su recuento, ha tenido siete arrestos. Intentó cualquier cosa que pensó que podría alejar a los pacientes, desde empuñar fotos grotescas de restos abortados de embarazos tardíos hasta hablar dulcemente con mujeres para ir a tomar un café y tener la oportunidad de cambiar de opinión.

Miniatura de vídeo de Youtube

Tanya Britton supo casi de inmediato que su aborto fue un error. Ha pasado décadas protestando y orando para poner fin a la práctica. (24 de junio) (AP Video/David Goldman)

“He usado todas las tácticas que tenemos en nuestro arsenal”, dice ella. “Tu preparas. Practicas. Ya sabes, te disciplinas a ti mismo. Haces todas estas cosas antes de llegar al campo de batalla”.

Cada vez que una clínica cerraba sus puertas, se llenaba de éxtasis. Cuando se aprobó un proyecto de ley para endurecer las leyes sobre el aborto, se alegró. Un puñado de veces, alguien le presentaba a un bebé y le decía “Tú la salvaste”, lo que provocaba una amplia sonrisa y una explosión de agradecimiento.

Sus celebraciones fueron breves. Siempre había más trabajo que hacer.

Y muy a menudo, estaba decepcionada. Pasaba horas al aire libre para que nadie cambiara de opinión y observaba cómo se derogaba una ley o cómo un candidato favorecido resultaba perdedor. Se encontró, a veces, luchando contra su propia iglesia, cuando un sacerdote u obispo no estaba de acuerdo con sus tácticas. Durante tantos años, las predicciones de que los días de Roe estaban contados nunca se hicieron realidad.

A veces se rendía cuando una mujer no se dejaba convencer, diciendo que no podía permitirse tener un hijo, soportar la vergüenza o soportar el golpe a su educación o carrera. Durante años, regresó sin saber si estaba haciendo algo bueno. Pero, siempre, ella regresaba.

“Simplemente hazlo”, dice ella. “No cuentas el costo, pero tampoco lo haces por el éxito”.

No es casualidad que esto se haya convertido en el trabajo de su vida. Para ella, las mujeres que abortan son asesinas. Ella también se llama a sí misma una asesina.

Era una estudiante universitaria, de solo 19 años, cuando abortó en 1972. Roe ni siquiera se había heredado, aunque no dirá mucho sobre su propia experiencia o si fue ilegal. Es católica de toda la vida y dice que sabía que el aborto estaba mal, pero que el miedo y el egoísmo la dominaron.

Tanya Britton le señala a su perra, Sybil, un monumento a los niños por nacer afuera de la iglesia católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. Britton tenía 19 años cuando abortó en 1972. ella durante años.  Encontró consuelo en las drogas y la negación.  Contempló el suicidio antes de aceptar lo que había hecho, tuvo un despertar espiritual y se dedicó a su activismo contra el aborto.  (Foto AP/David Goldman)

Tanya Britton le señala a su perra, Sybil, un monumento a los niños por nacer afuera de la iglesia católica St. James en Tupelo, Mississippi, el martes 24 de mayo de 2022. Britton tenía 19 años cuando abortó en 1972. ella durante años. Encontró consuelo en las drogas y la negación. Contempló el suicidio antes de aceptar lo que había hecho, tuvo un despertar espiritual y se dedicó a su activismo contra el aborto. (Foto AP/David Goldman)
Tanya Britton looks over some of the fliers and pamphlets she used to hand out while protesting outside abortion clinics, Tuesday, May 24, 2022, as she stands in her home in Tupelo, Miss. "I've used every tactic that we have in our arsenal," she says. "You prepare. You practice. You know, you discipline yourself. You do all these things before you hit the battlefield." By her count, she's had seven arrests. (AP Photo/David Goldman)

Tanya Britton revisa algunos de los volantes y panfletos que solía repartir mientras protestaba frente a las clínicas de aborto el martes 24 de mayo de 2022, en su casa de Tupelo, Misisipi. (Foto AP/David Goldman)
A bible and rosaries sit on a table in the home of anti-abortion activist Tanya Britton, Tuesday, May 24, 2022, in Tupelo, Miss. Sometimes Britton would quote scripture or quietly pray outside abortion clinics. Others, she'd block entrances and make a spectacle. She'd go out in the bitter cold and in the blazing sun, and when she returned home, she'd be so tired, she'd collapse in her hammock. (AP Photo/David Goldman)

Una biblia y rosarios sobre una mesa en la casa de la activista contra el aborto Tanya Britton, el martes 24 de mayo de 2022 en Tupelo, Mississippi. AP Photo/David Goldman)

El secreto la carcomió durante años. Encontró consuelo en las drogas y la negación. Contempló el suicidio antes de aceptar lo que había hecho, tuvo un despertar espiritual y se dedicó a este trabajo.

Ella dice que no ha sido impulsada por un intento de expiación. Ella se considera perdonada.

“Ya no lucho con ese demonio”, dice ella.

Dejó la capital del estado hace ocho años y, con la mudanza, su activismo callejero se desvaneció. Manejará a una protesta un par de veces al mes, pero sobre todo ve que su trabajo continúa en sus oraciones constantes.

Los comienza en el momento en que se despierta y los continúa hasta que se vuelve a dormir. Las dice mientras se lava las manos y deambula por el supermercado. Ella los dice arreglando flores y paseando al perro. Ella va a misa todos los días, incluso cuando es casi la única en los bancos, incluso cuando la lluvia cae sobre el techo y se ven árboles inclinados detrás de cristales de colores.

Cuando se filtró por primera vez un borrador de la opinión de la Corte Suprema en mayo, Britton lo leyó cuidadosamente, luego lloró y se llenó de alegría, luego pasó semanas orando y preocupándose de si se cumpliría. El viernes se levantó temprano y oró. Estaba haciendo gofres y tocino para sus nietos cuando la noticia apareció en la televisión. Inmediatamente se sintió inundada por una felicidad paralizante.

Se le hizo un nudo en la garganta. Las lágrimas brotaron. Se sentía entumecida por todas partes.

Los mensajes de texto comenzaron a llegar de aquellos con los que protestaba y trabajaba. Los abortos seguirán, ella lo sabe, y su trabajo también. Como se dio cuenta de que había llegado el momento por el que pasó años orando, su oración fue breve.

“¡Gracias Jesús!” ella dijo.

 

 

Por MATT SEDENSKY.

TUPELO, Misisipi, EE.UU. 

AP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *