“Cualquier deseo de alinear la Iglesia con el mundo agravará su destrucción”: el mayor peligro es su mundanalidad…no el ‘clericalismo’

ACNjunio 23, 2022
  • Si varias conclusiones del sínodo sobre la sinodalidad son constructivas, muchas otras son el signo de un profundo desconocimiento de la catequesis más fundamental, analiza el padre Luc de Bellescize, sacerdote de la diócesis de París.
  • Según él, el mayor peligro que le espera a la Iglesia no es ante todo el clericalismo sino la mundanalidad.

 

Fue en Notre-Dame de París , el 30 de mayo de 1981. El Santo Padre había honrado la misión fundamental del sucesor de Pedro, recibida de la misma boca del Señor: fortalecer a sus hermanos en la fe (Lc 22, 32). ). Después de los años turbulentos que siguieron al Concilio, en los que hubo una partida significativa de sacerdotes que ya no creían en su sacerdocio, Juan Pablo II había devuelto a la Iglesia que está en Francia la conciencia de su propia gracia, de sus raíces profundas, alegría de creer y de dar la vidaNo acusó la fealdad, sino que reveló la belleza. La vocación última de la luz es iluminar y embellecer, no principalmente denunciar y desfigurar. La denuncia sólo puede ser un camino temporal, que debe conducir a una mayor claridad y confianza. Su misma presencia era fuente de paz y consuelo. Y los sacerdotes levantaron la cabeza. Recuerdo la JMJ de París de 1997, las de Roma en el gran jubileo del año 2000, cardenal Lustiger, esta fuerte impresión de claridad doctrinal, de comprensión de la fe, de amistad benévola entre estos dos hombres que llevaron a la Iglesia en nuestro país como buenos pastores.

Vacilación doctrinal y desconfianza latente

 

Sin duda también hubo sombras, tensiones y mezquindades, como en toda vida. El escándalo de la pederastia de ciertos clérigos ardía bajo las cenizas de compromisos y silencios culpables. Benedicto XVI fue el primero en tener la fuerza para denunciar con decisión estos crímenes. Que el Señor lo bendiga por su lucidez y coraje, perseguidos con determinación por el Papa Francisco. Sin duda, como decía Saint Exupéry, ”  vistamos a los muertos con su sonrisa más clara “, pero Juan Pablo II fue un santo, a pesar de la ceguera, los errores de juicio y la parte de la oscuridad, y su santidad devolvió la fuerza y ​​el vigor a nuestras manos débiles. Eso fue ayer. Sin embargo, tengo la impresión de que era otro mundo como el que estamos hoy en una vacilación doctrinal, en particular sobre la moral sexual y familiar, y en una desconfianza latente hacia nuestro compromiso sacerdotal y nuestro celibato consagrado.

Releo con emoción las palabras que pronunció en Notre-Dame “el hombre de blanco”, “el atleta de Dios”: “  Para caminar con alegría y esperanza en nuestra vida sacerdotal, debemos volver a las fuentes. No es el mundo el que determina nuestro papel, nuestro estatus, nuestra identidad. es Cristo Jesús; es la Iglesia (…) Fuimos tomados de entre los hombres, y nosotros mismos seguimos siendo pobres siervos, pero nuestra misión como sacerdotes del Nuevo Testamento es sublime e indispensable: es la de Cristo, único Mediador y Santificador, a tal medida que exige una consagración total de nuestra vida y de nuestro ser. La Iglesia nunca podrá permitirse que le falten sacerdotes, santos sacerdotes“. No soy un sacerdote habitualmente de sotana, rara vez he celebrado la Misa de San Pío V (ocasionalmente por mi abuelo lefebvrista, que ha vuelto a Dios) y me he esforzado durante trece años por servir a la Iglesia en misiones a veces delicadas. Como tantos de mis hermanos sacerdotes. Mi admiración va para los más escondidos, los más oscuros, los más callados, y los que con valentía soportan el peso del día y el calor.

“Muchas de las propuestas del sínodo parecen un mal copiar y pegar de los años 70″

 

Se le pueden pedir muchas cosas a un sacerdote.:

  • Trabajar cada vez más,
  • santificarse,
  • velar por su conducta,
  • convertirse cuando es infiel,
  • morir si es necesario como testigo de Cristo.

 

Pero para eso, necesita saber de dónde viene y qué sublime misterio lleva en la frágil vasija de su humanidad. La de perdonar los pecados en el Nombre del Señor, la de bajar su Cuerpo santísimo en sus pobres manos.

He leído varias conclusiones de los trabajos preparatorios del sínodo sobre la sinodalidad. Llaman a un atento discernimiento crítico sin demagogia. Algunas, constructivas y enriquecedoras, van en la dirección de un mayor reconocimiento del lugar particular de la mujer en la Iglesia, de una mayor preocupación por los más frágiles y de una generosa acogida de quienes se sienten excluidos de su Cuerpo, copiado y pegado de los años 70, sin entrar siquiera en las ideas más contrarias a la unidad bimilenaria de la Tradición que nos llega de los apóstoles, como la de hacer predicar en la Misa a los laicos y particularmente a las mujeres, que no tienen en cuenta el lugar particular del sacerdote en la unidad del acto litúrgico como representante, en el sentido fuerte del término, a pesar de su debilidad, de Cristo esposo de la Iglesia, o la de una mujer diaconada, moda contemporánea desligada de toda obediencia a la Tradición apostólica, o incluso la de una acogida “incondicional” hacia todos -divorciados vueltos a casar, homosexuales, etc. -, que es encomiable, pero que nunca va de la mano de una llamada a la conversión, que concierne a todos, y a mí primero.

Es hora de decírselo de nuevo a los que permanecen en una ideología ciega:

El progresismo es una luna vieja que no sobrevivirá a su eclipse. 

Las propuestas “progresistas” no son apoyadas en modo alguno por la ferviente juventud que se mantiene fiel a nuestras comunidades, y que -podemos deplorar- participó muy poco en el sínodo

Para Paris, de todos los participantes, solo el 14% tiene entre 20 y 35 años… Probablemente por falta de interés, falta de tiempo para dedicarle, y porque sus preguntas están fuera de las mesas redondas que parecen ellos más, en parte erróneamente, el tedioso llenado de cuadernos de agravios que verdaderos arranques entusiastas y misioneros. Este tipo de propuesta tampoco es apoyada por los fieles de origen verdaderamente obrero, como las comunidades antillanas o las comunidades de origen africano, que renuevan alegres nuestras parroquias, en una piedad gozosa y fervorosa.

La verdad de la fe no procede de la base, sino ante todo de la Revelación

 

La conclusión es sencilla: Cualquier deseo de alinear a la Iglesia con el mundo y sus evoluciones contribuirá a agravar su destrucción y debilitar su fuerza. “ Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué debemos salarla? (Mt 5,13). 

El mundo siempre terminará dando vueltas para mejor desgarrar a quienes servilmente tratan de halagarlo. “  No queremos una ruptura , escribe el Papa Francisco en la revista Communio , sino un impulso espiritual. Queremos ser clarividentes y atentos a los signos de los tiempos, sabiendo que no deben confundirse con el espíritu de los tiempos. “. Basta ver, sin que sea necesario nombrarlas, estas regiones del norte de Europa donde los ejes pastorales elegidos durante décadas se han traducido en verdaderos desiertos espirituales y en un aniquilamiento casi total de las vocaciones consagradas. A veces se recogen algunas flores esparcidas en los grandes cementerios, porque la “niña de la esperanza” de Péguy siempre se cuela entre las sombras… Pero los resultados son espantosos.

¿Por qué este abandono? Porque toda verdadera reforma sólo puede beber de la fuente y anclarse en una mayor fidelidad a la palabra de Cristo que nos transmite la Tradición viva

¿Dónde están hoy los matrimonios que permanecen vivos en la Iglesia y participan de su influencia misionera? Se encuentran en familias fervientes, en exploradores que han mantenido una fe viva y fiel, en jóvenes en la frontera entre la renovación carismática y el amor a la tradición, incluso litúrgica, en los servidores a menudo escondidos de la humilde caridad cristiana. Entre los que han descubierto o redescubierto la fe, tocados por la alegría de creer que estos lugares de vida manifiestan. ¿No es eso cierto?

¿Qué necesitamos para complacer cuando somos verdaderos?” dijo el mártir San Justino. Había 30.000 jóvenes exploradores de la unidad de Francia en Chambord en un silencio silencioso durante la Misa de Pentecostés, 15.000 fieles en la peregrinación cristiana, 8.000 adolescentes en el FRAT que se confesaron en gran número y alabaron al Señor. Ahí está la fuente viva, en la diversidad de gracias y carismas. Y necesitamos a todos.

Toda la vida de la Iglesia se sostiene en el misterio eucarístico . Sin Eucaristía no hay Iglesia y sin sacerdote no hay Eucaristía

La Eucaristía hace a la Iglesia y la Iglesia hace a la Eucaristía ”, dijo el cardenal de Lubac. 

La Iglesia sostiene desde arribaPor el Altísimo que se hizo a sí mismo el más bajo… La verdad de la fe no viene “de la base”, sino ante todo de la Revelación que el Señor hace de su misterio tal como es. Por aquellos que nos han traído la Palabra de Vida. Somos enanos subidos a hombros de gigantes. “Yo mismo he recibido lo que viene del Señor y os lo he transmitido  ” escribe el apóstol Pablo (1 Cor 15, 3).

 

Necesitamos una palabra ‘constructiva y benevolente’ para nuestro sacerdocio  ”

  • Mirad vuestra dignidad, hermanos sacerdotes , escribía San Francisco de Asís, y sed santos porque Él es santo. Más que todo, por este ministerio, el Señor Dios os ha honrado; sobre todo, ámenlo ustedes también, vénenlo, honrenlo. Gran miseria y miserable debilidad si, teniéndolo así presente en tus manos, te ocupas de otra cosa en el mundo. El Señor está allí, entre nosotros, velado bajo la apariencia de pan.
  • Él está allí  ”, dijo el santo Cura de Ars. Y agregó: “Que el cura es algo grande “. 

 

¿Es “clericalismo”, estas palabras de tan grandes santos?

¿No estarían hoy condenados esos santos, en una Iglesia que parece dudar de sí misma y del sublime misterio que lleva en sí?

Porque escuchamos constantemente que el “clericalismo” es el gran peligro en la vida de la Iglesia…

Cada vez tenemos menos sacerdotes en Francia, las vocaciones están a media asta y sin embargo agitamos el fantasma del clericalismo como un espantapájaros a los gorriones…

Más vale hacer más consciente al sacerdote de la gracia extraordinaria que lleva dentro, que acusarle de acaparar el poder

Cuando un sacerdote es verdaderamente un hombre de Dios, un siervo del Señor en medio de los hombres, cuando consiente profundamente en el misterio que se desarrolla en su debilidad, no será ningún intento de justificar el despotismo bajo el argumento de lo sagrado.

El gran peligro que le espera a la Iglesia es la mundanalidad , que consiste en embotar las verdades eternas y dejarse llevar por el espíritu de la época

El Espíritu Santo rara vez sopla con los tiempos

El único peligro real es olvidar la obediencia de la fe a Dios que se revela y la fidelidad a nuestros padres.

Ven y bebe de la fuente oculta  ”, decía Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Somos de la sangre de los mártires y grandes testigos de la fe

Cualquier reforma que no se sumerja en esta fuente de vida no dará los frutos esperados

Cualquier reforma que pretenda renovar la Iglesia mediante un “gran salto adelante” desprendida de esta fuente, sólo puede hacer que pierda su sal y su luz

Entonces podemos repetir a nuestros obispos, y a nuestro Santo Padre el Papa, que estamos aquí, que los amamos ”  con respeto y obediencia  ” como prometimos en nuestra ordenación, y que nunca dejaremos el barco, como hijos obedientes de la Iglesia. Pero que necesitamos para nuestro sacerdocio una palabra” constructiva y benévola (Ef 4, 29), que necesitamos padres atentos que nos fortalezcan en la fe en medio de las pruebas de nuestra vida sacerdotal, para permanecer, o redescubrir, para muchos de nosotros, la alegría de haberlo dado todo a la Iglesia nuestra Madre, para la gloria de Dios y la Salvación del mundo.

 

Por el Padre Luc de Bellescize.

FAMILIECHRETIENNE.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *