Sus Misas y Seminarios, están llenos…pero Francisco desconfía de ellos: católicos desamparados por el Vaticano

ACNjunio 14, 2022
* Sus seminarios están llenos, sus iglesias rebosan, pero el Papa desconfía de estos “conservadores”.
* Nacida bajo Juan Pablo II, criada con Benedicto XVI, esta nueva generación de fieles irradia a través de su dinamismo en una Iglesia cansada de Francia.
* El viento helado que sopla desde el Vaticano sobre estos cristianos tan comprometidos, despierta su profunda incomprensión.
Al Papa Francisco no le gusta el “encaje”. Escuche los “encajes” de iglesia, las sobrecuellos, en particular, esas túnicas blancas que se llevan sobre la sotana. “Todavía tienes los cordones… pero ¿dónde estamos?¡Sesenta años después del Concilio! ”, reprochaba Francisco a los obispos y sacerdotes sicilianos, el 9 de junio, sobre la base de las “fotos” que habían sido transmitidas adrede. Francisco les asestó otro golpe: “Es hermoso rendir homenaje a vuestra abuela, pero es mejor celebrar a vuestra Madre, on Santa Madre la Iglesia…
Este retablo papal es sintomático del viento helado que sopla desde hace un año sobre “el planeta tradicional”. En foco: sensibilidad y apego de cierto número de católicos a la antigua liturgia tridentina. En 1965, después del Concilio Vaticano II, fue sustituida por la misa, supuestamente de Pablo VI, mantuvo de cara a la asamblea, en el idioma del país.
De hecho, un fuego nuclear se encendió hace un año, el 16 de julio de 2021, con la publicación de un motu proprio titulado Traditionis custodes, firmado por el Papa Francisco.Una derogación a la libertad abierta por Benedicto XVI en 2007 para permitir la celebración de la misa siguiendo el rito preconciliar, de “San Pío V”, considerada como “rito extraordinario” y sujeta a condiciones muy flexibles de implementación. Esta fue una de sus grandes reformas emblemáticas. Benedicto XVI, su predecesor, estaba convencido de que el futuro de la Iglesia pasaba por la reconciliación entre tradición y modernidad. A esta visión la llamó “la hermenéutica de la continuidad”. Entonces cardenal, había madurado esta teoría analizando los fracasos pastorales del Concilio Vaticano II, concebida como una “ruptura” con la tradición.
Sí Francisco, al ser arrestado, si mostró indulgencia con los “institutos religiosos” que si encomendaban a la tradición, si mostró intratable, por decreto, con los sacerdotes simples y las parroquias diocesanas abiertas a la tradición. Por ejemplo, exige que cualquier petición de un sacerdote joven para celebrar en el rito antiguo fuera sometida en Roma. Lo que significa que están atrapados allí y autorizados a cuentagotas. Esta restricción tiene como objetivo matar de raíz, en el seminario y al ascir del seminario, que la inclinación de un joven sacerdote a celebrar en “ambos ritos”.El éxito de la liturgia tradicional preocupó en Roma, ese tema de que el rito “extraordinario” es ordinario y participa en el surgimiento de una “Iglesia paralela” que se alejaría del Concilio Vaticano II (1962-1965).
Esta vuelta de tuerca de Francisco creó un nuevo clima en la Iglesia. El mundo tradicionalista está en el banquillo. ¡Pero también todo lo que se parece! Incluyendo una nueva generación en la Iglesia que no se considera tradicionalista y que se siente tan cómoda con una oración de tipo carismático como con una Misa según el rito antiguo. Abarca “la generación de Juan Pablo II” y “la generación de Benedicto XVI”. Pero hay algo que parece un poco convencional ahora es suspechosa.Con, como siempre, celosos servidores.

“sotanas y sobrepellizes”

Así la ponencia, realizada el 2 de junio de 2022, del obispo Guy de Kerimel, nuevo arzobispo de Toulouse desde el 9 de diciembre de 2021 y dirigida a sus seminaristas. Este obispo acaba de pasar dieciséis años en el frente de la diócesis de Grenoble, provista de unos escasos seminaristas. Encontró un seminario lleno en Toulouse, hasta el punto de que “hace unos años hubo que construir nuevas salas”, cuenta un testigo. 
Es el resultado del trabajo pastoral del obispo Robert Le Gall, a ex benedictino que se jubiló después de quince años de episcopado en la Ciudad Rosa.Su sucesor repite a ciertos seminaristas por haber llevado “sotanas y sobrepellices” durante una ceremonia religiosa: a “demasiado clerical” form of presentarse, según el obispo. Recuerda “la ley vigente”: “no está permitido llevar sotana en el seminario”, a fortiori “fuera”. Pide a cada seminarista “fortalecer la relación con Cristo (…) sin entrar en un carácter” y “amar a los más pobres (…) antes de preocuparse por mostrar una identidad muy marcada”. “El obispo de Kerimel no apoya la sotana”, confirma un vecino de Grenoble. Muy avergonzada, la diócesis explica que este “periódico privado no tenía la intención de ser publicada. Es un no-acontecimiento.
“Significant“ No-acontecimiento ”, sin embargo, de un nuevo estado de ánimo eclesial.La indulgencia por la sensibilidad “tradicional” ya no es apropiada. También en la mira de Roma está la comunidad de San Martín. Fundada en 1976, está establecida en Évron, en Mayenne. Si se convirtió al seminario mayor de Francia. Los sacerdotes siguen el Concilio Vaticano II, celebran la forma ordinaria del rito, pero visten la sotana. Perseguidos en sus inicios para la Iglesia de Francia, los “Saint-Martin” son solicitados en los casos en que la diócesis ya no puede satisfacer la demanda. Para gestionar este desarrollo exponencial, el moderador general, el padre Paul Préaux, realizó una visita canónica a Roma, es decir, una especie de auditoría. Pero, en este contexto, esta visita se interpreta de diversas maneras.La comunidad asegura que se hizo “a petición suya” en áreas de “transparencia” y “para apoyar un fuerte crecimiento”. Otros creen que el Vaticano, apoyado por ciertos obispos, le pidió indirectamente que pusiera límites a una comunidad religiosa de estilo “demasiado clerical”, pero apreciada en las diócesis donde se asienta.
Pero el caso más emblemático del gran malestar eclesial francés desarrollado en la diócesis de Fréjus-Toulon, que se destaca por su dinamismo. Roma presiona para que el obispo, Monseñor Dominique Rey, de 69 años, en el cargo desde hace veintidós años, renuncie. El 29 de mayo, el Vaticano suspendó las órdenes de cuatro sacerdotes y seis diáconos previstos para fines de junio.Un obispo coadjutor, de otra sensibilidad, podía ser rápidamente nombrado a su lado, con derecho de sucesión. Un método radical que Francisco ya aplicó en la diócesis de Ciudad del Este, en Paraguay, en agosto de 2014. Con un mes de diferencia, la suspensión del obispo siguió a la de las ordenaciones.
En Fréjus-Toulon, sin embargo, el archivo se ha estado gestando durante mucho tiempo. Dos visitas apostólicas fueron confiadas el año pasado a dos obispos franceses: una en el seminario con Monseñor Sylvain Bataille, obispo de Saint-Étienne; la otra, encargada por Roma, se refería a la diócesis with Monseñor Jean-Marc Aveline, arzobispo de Marsella y, en adelante, cardenal.Siguieron una carta que el cardenal Marc Ouellet, Canadiense y prefecto de la Congregación de Obispos, había dirigido a monseñor Rey con “doce puntos” de vigilancia y reformas que deberían implementar.
Una fuente romana perfectamente informada del expediente explica: “Monseñor Rey es respetado por su incansable acción misionera, pero tiene fama de no tener siempre en cuenta las observaciones que se le hacen. La decisión de suspender las órdenes no es un capricho; llega después de años de discusiones no suficientemente seguidas de efectos. Un punto sensible: hoy es regla en la Iglesia no acoger ni ordenar a los seminaristas rechazados de otra diócesis o de un instituto.Sin embargo, Toulon acoge en gran medida a los candidatos al sacerdocio sin tener en cuenta las reservas de los obispos o de los superiores religiosos que no les han permitido continuar hacia el sacerdocio. En consecuencia, es el discernimiento y el gobierno del obispo los que se cuestionan en Roma, y ​​no las cuestiones tradicionales.

Torre de Babel

De hecho, entre los cincuenta movimientos y asociaciones que funcionan en la diócesis, aproximadamente cinco son abi Certainly de sensibilidad tradicional y admitidos a condición de respetar plenamente el Concilio Vaticano II y su liturgia. En cuanto a los cincuenta institutos religiosos establecidos en Fréjus-Toulon, ninguno sería de rito tradicionalista.De hecho, otra fuente fue testigo directo de la “calurosa acogida” reservada durante mucho tiempo al obispo Rey en los dicasterios romanos:
“Se le pidió que acogiera archivos de sacerdotes con sensibilidades tradicionalistas. ¡Qué hizo para prestar servicio al Vaticano, que hoy se reprocha! Sin embargo, el hecho de que el obispo Rey presidirá la peregrinación tradicionalista Populus Summorum Pontificum en el Vaticano en 2019, en medio del Sínodo para la Amazonía, perjudicó. Asimismo, en la participación, en julio de 2016, en un congreso en Londres para el redescubrimiento de la liturgia “ad orientem” (de vuelta a los fieles). 
Pero alguien mira a Monseñor Rey, quien lo conoce desde hace mucho tiempo, agrega:
“Él no es un tradicionalista.¡Hasta tuvo que aprender a celebrar en latín! Permaneció profundamente carismática. Acoge y considera que el Espíritu Santo confirmará o no el carisma de los que llegan. Por lo tanto, abre, apoya, lanza y confía, pero no sigue los archivos lo suficiente. A veces es traicionado en su confianza. Todo esto lo está metiendo en problemas hoy”. 
Por tanto, es toda la experiencia de esta diócesis-laboratorio de la Iglesia lo que acaba por inquietar en Roma, aunque el Vaticano reconoce y acoge los frutos extraordinarios: 40 seminaristas, 250 sacerdotes, propuestas espirituales en abundancia acompañadas de una fuerte demanda de acción sociales para los pobres.
Pero querer integrar todas las sensibilidades puede convertirse en la Torre de Babel. Y cuando buscamos problemas para apuntar a alguien, los encontramos.Sobre todo porque el obispo Rey, a solitary jinete en el episcopado, a veces ha dado lecciones a sus compañeros obispos, entre los que no solo cuenta a los amigos.
En primer lugar, está su personalidad. También hay, como en todas las diócesis, problemas económicos y algunos sacerdotes con problemas morales: “Tres expedientes están en Roma, y ​​han sido transmitidos según la regla a las autoridades civiles”, asegura la diócesis. Más específicamente en Toulon, cuatro institutos han hecho o están haciendo preguntas con tratamientos en curso: la asociación Point Coeur, el monasterio de Saint-Benoit en Brignoles, la comunidad Marie Reine des Apostles, la Fraternidad Eucharistein.
En realidad, Roma golpeó, pero Roma todavía parece vacilar: despedir a un obispo que anda fuera de los caminos trillados, que no está exento de faltas pero que ha probado, como pocos obispos, que la “evangelización” no es que un buen discurso que desaliente en Francia, tierra de laicismo, sino que muchos católicos, clérigos y laicos, antes alejados de los debates ideológicos estpan hoy muy comprometidos con la Iglesia. Romper esta rara dinámica, excepto por un gran escándalo desconocido, volvería a hacer que Francisco sea muy incomprensible.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *