Diez religiosas que defendieron su voto de castidad y su vocación, martirizadas por los comunistas, beatificadas

ACNjunio 12, 2022
Paschalis Jahn y 9 compañeros vieron hoy reconocido su martirio en el odio a la fe que tuvo lugar en Polonia en 1945 durante la invasión del ejército soviético, por defender su castidad. “Yo pertenezco a Jesús, él es mi esposo”, las últimas palabras de sor Paschalis antes de morir, recordadas en Breslau, en la homilía de la ceremonia presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

Maria Paschalis Jahn , con un corazón lleno de amor; Melusja Rybka , mujer fuerte; Edelburgis Kubitzki , ejemplo de pobreza evangélica; Adela Schramm , virgen prudente; Acutina Goldberg , amante de la justicia; Adelheidis Töpfer , modelo de fe; Felicitas Ellmerer , obediente hasta el final; Sabina Thienel , de mirada confiada; Rosaria Schilling , fortificada en la penitencia; Sapientia Heymann, virgen sabia. El cardenal Marcello Semeraro, al final de la homilía de la Misa de Beatificación, en Wrocław, pronuncia sus nombres lentamente, uno tras otro, articulándolos bien, para darles esa memoria justa que la frase “y compañeros” no da. hermanas de la Congregación de Santa Isabel, cuando ella invoca su intercesión por todos nosotros. Lo hace pidiendo al Señor, a través de ellas, que en el mundo no falte el respeto a la feminidad, la igualdad entre hombres y mujeres en la dignidad y la protección de la maternidad: “¿Cómo no ver resplandecer en estas mártires la dignidad de la mujer, que en el designio de la Redención tiene el mayor reconocimiento en María Santísima?”.

Como las 10 vírgenes sabias de San Mateo

 

El cardenal compara a estas diez monjas mártires con las diez vírgenes prudentes de la parábola del Evangelio de Mateo que fueron al encuentro del Señor con lámparas encendidas. “A cambio de su fidelidad y perseverancia hasta el derramamiento de sangre -explica-, Dios les ha dado una corona de gloria, por la que también nosotros, hoy, nos regocijamos y celebramos. Sus almas, de hecho, están en manos de Dios”. En el relato evangélico, cinco de las vírgenes tenían consigo la necesaria reserva de aceite; los otros cinco, en cambio, resultaron tontos porque se quedaron sin aceite. En la interpretación de San Basilio el Grande, el aceite representa estar listos cada día y cada hora para cumplir plenamente la voluntad de Dios: “A diferencia de las vírgenes de la parábola – continúa el prefecto – ellas, las diez, con el carácter y el rasgo propio a cada, abrazaron las atrocidades del sufrimiento, la brutalidad de las humillaciones y fueron al encuentro de la muerte. Ahora que su santidad es reconocida por la Iglesia, nos son dados como instrumentos de intercesión ante Dios”.

 

Amor fiel al extremo

 

Leyendo los relatos de Paschalis y de las demás hermanas, inmediatamente queda claro que el don de sí para estas monjas no consistió sólo en el sacrificio extremo en defensa de la consagración a Cristo, sino que comenzó mucho antes en el servicio: quién en las cocinas , quien como enfermera, algunas en el cuidado de los niños, algunas en el cuidado de las hermanas ancianas. “Fue una caridad tan desinteresada y heroica que los detuvo incluso cuando su huida hubiera evitado sus mayores riesgos -dice el cardenal Semeraro- cuando la entrada del ejército ruso en Wrocław era inminente, muchos civiles se enfrentaron a la elección entre huir o quedarse, ya sea para salvarse huyendo o para enfrentarse a un peligro grave permaneciendo. Las hermanas isabelinas decidieron quedarse en los pueblos invadidos por los soviéticos”. De las aproximadamente 4.500 monjas que componían la Congregación después de la Segunda Guerra Mundial, unas cien murieron en diferentes circunstancias, algunas de ellas por martirio. La guerra había terminado, pero lentamente el Ejército Rojo avanzaba trayendo consigo el odio a la religión: capillas e iglesias católicas profanadas, sacerdotes torturados y asesinados brutalmente, monjas violadas y asesinadas atrozmente también. La violación se había convertido en un arma de humillación, aún más feroz si la víctima era una monja consagrada al Señor. las monjas también las violaron y las mataron atrozmente. La violación se había convertido en un arma de humillación, aún más feroz si la víctima era una monja consagrada al Señor. las monjas también las violaron y las mataron atrozmente. La violación se había convertido en un arma de humillación, aún más feroz si la víctima era una monja consagrada al Señor.

“Solo de Jesús”

 

Los diez nuevos Beatos fueron asesinados por soldados rusos entre febrero y mayo de 1945 en la Baja Silesia, en los territorios entre los ríos Oder y Nysa. La historia de Paschalis Jahn es solo una de diez. Cuando el Ejército avanzó hacia Nysa, Paschalis y otra hermana que era la más joven del convento, fueron despedidas, mientras que las demás permanecieron junto a los enfermos y ancianos que no podían moverse. Después de tanto vagar, llegaron a Sobotin, en la República Checa, donde se pusieron valientemente al servicio de la parroquia. Aquí, el 11 de mayo de 1945, Paschalis fue sorprendida por un soldado ruso que, amenazándola con una pistola, le ordenó que lo acompañara. La monja respondió que ella no lo haría, que ella estaba usando el hábito sagrado por lo tanto era solo de Jesús, solo de Él. Entonces el soldado, en un intento de asustarla y hacer que se rindiera, disparó un tiro que atravesó el techo. En respuesta, la monja se arrodilló y comenzó a orar: “Hágase tu voluntad”. El segundo disparo de pistola golpeó su corazón. “Su entrega de corazón indiviso a Dios y al prójimo encontró su máxima expresión en estas situaciones”, destaca Semeraro.

 

Hoy como ayer, la guerra causa mártires

 

“La riqueza espiritual de los nuevos beatos nos provoca y nos edifica – continúa el cardenal – su martirio nos hace pensar en las circunstancias que vivimos hoy en la Europa del siglo XXI. Son circunstancias en las que, ante los escenarios de violencia perpetrada, de amarga crueldad, de odio injustificado, sentimos la necesidad de alimentar el deseo de paz y de construcción de armonía con gestos de caridad, apertura, acogida y hospitalidad”. Uno no puede dejar de pensar en Ucrania y en la necesidad mundial de paz, una paz que “se construye a través de gestos concretos de caridad desinteresada, servida con dedicación y fidelidad cuando se nos pide que cuidemos de los demás. Esta es la respuesta concreta que, junto a la oración, cada uno de nosotros puede ofrecer ante tanta brutalidad.

 

Roberta Barbi – Ciudad del Vaticano.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *