No hay crisis en la Iglesia ortodoxa de Rusia, aclara el Patriarca Kirill

ACNjunio 12, 2022

En el sitio web del Patriarcado de Moscú se dio la noticia del traspaso de poder entre el Metropolita Hilarión y su sucesor, el Metropolita Antonio de Korsun de Europa Occidental (ahora de Volokolamsk), en la presidencia del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Exteriores del Patriarcado de Moscú (DREE), el pasado viernes 10 de junio, con la bendición de Kirill, Patriarca de Moscú y de todas las Rusias. 

Su Santidad Kirill y el Metropolitano Antonio de Volokolamsk.

 

Obviamente, sobre el motivo de este cambio, que causó mucho ruido, no se ha dicho nada y el asunto permanece en estricto secreto. 

Desde un principio, desde que se dijo que era una decisión del Santo Sínodo, nunca se dirigió un discurso de agradecimiento al Metropolita Hilarión por su servicio como Presidente de la DREE.

El sitio web del jefe de la Iglesia Ortodoxa Rusa aportó algunos detalles sobre las palabras que Kirill dirigió a su nuevo colaborador en materia de relaciones internacionales, Antonio de Volokolamsk.


Es un momento muy importante y significativo ya que se trata de una especie de exhortación solemne del Patriarca al nuevo Presidente de la DREE que se desarrolla bajo la protección de la Virgen María conocida como Panaghia ( Odighitria, es decir, “que muestra el camino ” – hodós ).

Así, el acto del 10 de junio -en el Monasterio Danilov de la capital rusa, sede del Patriarcado- fue el primer encuentro empresarial, público y oficial, en el que el Patriarca de Moscú señaló los retos, tareas y caminos a seguir en este significativo compromiso.

Al nuevo Presidente del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Externas del Patriarcado de Moscú, designado el pasado martes 7, Kirill le dijo:

“En el caso de su elección al alto cargo de Presidente de la DREE, quisiera exhortarlo a que siempre tenga en cuenta que el cargo que ha aceptado está ligado a una agenda muy difícil, es un trabajo que se desarrolla en el circuito de las relaciones eclesiásticas externas caracterizadas actualmente por fuertes tensiones y muchos conflictos, estos conflictos no son de la Iglesia, sin embargo ella se implica en virtud de su naturaleza y de su relación con la vida de las personas. Por eso quisiera invocar la bendición de Dios sobre sus labores, desearles fortaleza en el alma y en el cuerpo, sobriedad de pensamiento, firmeza en las decisiones y finalmente discreción”.

El patriarca Kirill, en el contexto de la entrega de la Panaghia al metropolita Antonio de Volokolamsk, quiso recordar que este gesto se remonta al 2 de febrero de 1944 cuando el clero de Moscú hizo este regalo al patriarca Sergio (1943 – 1944). Desde entonces, este medallón sagrado ha sido transmitido entre todos los presidentes de la DREE que lo han sucedido en estas últimas décadas.

Por su parte, el metropolita Antonio quiso agradecer el nombramiento del patriarca y añadió:

“Hace exactamente 15 años, con su bendición, crucé por primera vez el umbral del Departamento de Relaciones Eclesiásticas Exteriores y comencé a trabajar como secretario personal de su presidente ”[ Ed. entonces Kirill]. Mientras estuve en este cargo, fui parcialmente consciente de los objetivos que enfrentaba el Departamento y su funcionamiento. Este conocimiento se profundizó cuando, con su bendición, fui enviado a servir en Italia. Luego, durante casi siete años, ocupé el cargo de jefe del Departamento de Instituciones Extranjeras, y todo este tiempo interactué estrechamente con el Departamento, con sus empleados y así me sumergí en la agenda de trabajo de la DREE. Entiendo bien qué metas y tareas difíciles me esperan y cuánto trabajo me espera. Tuve la oportunidad de ver cómo usted, Su Santidad, ha trabajado como presidente del departamento. A menudo nos ha dicho que debemos trabajar sin escatimar esfuerzos, que debemos dedicar todas nuestras fuerzas al bien de la Iglesia. Y sé bien que esto no es sólo una forma de hablar, pero sé que lo dices porque tú mismo siempre has trabajado así. Confiando en todas sus fuerzas necesarias para hacer su servicio, olvidando muy a menudo incluso la simple necesidad humana de descansar. Quisiera asegurar a Vuestra Santidad que yo, por mi parte, dedicaré todas mis fuerzas al servicio que me ha encomendado. Pido sus oraciones para que pueda ser de beneficio para la Iglesia de Cristo en este cargo y ser un auxiliar confiable en sus labores”, concluyó el nuevo Presidente de la DREE. 

 

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *