Se reduce el poder de los Obispos con las reformas emprendidas

ACNjunio 12, 2022

Pero la actual reforma, a través de un buen número de disposiciones propias, conduce al fortalecimiento del poder papal individualmente. ¿Y el de los obispos? Sin duda, el tiempo mostrará qué formas concretas tomará la “sana descentralización” al servicio del “misterio de comunión” que es la Iglesia, más allá o por debajo de lo predicado: más allá de si, por ejemplo, el camino sinodal alemán se convirtió en el modelo de lo que, sin ser recomendado, fue aceptado o en todo caso no condenado. Después,  si la carga administrativa de la Curia y de las conferencias episcopales habríaa impedido cambios importantes. Y, de nuevo, si después de un próximo cónclave y por voluntad de un nuevo Papa, la Curia y el Sínodo de los Obispos se sometieron al servicio de un nuevo cambio de rumbo.

 

Una lógica “sinodal” que confirma la marginación de los obispos diocesanos

Sea como fuere, una cosa parece confirmarse y ampliarse, a saber, la marginación del obispo diocesano. Con discreción. El preámbulo, que seguimos examinando, cita en el n. 6 el comienzo del n. 23 de la constitución  Lumen gentium sobre la Iglesia, que establece que “los obispos son, cada uno por su parte, principio y fundamento de la unidad en sus Iglesias particulares”, siendo el Romano Pontífice para la Iglesia universal. Inmediatamente después, parafraseando otro párrafo del documento conciliar, el texto cita, como efectos de la “Divina Providencia”, los órganos de la colegialidad episcopal que son las “antiguas iglesias patriarcales” y, más recientemente, las conferencias episcopales (n. 7). Esta confianza en el concilio debe interpretarse con el criterio de otra explicación hecha por  Prædicate Evangelium ya en sus primeras líneas. En una renovación de la eclesiología de comunión leemos, en efecto, en el n. 4: “en la Iglesia, la misión está… íntimamente ligada a la comunión […]. Esta vida de comunión da a la Iglesia el rostro de la sinodalidad, es decir, de una Iglesia de escucha recíproca, en la que cada uno tiene algo que aprender. Pueblo de fieles, Colegio de Obispos, Obispo de Roma: unos escuchan a los otros y todos escuchan al Espíritu Santo, Espíritu de verdad, para saber lo que dice a las Iglesias”.

Parece claro cómo esta lógica sinodal favorece, a nivel episcopal, a los órganos colegiados que son el Sínodo de los Obispos -así la Iglesia universal ha pasado, en los últimos años, de sínodo en sínodo- y a las conferencias episcopales en detrimento del obispo, un verdadero pastor y de su diócesis. Aunque ciertamente podría objetarse que el texto de la  Lumen gentium  ya citado se completa con el segundo de los “principios y criterios generales”, que garantiza al obispo diocesano el pleno ejercicio de su potestad, en el marco de una sana colegialidad, que no puede ser negado en razón de su legitimidad: “Esta reforma propone, en el espíritu de una sana “descentralización” [1], dejar a la competencia de los Pastores la facultad de resolver, en el ejercicio de la “tarea que les es propia como maestros” y pastores, las cuestiones que conocen bien y que no afectan la unidad de la doctrina, disciplina y comunión de Iglesia, actuando siempre con esta corresponsabilidad, que es fruto y expresión de ese  específico mysterium communionis  , que es la Iglesia”.

Desafortunadamente, una perspectiva tan positiva no se da por sentada. En efecto, es necesario comparar el principio enunciado con la carta apostólica en forma de motu proprio  Competentias quasdam decernere  del 11 de febrero de 2022, pocas semanas antes del  Prædicate Evangelium.Sin embargo, prescindiendo de medidas técnicas o disciplinarias, el motu proprio establece principalmente la transferencia de competencias a las conferencias episcopales para la fundación de seminarios interdiocesanos, para la formación sacerdotal que allí se imparte y para la publicación de catecismos. Y esto en nombre de una “sana descentralización” y de la “universalidad compartida y plural de la Iglesia, que integra las diferencias sin uniformarlas y cuya unidad está garantizada por el ministerio del obispo de Roma”. Así cuando, en el párrafo siguiente, las decisiones del motu proprio se justifican también por la necesidad de “una acción pastoral de gobierno más rápida y eficaz por parte de la autoridad local, facilitada por su proximidad a las personas y situaciones que necesitan “, Sabemos que no es hacia la autoridad local.

El obispo, un “verdadero pastor” controlado

 

Por supuesto, no se le puede privar del hecho de que es el verdadero pastor del pueblo a él confiado y, por ello, de tener ciertos poderes. Pero este ejercicio puede enmarcarse de tal manera que se prive de él en beneficio de los cuerpos colegiadosCualquiera que se niegue a hacerlo sería sospechosoUno de los “principios y criterios” del  Prædicate Evangelium se  cierne como una amenaza para toda persona independiente: se propone el “servicio de la Curia a la misión de los obispos y a la comunión, también mediante el cumplimiento, con espíritu fraterno, de las tareas de vigilancia, de sostén y crecimiento de una comunión recíproca, afectiva y eficaz del Sucesor de Pedro con los obispos” (n. 3).

No se esperaba que esta reforma de la Curia mirara con recelo a estos obispos independientes y. a veces con consecuencias desagradables. Al mismo tiempo que los documentos considerados hasta ahora -y esta concomitancia es llamativa- se produjo un hecho sobresaliente: Mons. Héctor Aquer, arzobispo emérito de La Plata, se mostró públicamente conmovido por la destitución de Mons. Fernández Torres desde su sede de Aracibo en Puerto Rico, a principios de marzo de 2022. Aunque las razones de la decisión permanecen en secreto, aún se sabe que se le sugirió a Mons. Fernández Torres a renunciar, pero se negó. Parece que se arrepintió de lo que se juzgó como falta de colegialidad en reiteradas circunstancias: la obligación de vacunar, el motu proprio  Traditionis custodes o su deseo de mantener un seminario diocesano. Independientemente de estos u otros puntos, en un artículo con un título evocador ( ¿Conferencias episcopales? ¡Libertad de los obispos! ) en el sitio de información  InfoCatólica  el 22 de abril de 2022 ( la versión italiana la ofreció Duc in altum el 30 de abril con el título Hazañas y fechorías de las Conferencias Episcopales ¡Libertad para los obispos!) Mons. Aguer protestó, no sólo por el despido, sino también por el tipo de colegialidad que se ha impuesto y que ya no admite excepciones. Evidentemente, no es el primero ni el único en adelantar estas críticas frente a: organización centralizadora modelada en parlamentos laicos, juegos de comisiones, decisiones en manos de mayorías y minorías, reinado de un legalismo tímido y un moralismo imperativo sobre la unidad del ser a preservar, tropismo pastoral, temas y programas dependientes de los medios de comunicación y grupos de presión. La acusación es grave y el autor se da cuenta; pero según él es impensable que un obispo diocesano no tenga la primera y última palabra en materias tan fundamentales como la liturgia y la formación de los sacerdotes, que, además, le reconoce el derecho de la Iglesia. En teoria, sin embargo.

 

Los obispos ‘cancelados’

 

Monseñor Fernández Torres ha sido “cancelado” ( cancelado , diría uno en el diccionario despertado )). Si el Papa no tiene que justificar sus actos, la declaración de la conferencia episcopal de Puerto Rico, por su carácter críptico y duro, ha carecido de la caridad más elemental, ha arrojado sobre su hermano la sospecha de actos graves y lo ha hecho desaparecer simplemente y simplemente del paisaje eclesiástico. Monseñor Arguer se refiere luego a un artículo suyo un poco anterior (“A los sacerdotes cancelados” del 16 de marzo de 2022), en el que se levantaba contra un fenómeno preocupante por su creciente amplitud y dureza y esto desde hace una década: la eliminación de sacerdotes en la Iglesia. En cuanto al método, ¿esto no es lo que le sucedió al ex arzobispo de París, Mons. Aupetit? El propio Papa reconoció que su “renuncia” fuera el fruto amargo, pero aceptó un juego de rumores.

¿No es esto lo que se intentó -y sigue siéndolo- contra el arzobispo de Colonia, el cardenal Woelki, con una potente campaña de prensa sobre la gestión del abuso infantil por parte del clero? Si se recuerda que este tema – por grave que sea – es la pantalla de una lucha en la vía sinodal alemana contra lo que llama ‘clericalismo’, permitiendo a los activistas hacer estallar, uno tras otro, todas las bases doctrinales, eclesiásticas y disciplinarias. Si se advierte que el cardenal es un férreo opositor de estas intrigas y que quienes lo atacan (por ejemplo el movimiento feminista María 2.0) son los mismos que manipulan los organismos del sínodo, es legítimo dudar de las intenciones reales de las protestas contra Woelki. En marzo de 2022 presentó, por segunda vez, su renuncia al Papa, quien, hasta la fecha, no la ha acxeptado.

El wokismo brutal, del que ya hemos dicho que se practica en la Iglesia, y la sinodalidad que niega subrepticiamente a los pastores reales de las Iglesias particulares el derecho a ejercer plena y libremente su misión, no tienen originalmente conexión; pero -lo vemos en la sociedad civil- lo segundo es condición de lo primero y se puede pensar que la desaparición de las mediaciones tradicionales conduce, contrariamente a la paz y la unidad invocadas, a las camarillas y  a la violencia.

_______________________

[1]  Cita de Evangelii gaudium  n. 16, que puede ser apropiado para citar con mayor amplitud: “Ni siquiera creo que se deba esperar una palabra definitiva o completa del magisterio papal sobre todas las cuestiones relativas a la Iglesia y al mundo. No conviene que el Papa sustituya a los episcopados locales en el discernimiento de todos los problemas que se presentan en sus territorios. En este sentido, siento la necesidad de proceder con una sana “descentralización”».

 

Por don Jean-Marie Perrot

resnovae.fr

Foto de Aldo María Valli ©

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *