Tribunal de India suspende cadena perpetua y otorga fianza a sacerdote y monja condenados por supuesto asesinato de religiosa

ACNjunio 23, 2022

Un cuerpo de la división del Tribunal Superior de Kerala suspendió hoy jueves, en una orden provisional, la cadena perpetua del sacerdote católico Thomas Kottoor y de la monja Sephy, quienes condenados por un tribunal de la CBI en 2020 en relación con el asesinato de la hermana Abhaya, cuyo cuerpo fue encontrado dentro de un pozo en un convento en Kottayam el 27 de marzo de 1992.

El tribunal de los jueces Vinod Chandran y C Jayachandran permitió la liberación del dúo bajo fianza hasta que se dispusiera de su petición de impugnación del veredicto del tribunal de primera instancia.

En diciembre de 2020, un tribunal de la CBI en Thiruvananthapuram condenó al dúo a cadena perpetua después de una prolongada batalla legal. Fueron acusados ​​bajo la Sección 302 (asesinato) y la Sección 201 (destrucción de evidencia) del Código Penal Indio (IPC). El tribunal de primera instancia había permitido la petición de liberación de otro presunto acusado, el padre José Puthrikkayil.

Después de examinar el veredicto del tribunal de primera instancia, la sala de la división observó: “No nos detenemos en la circunstancia de falta de explicación o las extrañas de suicidio dadas por el acusado, ya que eso solo puede formar un eslabón en la cadena de circunstancias y no puede conducir únicamente a una condena. En una mirada prima facie a las pruebas señaladas por la defensa, y no contrarrestadas efectivamente por la acusación, no podemos sino liberar a los dos acusados, como medida provisional, suspendiendo su sentencia hasta la disposición de la apelación”, dijo el tribunal de la división. dijo.

Según la CBI, Abhaya fue asesinada después de encontrar a Kottoor, Puthrikkayil y Sephy en una posición comprometedora dentro de la cocina del albergue Pius X Convent en Kottayam. Temiendo que revelara el incidente, Kottoor supuestamente la estranguló mientras que Sephy supuestamente la golpeó con un hacha. Juntos, supuestamente arrojaron el cuerpo de Abhaya en un pozo dentro del complejo.

La sala de la división examinó varios asuntos enumerados por el tribunal de primera instancia, que condujeron a la conclusión de homicidio y en relación con la culpabilidad de los acusados ​​en el caso de asesinato.

La acusación había contado con un disturbio en la cocina del convento la noche en que se dijo que ocurrió el crimen. El tribunal superior dijo: “Dijo que los llamados disturbios encontrados en la cocina por uno de los testigos de cargo, siendo las zapatillas y el velo abandonados del difunto, no incriminan a nadie, especialmente cuando Abhaya estaba desaparecida y luego fue encontrada muerta.”

Refiriéndose a la declaración del activista social Kalarkode Venugopal, en la que se basó la fiscalía, de que el sacerdote acusado le había confesado su relación sexual con la monja coacusada, el tribunal superior dijo: “Esto se presenta como una confesión extrajudicial. ; bastante extraño ya que el delito alegado es de asesinato y no de inmoralidad lasciva. No podemos dejar de notar que el sacerdote acusado no está siendo juzgado por la relación ilícita con una mujer, incluso una monja, y si se establece, no establece su participación en el crimen, a menos que existan otras circunstancias convincentes. No podemos dejar de observar que la conclusión es forzada porque la monja acusada no está siendo juzgada por su falta de moral o defectos de carácter”.

El tribunal observó además que “cuando no se estableció la relación con el sacerdote acusado, y no hay evidencia concreta con respecto a cualquier intervención médica realizada en la monja acusada, no se puede suponer que la opinión del testigo de cargo (un experto forense) sobre el examen fue solo porque de una intervención médica realizada, para encubrir la pérdida de la virginidad”.

El tribunal se refería al hallazgo de la CBI de que la hermana Sephy se había sometido a una himenoplastia supuestamente para encubrir su relación con el sacerdote acusado. “También se opinó que posiblemente haya una intervención quirúrgica para reparar el himen desgarrado, ya que el examen reveló que estaba cicatrizado. La opinión no es definitiva y la inferencia probable nuevamente es una violación de los votos de castidad, que nuevamente no establecen la relación con el sacerdote acusado o la supuesta escapada en la noche crucial (antes de que Abhaya fuera encontrado muerto) o conectan de manera más crítica a la monja acusada. con el delito de homicidio”, observó el tribunal.

Refiriéndose a la afirmación de que Abhaya fue estrangulada por el sacerdote, asesinada y arrojada al pozo del convento, el tribunal superior examinó en detalle la declaración de un fotógrafo, testigo de cargo, quien dijo que se vieron marcas de clavos en el cuello de la monja asesinada. . El tribunal superior dijo: “Las marcas de clavos vistas en el cuello por el fotógrafo son otro aspecto en el que el tribunal de primera instancia se basó en gran medida; que incluso el médico que realizó la autopsia no notó ni informó. El tribunal de primera instancia trabajó sobre la ausencia de los negativos, para encontrarla intrascendente, sin darse cuenta de que ni siquiera se produjeron las fotografías”.

El banco de la división dijo además: “Se dice que las fotografías producidas son del convento, por la defensa; no controvertido por el letrado procurador general adicional, quien fue asistido por el oficial investigador ante este tribunal. También hemos citado las fotografías, que fueron enviadas por el juzgado de instrucción por WhatsApp a través del Registrador General de este juzgado, el cual al leerlas indica que son meramente del convento y no del cuerpo”.

El alto tribunal también citó la opinión de expertos médicos dispuestos como testigos de cargo. Refiriéndose a la declaración de un experto forense, el tribunal superior dijo: “Su opinión fue que las apariciones post-mortem son bastante consistentes con ahogamiento, las lesiones observadas en el cuerpo son menores y no son suficientes o incluso probable que causen la muerte; que también podría ser causado en el curso de una caída al pozo.”

El tribunal dijo que también se opinó que los hallazgos médicos dificultan clasificar definitivamente la muerte como accidental, suicida u homicida.

El tribunal suspendió la cadena perpetua otorgada a los condenados, diciendo: “No nos detenemos en la circunstancia de falta de explicación o las extrañas de suicidio dadas por el acusado, ya que eso solo puede formar un eslabón en la cadena de circunstancias y no puede conducir únicamente a una condena”.

“No nos intimida el hecho de que los acusados ​​sean miembros ordenados de una iglesia ni nos intimida la indignación mostrada en público. También nos recordamos que solo estamos en una consideración prima facie de si se puede determinar que el acusado, a partir de la evidencia presentada, cometió el delito, más allá de toda duda razonable”, dijo el tribunal de la división.

 

KERALA, India.

Jueves 24 de junio de 2022.

indianexpress

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *