Un teatro, el juicio contra un Cardenal: la prensa acusó a Becciu, pero en el Juicio nadie sabe si el que ya perdió fue el acusador: el Vaticano

ACNjunio 21, 2022

La trama ya estaba escrita:

El cardenal Angelo Becciu es culpable y debe ser condenado. Le dio dinero a su hermano, robó fondos de St. Peter’s Pence, desangró las arcas del Vaticano con acciones sin escrúpulos como la operación en el antiguo almacén de Harrod’s en el edificio Sloane Avenue 60 en Chelsea, barrio pijo de Londres. Un “podrido sistema depredador y lucrativo” creado por “sujetos improbables, si no poco realistas” para aprovechar los recursos de la Santa Sede gracias también a “una complicidad y connivencia interna limitada pero muy incisiva“.

Hasta ahí lo previamente escrito. El argumento contra el cardenal Becciu. ¿Y qué pasó? Deberíamos preguntar a los actores en el escenario del juicio en el Vaticano, que deberían haber recitado bien sus líneas, como era de esperar. La commedia del’arte, como sabemos, siempre reserva algunas sorpresas para los amantes de Il Giornale, a expensas de un final ya escrito.

Así que lo que estaba destinado a ser, no lo fue. Quien debería haber dicho, no dijo. Quien tenía que intentarlo, no ha probado nada. Quien tuvo que confirmar, desmintió. Es como cuando en un misterio de Agatha Christie el narrador es el culpable. ¿Cuánto costó, por ejemplo, el edificio de Londres en Sloane Avenue? La causa del juicio más sensacional jamás llevado a cabo en el Vaticano está desprovista de información fundamentalTodas las defensas de los imputados ya hace tres meses solicitaron acceso a los documentos. Respuesta: ninguno. Y al oír hablar de los protagonistas de los hechos (en el Palacio de Londres y más allá) la niebla, en lugar de aclararse, se espesa.

Quienes conocen las salas secretas del Vaticano admiten que hasta el Papa Francisco se sorprendió.

Con “una acción tan llamativa y prácticamente inédita”, como recuerda el obispo franciscano Gianfranco Girotti, solicitó y obtuvo la renuncia de Becciu a los derechos vinculados al cardenalato el 24 de septiembre…de hace ya dos años sobre la base de supuestas “precisas y altamente confidenciales” informaciones . Ahora, con las noticias surgidas del proceso en curso desde hace casi un año, el Pontífice “ahora sabe” que el ex poderoso monseñor tuvo una relación basada en la confianza de las indicaciones de los gabinetes técnicos de la Secretaría de Estado que encabeza Monseñor Alberto Perlasca, Jefe de despacho, verdadero decisor en todos los aspectos del mérito según la defensa de Becciu. 

Perlasca, sin embargo, quedó al margen del proceso. Cuantas más contribuciones ofrecen las audiencias, menos se explica por qué no está en el banquillo entre los acusados. En resumen, a medida que avanza la investigación, la historia de la fiscalía parece enfrentar cada vez más agua. En todas partes.

El presidente del Tribunal, Giuseppe Pignatone, magistrado con más de diez años de experiencia (cuyas intuiciones sobre el Capital de la mafia en Roma sólo han encontrado confirmación “póstuma”, y es una pena), tiene que lidiar en la sala con los frecuentes y a veces reacciones airadas del Promotor di Giustizia Alessandro Diddi, y las vehementes protestas de los abogados que a menudo obligan al Tribunal a hacer frecuentes interrupciones para apaciguar los ánimos. La culpa es enteramente de los periodistas: ya tenían preparada la cruz para clavar a Becciu, engañando a sus lectores. Pero hoy callan, quizás por vergüenza. Si nos fijamos en el famoso Palacio, Becciu ciertamente no puede pagar los errores que cometió después de que fue reemplazado en la Secretaría de Estado.

Nadie dice que todo se hizo de la mejor manera en la venta del Palacio de Londres. Ni que la gestión de la inversión fuera intachable (pero también está por probarse lo contrario). ¿Hubo una pérdida? No hay elementos fácticos documentados. Y todavía no sería suficiente para probar el crimen. Mientras permanece el misterio: quien haya iniciado la operación, como Perlasca, utilizando asesores y mediadores desconocidos para Becciu, fue absuelto de todos los cargos

Y seguimos hablando del “caso Angola”. Fue necesaria la declaración del financiero Raffaele Mincione para saber lo que ya se sabía. Becciu había pedido a la Oficina que evaluara la posible conveniencia de la operación relativa a la explotación de un campo petrolero. Al recibir un informe negativo, decidió no realizar la operación. «Todo probado documentalmente», dicen los abogados Fabio Viglione y Maria Concetta Marzo. Sin embargo, L’Espresso, el primero en disparar a Becciu (“una investigación periodística que marcará una era”), había prometido revelar un atisbo de verdad “sobre la gigantesca lucha de poder en el corazón de la Iglesia, sobre la traición al Francisco, sobre el intento de un grupo de asociados de tomar posesión de lo más querido por los fieles». ¿Qué queda de estas grandilocuentes promesas? Nada. Incluso Report, que siguió la estela del semanario, enredó pañuelos y venenos en una narrativa preconcebida y unilateral que ignoraba múltiples reconstrucciones, comparando a Becciu con hechos que nunca ocurrieron y ampliamente negados como las solicitudes fantasmas de dinero de la Congregación para las causas de Santos en junio de 2018 (el cardenal, por citar uno, llegará recién en septiembre). Y casualmente, el Papa ha querido enviar recientemente un mensaje a los periódicos “convulsionados, en manos de todo un mundo de la comunicación, que o dice la mitad, o una parte calumnia a la otra, o una parte calumnia a la otra, o una parte sobre la bandeja ofrece escándalos porque a la gente le gusta comer escándalos, es decir, comer porquerías». En días volveremos a las aulas, para perseguir fantasmas y chismes, mientras que pocos saben la verdad. O tal vez solo el Papa.

En este Vatileaks infinito, como lo llama Andrea Mainardi, también están los enfrentamientos entre Becciu y George Pell, injustamente acusado ​​de pederastia pero nunca humillado públicamente como Becciu. Hay enemistades con el IOR, los Caballeros de Malta, la “vieja guardia” y los “Bergogliani”Buenos paños de cocina para una película de Dan Brown. No para un juicio interminable sin pruebas. Con un culpable ya escrito. Que tal vez él también es inocente.

 

Por FELICE MANTI.
CIUDAD DEL VATICANO.
MARTES 21 DE JUNIO DE 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *