Una Iglesia dividida, polarizada, fracturada y enferma de patología cismática: la ‘reforma evangélica’ de Francisco

ACNjunio 13, 2022
* Hoy, más que en décadas pasadas, la Iglesia Católica se muestra dividida, alineada en diferentes facciones, polarizada entre tradicionalistas e innovadores, enferma de la patología cismática muchas veces oculta y  a veces manifiesta.

 

Es muy significativo el título de un libro recién publicado en Francia, Vers l’imposion ?, en el que la conocida socióloga de las religiones Danièle Hervieu-Léger se pregunta si el catolicismo se encamina hacia la implosión. Pero esta pregunta inquietante es ahora de muchos los que se la hacen en el ágora eclesial.

 

Hoy, más que en décadas pasadas, la Iglesia Católica se muestra dividida, alineada en diferentes facciones, polarizada entre tradicionalistas e innovadores, enferma de la patología cismática muchas veces oculta ya veces manifiesta.

 

Si bien el Papa Francisco tiene una simpatía generalizada, especialmente entre los no católicos, en la iglesia es un “signo de contradicción”. Ya lo había dicho desde el comienzo de su pontificado: si el Papa realmente intenta iniciar una reforma evangélica de la institución eclesial, los poderes se desencadenarán.

 

En este sentido hay que leer las fracturas cada vez más evidentes que se manifiestan en varios temas:

  • En primer lugar la fractura entre las Iglesias europeas y las Iglesias del sur del mundo, que en cuestiones éticas sobre la sexualidad, la fidelidad conyugal y otros temas que se sienten como derechos civiles, se oponen hasta el punto de deslegitimarse.
  • Hay episcopados enteros y grupos de obispos que deslegitiman, repudian y declaran heréticos los cargos no sólo de cardenales y obispos, sino también de toda la conferencia episcopal alemana.
  • Pero también está el conflicto con los tradicionalistas, especialmente en el campo litúrgico, con la diatriba sobre la Misa tridentina que aspira a ser reconocida a la par de la Misa de la reforma litúrgica del Concilio Vaticano II. Aquí el conflicto es una verdadera “guerra”, especialmente en países como Francia, Alemania y Estados Unidos.
  • Los tradicionalistas no conocen la esterilidad de las vocaciones presbiterales y religiosas que la Iglesia conoce hoy: en Francia, en promedio poco más de 100 sacerdotes ordenados por año, la mitad proviene de movimientos y comunidades tradicionalistas.
  • Los monasterios tradicionalistas también prosperan, con una vida rigurosa y seria.

 

Los conozco personalmente. Fui y envié a algunos de mis hermanos a detenerse en el monasterio de Barroux, donde yo mismo fui edificado por la calidad de vida evangélica que allí se lleva.

 

Ahora bien, ¿cómo no reconocerles un lugar también en la Iglesia, con una actitud inclusiva y no excluyente, con el deseo de vivir una comunión plural?

 

El desafío es grande, pero la actual contestación recíproca desgasta y cansa a la Iglesia, en una hora marcada por la descristianización de nuestra sociedad, en la que resuena la pregunta: ¿somos los últimos cristianos? 

 

Es necesario un discernimiento y una acogida de la tradición católica, y por tanto también del Concilio Vaticano II, pero hay que dejar espacio para una comunión plural, no monolítica.

 

Vatican orders Enzo Bianchi to leave Monastery of Bose

Por ENZO BIANCHI. 

larepubblica.

lunes 13 de junio de 2022.

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *