• La Corte Suprema dictaminó este martes que los programas estatales que proporcionan dinero para las escuelas públicas no pueden excluir a las instituciones que ofrecen instrucción religiosa.

La decisión, con 6 votos a favor (de los magistrados conservadores) y 3 en contra (de los progresistas) relaja las restricciones de larga data sobre el uso del dinero de los contribuyentes para pagar la educación religiosa, reduciendo aún más el muro de separación entre la iglesia y el estado.

El debate del caso sobre el cual falló la Corte Suprema giraba en torno a un programa en Maine que puso dinero de los impuestos a disposición de las familias que viven en áreas remotas sin escuelas secundarias públicas. Según la ley estatal, podrían usar el dinero para la matrícula de sus hijos en escuelas públicas o privadas en otras comunidades, pero no para escuelas “sectarias”, definidas como aquellas que promueven una fe o sistema de creencias en particular y enseñan material “a través de la lente de esta fe”.

La Corte Suprema evaluó un caso presentado por padres en Maine que pedían usar un programa estatal de matrícula para enviar a sus hijos a escuelas religiosas.
Imagen de archivo de la Corte Suprema.J. Scott Applewhite / AP

El fallo del máximo tribunal indica que la restricción equivalía a una violación de la libertad religiosa.

Hace dos años, en un caso de Montana, el tribunal dictaminó que cuando los estados ponen a disposición general el dinero de la matrícula, no pueden excluir las escuelas dirigidas por instituciones religiosas. Pero esa decisión dejó sin resolver la cuestión de si importaría si las escuelas realmente ofrecieran instrucción religiosa.

La Corte Suprema ha respondido esa pregunta diciendo que no.

El caso llegó al máximo tribunal después de que dos grupos de padres en Maine presentaron una demanda alegando que el programa de matrícula violaba su libertad religiosa.

David y Amy Carson enviaron a su hija a Bangor Christian School y, por lo tanto, no pudieron recibir fondos de un programa estatal para cubrir gastos de matrícula. “Me gusta verlo como una continuación de los valores y la forma en que la criamos en la casa”, dijo Amy Carson a NBC News. “Las creencias que tiene la escuela están alineadas con lo que tenemos en el hogar”, remarcó.

Troy y Angela Nelson enviaron a sus hijos a una escuela “no sectaria”, pero querían que asistieran a Temple Academy, que describe su propósito como “conocer al Señor Jesucristo y darlo a conocer a través de la excelencia académica acreditada y los programas presentados a través de nuestra cosmovisión bíblica completamente cristiana”.