Guerra litúrgica en la Iglesia: la Misa Tradicional, en la mira (VIDEO)

ACNjunio 22, 2022

¿Qué pasa en torno a la celebración de la Misa Tradicional?

Dos visiones en conflicto. Usted puede y debe conocerlas. Están representadas por un vídeo y por el texto de una entrevista recién divulgada.

 

EL CONTRASTE:

↓↓↓

 

Arzobispo Roche sobre Traditionis custodes: «Resistirse a esto es algo bastante serio»

Arthur Roche, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y uno de los próximos cardenales que creará Francisco el próximo mes de agosto ha concedido una entrevista para Vatican News.

Roche sustituyó en mayo del 2021 al cardenal Sarah al frente de dicha Congregación, tan importante dentro de la estructura vaticana.

Os ofrecemos la entrevista publicada en Vatican News al futuro cardenal, Arthur Roche:

P: ¿Dónde estaba y qué estaba haciendo cuando supo que el Papa Francisco lo había nombrado cardenal?

Bueno, en realidad estaba arreglando un fusible en el sótano justo antes del Ángelus, que normalmente escucho los domingos; Tuve un problema. Entonces, supe que algo había salido mal y fui al sótano para arreglarlo. Cuando regresé, tanto el teléfono de la casa como el móvil estaban enloquecidos. Y la primera llamada que atendí fue la del Secretario de la Congregación [Dicasterio], el Arzobispo [Vittorio Francesco] Viola. Y me dijo: ‘Ay, Tanti auguri ‘, ya sabes, ‘muchas felicidades’. Y pensé que estaba hablando de la Fiesta de la Ascensión, que se celebraba en Italia ese domingo. Entonces, le dije: ‘Sí, buona festa(Feliz día de fiesta) para ti también”. Y él dijo: “No, no, te han hecho cardenal”. «¿Qué?»

P: Como Prefecto del Dicasterio para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y como futuro cardenal inglés, ¿de qué manera espera aconsejar al Santo Padre?

Bueno, creo que obviamente la responsabilidad que tengo como Prefecto de este Dicasterio, que supervisa la liturgia en general, y también los asuntos de disciplina relacionados con los sacramentos, buscaría mi consejo sobre esas cosas. Pero el Papa Francisco, ya sabes, cada vez que nos encontramos con él, lo que sucede con no poca frecuencia, también está muy interesado en tu opinión sobre otras cosas. Entonces, veremos qué pasa porque como cardenal estás a su disposición y estás ahí para ayudarlo y no para aumentar el peso que tiene sobre él. Entonces, veremos qué sucede.

P: En cuanto a la liturgia y la reforma. Ha habido muchos debates recientemente sobre la liturgia, particularmente la Eucaristía. ¿Por qué, a su juicio, algo que debería unirnos sigue siendo tan polémico?

Se han expresado opiniones sobre preocupaciones particulares. Por ejemplo, muy poco después de que se retirara el cáliz de la Sagrada Comunión para todos los que asistían a Misa, hubo una controversia al respecto, pero nunca ha habido una controversia sobre la liturgia en la forma en que la experimentamos hoy, en parte porque ha habido nunca antes hubo dos versiones del Misal Romano: el Misal Romano de 1962, y luego el Misal Romano de 1970, que fue producido con toda la fuerza del Concilio Vaticano II y promulgado por el Papa San Pablo VI.

Es una tragedia que hoy exista esta controversia, las llamadas ‘batallas’ por la liturgia, porque la Eucaristía es, por su naturaleza, el sacramento que une a toda la Iglesia.

Y como ha señalado el Santo Padre en su Traditionis custodes , hay una ley litúrgica que nos ayuda en nuestra fe en la transmisión de la doctrina de la Iglesia. Entonces, la reforma de la liturgia es realmente un asunto muy importante hoy y tampoco es algo que deba tomarse como una opción.

Pero uno de los problemas, desafíos, de nuestra época es el crecimiento del individualismo y del relativismo, de que ‘prefiero esto’. Bueno, la celebración de la Misa no es algo que sea una cuestión de elección personal. Celebramos como comunidad, como toda la Iglesia y la Iglesia a lo largo de los siglos, siempre ha regulado la forma de liturgia que ha llegado a creer más pertinente para una época en particular.

El padre [Jozef Andreas] Jungmann, un jesuita austríaco que murió a principios de este siglo, fue alguien que, en sus estudios, mostró cómo a lo largo de los siglos la Misa se ha cambiado de esta manera para adaptarse a las necesidades del día. . Y la resistencia a esto es un asunto bastante serio, que el Papa ha señalado en su documento sobre la liturgia, Traditionis custodes.

Entonces, todo lo que está ocurriendo es la regulación de la liturgia anterior del Misal de 1962 al detener la promoción de ese, porque estaba claro que el Concilio, los Obispos del Concilio, bajo la inspiración del Espíritu Santo, estaban planteando una nueva liturgia para la vida vital de la Iglesia, para su vitalidad. Y eso es realmente muy importante. Y resistirse a eso, es algo que también es bastante serio.

P: Pasemos por un momento al acceso a los sacramentos después del Sínodo sobre la Amazonía. Algunos expresaron su decepción, sugirieron que no logró resolver lo que se había denominado como la crisis sacramental para las iglesias misioneras con vastos territorios y con pocos sacerdotes. ¿Sigue siendo esto una preocupación?

Bueno, hay dos aspectos allí. Una es la cuestión de la escasez de sacerdotes. Y creo que eso siempre ha sido una realidad, de hecho, a lo largo de la historia de la Iglesia, que incluso en el Evangelio, el mismo Señor previó que la mies es mucha, pero los obreros son pocos. Y la segunda pregunta es con respecto al uso amazónico del rito romano. En otras palabras, la inculturación del Misal Romano en la cultura amazónica. Bueno, eso es algo en lo que se está trabajando. Pero antes que nada, tiene que ser trabajado por los llamados obispos amazónicos en Brasil y en Perú, etc… Entonces, han creado una Comisión que está empezando a pensar en eso. Y ese trabajo llevará algún tiempo, creo.

El otro asunto de las vocaciones es algo que debe estar siempre en primer plano en la mente de la gente, porque el padre de toda comunidad es el que tiene la responsabilidad de llevar el pan a los hijos.

Y así, la Eucaristía es una parte muy importante de eso. Entonces esa es otra consideración que debe ser analizada por los obispos y, de hecho, por el mismo Santo Padre.

Pero creo que donde existe, realmente debería ser bien conocido. Hay algunos impulsos para que los diáconos puedan realizar otros sacramentos, por ejemplo, la Unción de los Enfermos.

Pero eso no es posible porque con la unción de los enfermos viene también el perdón de los pecados, que es responsabilidad personal del sacerdote. Entonces, no hace mucho que tuvimos el Consejo, y muchas de estas cosas toman tiempo para asentarse. Y creo que, en general, se entiende bien el papel del diácono. Es bien aceptado. Es una bendición para muchas partes del mundo en las que vivimos.

P: ¿Y lo ve como un remedio a la disminución de las vocaciones sacerdotales?

No, no lo hago porque si tuviéramos que reemplazar al sacerdote con el diácono, nos convertiríamos en una Iglesia diaconal en lugar de una Iglesia sacerdotal. Pero nuestra identidad bautismal es una identidad sacerdotal.

Y el sacerdocio ordenado es clave para la confección de lo que está en el corazón de la Iglesia, que es la Eucaristía. Así que no veo que ese sea el caso, pero sí veo que los diáconos tienen una enorme importancia pastoral y ayudan tanto a los sacerdotes como a los obispos en muchas, muchas partes del mundo.

P: Según su experiencia en las últimas décadas, ¿cuáles han sido los mayores cambios en las prácticas religiosas?

Bueno, creo que la caída de la práctica religiosa en domingo, pero eso es principalmente en Occidente, y creo que también se debe principalmente a la secularización y al cambio del estatus del domingo.

Cuando era joven, las tiendas nunca abrían los domingos. Y muy pocas veces jugabas al fútbol, ​​excepto quizás por la tarde. Pero la mañana era sacrosanta porque era práctica general que todos fueran a la iglesia y el ‘ Domenica [Domingo en italiano] , ‘Domingo, para nosotros lleva el nombre del Señor, el Día del Señor.

Y es algo que realmente necesitamos recuperar de alguna manera. Creo que podríamos hacer eso aumentando la catequesis y la cercanía con la gente. Cuando yo era un sacerdote joven, mi obispo solía decir que un sacerdote que va a la gente hace que la gente vaya a Misa. Entonces, creo que la cercanía del sacerdote con su comunidad es vital en este sentido.

P: Mirando la secularización y la liturgia, ¿hay alguna conexión entre los dos?

Bueno, la secularización trata de disminuir la importancia de lo divino, y debemos tener mucho cuidado con eso, porque cuando vamos a la iglesia, cuando celebramos la liturgia, estamos allí para adorar a Dios. No estamos allí para entretenernos ni para entretener a la comunidad.

Es la comunidad la que está allí para alabar a Dios por los dones que nos ha dado, especialmente a través de Su Hijo que murió por nosotros y se hace presente en el pan y el vino, donde, como cuerpo, sangre, alma plenamente presentes y divinidad, Él está en la Eucaristía. Entonces, tenemos que tener mucho cuidado, pero estamos viviendo en un mundo secular.

Entonces, tenemos que ser evangelistas. Y la fuerza para la evangelización viene de la celebración de la Eucaristía. Así, al final de la Misa, cuando el diácono dice, ‘id en la paz de Cristo’, o terminan las Misas, y [dice] ‘id en paz’, o ‘vamos ahora a alabar a Cristo por nuestra forma de vida’, en el mundo en el que vivimos, nos está enviando a ser evangelizadores, a ser catequizadores en el mundo en el que vivimos. Así que ese es un vínculo muy fuerte con las dos culturas, por así decirlo, y uno que puede traer gran plenitud a una sociedad secular.

P: ¿Qué papel puede desempeñar la adoración en la reevangelización de los países descristianizados?

Bueno, la Eucaristía misma trae consigo la doctrina de la Iglesia. Todas las oraciones que constituyen la celebración de la liturgia del domingo son principalmente de la Sagrada Escritura. Casi siempre, casi todas las palabras, casi todos los matices, provienen de las Escrituras o de la Enseñanza de los Padres de la Iglesia. Entonces eso mismo, cuando vas a Misa, estás recibiendo la doctrina de la Iglesia. Solían decir que San Bernardo de Claraval en el siglo XII conocía tan bien las Escrituras que hablaba ‘bíblicamente’. Supongo que nuestros jóvenes de hoy dirían que habló ‘Biblia’ [sonriendo]. Bueno, él recibió eso porque lo estaba bebiendo.

Cuando empapamos toda la liturgia de la Iglesia, estamos recibiendo la doctrina. Estamos recibiendo cómo orar, bíblicamente. Estamos recibiendo lo que la Palabra de Dios en su forma revelada nos trae a la vida de la Iglesia. Entonces, si asistes a Misa y si asistes a la liturgia y realmente rezas todo el contenido de la liturgia, estás siendo preparado para ser un evangelizador muy importante.

18 de junio de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *