Nepotismo, elevados salarios y pocas horas de trabajo en organismo Vaticano manejado por un Cardenal

ACNjunio 12, 2022

Su Eminencia el Cardenal Mauro Gambetti, OFM Conv., Vicario General de Su Santidad para el Estado de la Ciudad del Vaticano, fue invitado a la XVII edición del Festival de Economía de Trento . Tras pasar estos días angustiado por lo que se les va de las manos en la Fabbrica, el cardenal franciscano se ha presentado en Trento acompañado del hermano Enzo Fortunato, que aún espera un reconocimiento mínimo por parte del cardenal. El exjefe de comunicación, que habla incluso con el Papa, ciertamente no quiere verse reducido a actuar como chófer de Gambetti. Pero, ¿por qué aparece un cardenal franciscano en el Festival de Economía? No se sabe, sus estudios son de hecho bastante diferentes. Atendiendo a esta intervención queda claro cómo han transcurrido las conferencias donde los cardenales hablaban de Jesucristo y eran hombres instruidos. Sin embargo, queremos centrarnos en un breve comentario que el ex custodio del Sacro Convento hizo con el moderador del evento.

Laura La Posta anota las palabras de Gambetti: Tratando mejor a los trabajadores . Entre los presentes, en el público, alguien se mira a los ojos con un poco de malicia. De hecho, como también hemos dicho, el Cardenal en la Fabbrica di San Pietro está haciendo todo menos tratar bien a sus empleados. 

Swiss Post luego le pregunta al cardenal: “¿Está a favor del aumento de salarios, del que estamos hablando en los últimos días?” y me responde:  “¡A favor, con razón eh! Porque también aumenta, creo que se deben dar en la dirección del reconocimiento de su compromiso”.  Pero, ¿cómo habla el cardenal de una recompensa en sustancia? ¿Y qué compromiso habría hecho sus viejos amigos traídos de Asís y Bolonia a trabajar poco y con elevados suedos en esa entidad del Vaticano? Las damas y caballeros contratados en los niveles ejecutivos (nivel 9 y 10) por Gambetti ingresan a la fábrica alrededor de las diez de la mañana, algunos incluso a las once. Ni hablar de los que llegan el miércoles y salen el viernes. ¿Qué compromiso han mostrado estas personas? Pero claro que cobran sueldos altísimos y no se preocupen por los que, teniendo familia, reciben sueldos básicos, mínimos.

Por no hablar de las referencias a la pobreza que hace en la Fiesta el ex Guardián del Sacro Convento, quien que goza de un “coche grande” tildado de Cuerpo Diplomático, que como arcipreste de la Basílica no tendría, ni siquiera el derecho. Podemos decir, sin temor a negarlo, que Gambetti simplemente olvidó que era seguidor de San Francisco.

 

Intimidación y presión sobre los empleados.

 

Como era de esperar, siguiendo nuestro artículo “El franciscano Gambetti devolvió el nepotismo al Vaticano” , la caza de brujas comenzó dentro de la Fabbrica di San Pietro. Incluso el Jefe de la Sección de Recepción, Visitas, Celebraciones Litúrgicas, Ventas y Seguridad ha comenzado a realizar consultas y bromas a los empleados. Un auténtico mobbing psicológico hacia aquellos empleados que, retomando las palabras de Gambetti en el festival de Trento, no son lo suficientemente productivos. El hombre en cuestión fue contratado en el noveno nivel y es amigo del cardenal Mauro Gambetti. Se ocupa de las celebraciones litúrgicas pero tiene un diploma de técnico dental. No parece ser capaz de distinguir una casulla de una capa, pero seguro que su amigo el cardenal franciscano habrá visto en él las mejores dotes de sacristán que puede haber. Como ya hemos señalado, estas personas fueron contratadas a pesar de la prohibición explícita de nuevas contrataciones. ¿Y el padre Juan Antonio Guerrero Alves? ¿Qué él ha hecho? ¿Firmar las contrataciones que quiere Gambetti?

Las cartas de advertencia, las amenazas se desperdician. A algunos empleados que reportaron acudir a ULSA se les dijo: “¡Haz lo que quieras!”. Una especie de convicción de omnipotencia que guía a estos sujetos que en estos días deambulaban por las oficinas haciendo bromas: “Hemos visto que aquí no hay secretos”. Si este es el clima que Gambetti quiere traer a San Pietro, no tiene muy claro cuál es su tarea.

En la Fabbrica el clima es irrespirable e incluso Su Excelencia Monseñor Fisichella, que acudió a la Basílica para hablar del próximo Jubileo, se quejó de una gestión verdaderamente inexplicable. Sin embargo, Gambetti se encoge de hombros. Su Excelencia Mons. Nunzio Galantino preguntó no hace mucho al cardenal Gambetti sobre los procesos de reforma de la Fabbrica, pero se le respondió: “Teniendo en cuenta el camino detallado pero necesario allí descrito, […] vengo a pedirle que continúe acompañar el proceso de cambio de la Fabbrica di San Pietro, moderando , por el momento, la solicitud de documentación , que no produciría una imagen realista de la situación real de la Fabbrica […] ” ¿Básicamente? Excelencia, no me moleste y no me pida documentación que estoy cuidando aquí. ¿Pero cómo, la APSA le pide cuenta del cambio que Gambetti dice haber hecho y él responde picas? En APSA, cuando se pregunta por esta actitud, la respuesta es emblemática: una mirada al cielo.

 

Peones y acosadores

 

Más allá del Tíber se creó una superestructura para añadir a la ya existente. Esto supone un derroche de dinero inmenso pero parece que hace dormir tranquilo al Papa, que está convencido de que ha colocado sus peones en puntos estratégicos. El justo padre  Juan Antonio Guerrero Alves  también llevó a sus amigos al interior de las murallas leoninas. Baste mirar a su amigo de la infancia a quien colocó como Secretario General de la Secretaría de Economía . Este último entró en servicio y percibió la máxima remuneración esperada. Entra en vigor la Constitución Apostólica Praedicate Evangelium podemos ver inmediatamente la lucha entre los laicos colocados a la cabeza de estas realidades. Baste decir que el actual secretario de la APSA había mantenido su remuneración como director pero al ver que el amigo de Guerrero Alves ingresaba con el máximo, pidió que su salario también se ajustara a los “honorarios”. Y mientras los laicos juguetean con los sueldos, en el Vaticano las arcas languidecen y, como veremos más adelante, intentan recaudar dinero para poder pagar estos temas.

El padre jesuita también trajo entonces al Dr. Benjamín Estévez Cominges en el Vaticano. Lo tomó de una universidad pontificia española y le creó un cargo ad hoc: Delegado Administrativo en la Congregación para la Evangelización de los Pueblos . ¿El fin? Revisa el nido de huevos (o nido de huevos) de la Congregación.

Este laico , también fiel servidor de la Iglesia, recibió un apartamento en los alrededores del Vaticano donde podía vivir . El hombre , sin embargo, habiendo visto la disponibilidad de los apartamentos de Propaganda Fide, se quejó de que un apartamento más allá del Tíber hubiera sido más conveniente.. ¡Infierno! Llegar a Propaganda Fide cada mañana con un viaje de 15 minutos es un poco agotador. Quizá, sin embargo, no se le haya explicado a este hombre, al que hay que domesticar con el dinero, que un piso en Prati se puede alquilar por menos precio que uno en Via dei Condotti. Si la Congregación (ahora Dicasterio) alquilara a terceros el de Via Condotti, ciertamente podría ganar cuatro veces el de la zona de Prati y que fue entregado al señor, sin cargo.

 

El dinero no apesta

Con vistas a recaudar dinero porque “las arcas languidecen” , el franciscano Gambetti quiere llevar una revolución a la basílica vaticana para los peregrinos que visitan la tumba del apóstol Pedro. El nuevo arcipreste tiene la intención de crear dos entradas a la Basílica. Será el actual y otro creado específicamente para grupos de turistas que pagarán billete. Esta nueva entrada debe crearse desde el lado del Brazo de Carlomagno. La voluntad del cardenal es dejar entrar a los peregrinos en Braccio y luego hacerlos pasar por la entrada del Arco delle Campane y desde allí entrar en la Basílica.Allí se crearía una taquilla especial, si la Gobernación lo permite, de lo contrario, el equipo de Gambetti asume pasar por la salida actual de la Basílica, siempre cerca de la entrada al Arco delle Campane.

El camino para los que quieren rezar recorrería casi todo el perímetro de la basílica, pasando también por delante de la zona actualmente destinada a las confesiones. El de turistas de pago daría dos tipos de alternativas, una interna y otra “externa”. Los visitantes de pago solo pueden moverse en áreas que no incluyen la Piedad de Miguel Ángel, el altar de San Giovanni Paolo II o San Giovanni XXIII.

Sin embargo, Francisco en noviembre de 2021 dijo: “Pero no, la Iglesia no es esto. No es una gran multinacional encabezada por gerentes que estudian en un escritorio cómo vender mejor su producto. La Iglesia no se construye a partir de un proyecto propio, no saca de sí misma la fuerza para salir adelante, no vive de estrategias de marketing”.

Pero imagínese los enormes problemas que este sistema hipotético de Gambetti podría crear en los últimos meses. En primer lugar, la República Italiana también debería desplegar más fuerzas policiales para los controles en la plaza, ya que esto se delega a la vigilancia. También pensamos en los recursos de la Gendarmería del Vaticano que deberían realizar más controles. ¿Y para las visitas de los Jefes de Estado? ¿Embajadores visitando al Sumo Pontífice? Estos pasan justo por el arco de las Campanas, ¿qué haces? Seguir confiando estos cargos a gente que viene de muy otra parte es nefasto. 

Hasta la fecha, quienes visitan los Museos Vaticanos, gracias a estas hermosas ideas del nuevo equipo totalmente franciscano de Gambetti, para luego acceder a la Basílica del Vaticano, deben llegar a la plaza y volver a hacer fila sometiéndose, nuevamente, a las comprobaciones ya realizadas anteriormente. Anteriormente, los que salían de la Capilla Sixtina se encontraban encima de la taquilla de la Cúpula de San Pedro y luego pasaban por delante de la Puerta Santa y entraban en la Basílica.

Quizá pensando en estar en Asís y gestionar la Basílica como si fuera un santuario, en este último mes los amigos de Gambetti han desviado a los visitantes hacia la Scala Regia y la Puerta de Bronce. ¿Resultado? Un mayor despliegue de guardianes de los Museos Vaticanos, hombres de la gendermeria y guardias suizos, todo para complacer los caprichos de estos “amigos de amigos”. ¿Qué tendremos en unos meses? ¿Los frailes conventuales que acogen a los peregrinos en la plaza?

 

SI                                           

no puedo estar en silencio .

silerenonpossum.

CIUDAD DEL VATICANO.

Domingo 12 de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *