Pasa a manos privadas, hospital en quiebra administrado por el Vaticano y vinculado a escándalo financiero

ACNjunio 23, 2022
* El Vaticano completó un acuerdo financiero para evitar el cierre de un hospital católico en Roma.
* El hospital Fatebenefratelli, en una isla en medio del río Tíber, se había enfrentado al cierre como resultado de las crecientes deudas, relacionadas en parte con el actual escándalo financiero y el juicio.

El hospital Fatebenefratelli, anteriormente administrado por la comunidad religiosa de San Giovanni di Dio, ahora es propiedad de una empresa especial y será administrado en asociación con la Fundación Hospital Gamelli, famosa por tratar a varios papas. Según informes de los medios italianos , el paquete de rescate, en el que el Vaticano se asocia con una empresa privada, tiene un valor total de 100 millones de euros y fue organizado y aprobado personalmente por el Papa Francisco.

Hospital Fatebenefratelli de Roma. Crédito: Dguendel/wikimedia CC BY SA 3.0

Según los informes, el acuerdo se financió con inversiones de Luxottica, una empresa italiana de anteojos, y de APSA, el banco central del Vaticano, administrador de riqueza soberana y administrador de nómina. APSA y Luxottica han financiado conjuntamente el proyecto mediante la creación de una sociedad denominada Società Isola Tiberina.

APSA financió previamente el rescate de otro hospital católico en Roma, a través de la Secretaría de Estado del Vaticano, en una medida que planteó dudas sobre el cumplimiento del banco con las regulaciones financieras europeas y del Vaticano.

En 2015, el propio organismo de control financiero del Vaticano, ASIF, concluyó que APSA ya no era una “entidad que realiza actividades financieras de manera profesional”, y explicó que “APSA dejó de ser parte de la jurisdicción de AIF a fines de 2015” — lo que significa que APSA quedó exenta de futuras inspecciones por parte de ASIF y de Moneyval, el organismo de control contra el blanqueo de capitales del Consejo de Europa.

A pesar de esa decisión, en 2019, el titular de APSA, el obispo Nunzio Gallatino, reconoció que APSA había otorgado un préstamo comercial de 50 millones de euros en 2014, en violación de los compromisos con ASIF y Moneyval que dieron lugar a la exención de 2015. El préstamo fue a una fundación copropiedad de la Secretaría de Estado y se utilizó para financiar la compra del hospital IDI de Roma, que se había hundido bajo 800 millones de euros de deuda relacionada con cargos de lavado de dinero, malversación y fraude.

El cardenal Parolin reconoció más tarde que había actuado para asegurar el préstamo de APSA , a pesar de la prohibición de tales préstamos en 2012Parolin también afirmó ser responsable de una solicitud de subvención a la Fundación Papal con sede en E. U. por $ 25 millones que estaba destinado a ayudar a cubrir el préstamo en APSA. Cuando la subvención se estancó y el préstamo no se reembolsó, APSA tuvo que cancelar 30 millones de euros de insolvencias, acabando con sus beneficios de 2018.

El anuncio de esta semana del acuerdo de recusación de Fatebenefratelli se produce después de que el Vaticano confirmara en octubre del año pasado que estaba ayudando a desarrollar un “plan de recuperación” para resolver la larga “crisis económica y de gestión” en el hospital, causada por niveles paralizantes de deuda.

Entre esas deudas, las autoridades italianas investigan desde hace varios años si el empresario Gianluigi Torzi, también juzgado en el Vaticano por extorsión, cometió un fraude multimillonario contra el hospital.

Las autoridades están investigando si las empresas propiedad de Torzi defraudaron a Fatebenefratelli cuando ayudaron a convertir las deudas contraídas con el hospital en valores que podrían venderse a un valor reducido para recaudar efectivo para las operaciones del hospital.

Hay informes contradictorios en los medios italianos sobre exactamente cómo se cree que las empresas de Torzi defraudaron al hospital, pero en general se describe que obtuvieron grandes comisiones y tarifas de servicio exorbitantes por su trabajo, mientras supuestamente retuvieron algunos fondos adeudados al hospital.

Torzi ha mantenido su inocencia.

Torzi también ha estado implicado en un escándalo similar relacionado con deuda titulizada, junto con su antiguo socio comercial Giacomo Cappizzi. 

Capizzi era el administrador de Sierra One Bond, un producto financiero valorado en 100 millones de euros, compuesto por cuentas por cobrar a hospitales italianos y proveedores relacionados, que fue empaquetado y vendido por la empresa de Torzi, Sunset Enterprise Ltd. 

Incluidos dentro del bono Sierra One estaban las deudas emitidas por la empresa de gestión de instalaciones Esperia SpA, a la que se ordenó su liquidación forzosa por presuntos vínculos con una familia mafiosa de la Camorra en julio de 2018 .

The Pillar ha informado anteriormente que Raffaele Mincione, el empresario que durante años manejó cientos de millones de euros en fondos del Vaticano para la Secretaría de Estado, y que vendió al Vaticano el edificio de Londres en 60 Sloane Ave., tenía conexiones comerciales con Torzi, quien fue contratada por la Secretaría de Estado para negociar su separación de Mincione y finalizar la compra del edificio de Londres.

Los registros de la empresa examinados por The Pillar muestran que, el 31 de diciembre de 2018, un mes después de la finalización de la venta del edificio, un fondo a través del cual Mincione invirtió los activos del Vaticano bajo su administración poseía 3,9 millones de euros de inversión en Sierra One SPV SrL, una vehículo financiero de propósito especial compuesto por cuentas por cobrar adeudadas a hospitales italianos y proveedores relacionados.

Tanto Mincione como Torzi se encontraban entre las 10 personas acusadas en el juicio por delitos financieros en curso del Vaticano, que comenzó en julio pasado, luego de una investigación de dos años sobre los tratos financieros de la Secretaría de Estado.

Torzi está acusado de extorsionar a la Secretaría de Estado por 15 millones de euros a cambio del control del edificio de Londres después de que la propiedad del edificio fuera transferida durante la compra a su holding luxemburgués, Gutt SA.

Mincione también está bajo juicio en la Ciudad del Vaticano y enfrenta cargos relacionados de abuso de poder, fraude, malversación de fondos y lavado de dinero.

Tanto Mincione como Torzi mantienen su inocencia, el juicio continúa.

 

The Pillar.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *