Un tsunami LGBT sacude a la Iglesia

ACNjunio 16, 2022
  • Franciscanos alemanes que eligen a un superior abiertamente homosexual;
  • El obispo de Chur, en Suiza, que obliga a todos los que trabajan para la diócesis a firmar un documento “arcoíris”
  • Un cura en Lazio que se pone la faja tricolor y celebra la unión civil de dos lesbianas
  • Y el Padre James Martin que, en el mes de junio, ve el Sagrado Corazón de Jesús complementario al Orgullo Gay
  • La ola LGBT parece imparable, mientras el silencio continúa desde Roma.

 

Lo que está golpeando a la Iglesia ahora es un verdadero tsunami LGBTEscribimos hace unos días que “no pasa una semana o a veces un día, que no haya alguna iniciativa homosexualista en la Iglesia”: éramos demasiado optimistas, en realidad en los últimos días ha habido una multiplicación de LGBT eventos de promoción. Tratemos de mencionar los casos más sensacionales, después de la bendición de la pareja gay en Bolonia de la que hablamos el miércoles 15 de junio , por lo que aún estamos a la espera de una posición de la diócesis.

 

  • En Alemania, 300 franciscanos de la provincia de Santa Isabel eligieron al padre Markus Fuhrmann como su nuevo superior, pocas semanas después de que este último se declarara públicamente homosexual. Así que no se trata de un caso aislado, sino de toda una provincia franciscana que encuentra en la homosexualidad un punto de mérito, un deseo de “innovación en la Iglesia”, como decía el padre Fuhrmann, que obviamente favorece la abolición del celibato sacerdotal y la ordenación de mujeres. Es interesante esta declaración del nuevo provincial franciscano sobre su salida:“Si yo mismo soy gay, entonces quiero mostrar que puedo ser parte de la Iglesia en este ministerio. Esto es importante porque no debería ser el caso de la Iglesia. Desgraciadamente hay demasiada hipocresía institucional en la Iglesia». Lo que se desprende de estas palabras es que estamos ante una verdadera obra de infiltración: se entra en seminarios y órdenes religiosas ocultando la propia homosexualidad (siempre y cuando no se entre en lugares de formación ya corrompidos) con el fin de cambiar la doctrina de la Iglesia, reducirlo a una pura institución humana.

 

  • Vayamos un poco más abajo, en Suiza, diócesis de Chur para ser exactos : el  sitio rossoporpora.org informa  que aquí el obispo Joseph Maria Bonnemain ha lanzado un código contra el abuso que todos los sacerdotes y aquellos que trabajan para la diócesis tienen la obligación para firmar. En el largo documento hay un apartado que ya desde el título es todo un programa: “¿Cómo respetar la autodeterminación sexual?”. Y he aquí las respuestas: ” Renuncio a las valoraciones negativas en general sobre supuestos comportamientos no bíblicos en materia de orientación sexual “; “ Reconozco los derechos sexuales como derechos humanos, en particular el derecho a la autodeterminación sexual ”. ” En las conversaciones  No hablo espontáneamente de temas relacionados con la sexualidad ”. “ Omito cualquier forma de discriminación basada en la orientación o identidad sexual ”. 

 

Un lindo “gratis todo” que alguien en la diócesis no tomó bien, y 44 sacerdotes (de unos 500 presentes en la diócesis) firmaron una petición para pedirle al obispo que retire el código y convoque una comisión para revisar estas partes del código. texto. “Lamentamos mucho – escriben en la petición – que el obispo diocesano haya ofrecido la posibilidad de que la ideología LGBT se instale en la Iglesia con el pretexto de prevenir abusos, para expulsar la enseñanza de la fe”.

 

El obispo ya ha respondido con creces con una carta del 14 de junio en la que exige que todos firmen el documento porque los pasajes en disputa del Código están en sintonía con la enseñanza de la Iglesia. Monseñor Bonnemain evidentemente tiene ideas un tanto confusas sobre la enseñanza de la Iglesia ya que en ninguna parte del Magisterio se mencionan las orientaciones sexuales y mucho menos la autodeterminación sexual. O no los ha confundido, simplemente utiliza la segunda estrategia para cambiar la doctrina de la Iglesia: hacerlo fingiendo respetarla. Por otro lado, también comete un abuso de poder sin precedentes, vinculando el servicio a la diócesis a una ideología.

 

También existe una tercera vía para afirmar el evangelio LGBT: releer las Escrituras y la Tradición a la luz de la nueva ideología religiosa. De modo que milagrosamente toda la historia de la Iglesia habla de que la homosexualidad no tiene nada de malo y, de hecho, muchas figuras bíblicas encarnan la realidad LGBT. Maestro en esta manipulación es el famoso padre James Martin, un jesuita estadounidense que también tuvo el honor de ser invitado como ponente en el Encuentro Mundial de las Familias de Dublín en 2018. Y de hecho, hace poco escribió un artículo para una revista Lgbtq. Católico, Divulgación, en el que explica la afortunada coincidencia de junio, mes tanto del Sagrado Corazón de Jesús como del Orgullo Gay, dos recurrencias que serían “profundamente complementarias”. ¿Quién lo hubiera adivinado? La afirmación suena un poco blasfema, pero después de leer el artículo estás seguro: es una blasfemia.

 

Jesús ama, y ​​ama sobre todo a los que están al margen, nos explica el padre Martín, ¿y quién hoy está más al margen de los gays? Ya tienen prácticamente en sus manos el poder político mundial, el económico y también el circuito mediático, pero la narrativa augura que son los marginados. En definitiva, después de haber hecho una relectura creativa de los Evangelios, el padre Martín llega a la conclusión: el mes del Sagrado Corazón “nos muestra cómo amó Jesús”, el mes del Orgullo en cambio “nos muestra a quién Jesús nos llama a amar”. “. Todos en el Gay Pride entonces, con el Sagrado Corazón: es una pena que hasta ahora se hayan visto imágenes sagradas en el Gay Pride, pero solo para blasfemarlas.

 

Y volvamos a Italia, al pequeño pueblo de Sant’Oreste, al norte de Roma, diócesis de Civita Castellana. El párroco de la iglesia de San Lorenzo, don Emanuele Moscatelli, se vistió de civil, acudió al cabildo, se puso la faja tricolor (delegado por el alcalde) y celebró la unión civil de dos lesbianas. ¿No se puede hacer en la iglesia? Y lo hacemos en el municipio, lo importante es que haya un cura. En este caso, el obispo, monseñor Romano Rossi, sintió que tenía que hacer algo: llamó al párroco, mantuvieron una larga conversación y al final don Emanuele “comprendió la inconveniencia del gesto”, se tomó un tiempo de pausa y reflexión.

 

Por suerte, se podría decir, que por lo menos aquí hay un obispo que hace su trabajo e interviene. No se apresure: «Monseñor Rossi – escribeRepubblica- quiere subrayar que el problema no está relacionado con el “tipo” de matrimonio. “Un sacerdote no puede desempeñar el papel de funcionario del estado civil, es un canon de derecho canónico”». Ah aquí, el problema es burocrático, nada que objetar en cambio sobre el “tipo” de matrimonio, no habría discriminación. Aquí hay otra forma de impulsar la agenda LGBT: hablar de otra cosa mientras sucede “algo”.

 

Obviamente los franciscanos alemanes no serán comisariadosen las diócesis de Coira y Civita Castellana no habrá visitas apostólicas ni peticiones de renunciay el padre Martín será cada vez más un teólogo escuchado en Roma

El tsunami solo puede volverse más violento.

 

 

img

Por RICARDO CASCIOLI.

Viernes 17 de Junio de 2022.

CIUDAD DEL VATICANO.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *