La Familia fue el “salvavidas”: hoy está “rota” y su identidad “perdida”

ACNjunio 9, 2022
  • Los jóvenes se debaten entre enormes “tormentos”, divididos entre el campo de batalla y la falta de perspectivas económicas o laborales.
  • La Iglesia está llamada a “interrogarse” sobre el futuro y cómo continuar la misión. 

 

Las familias, los jóvenes y la Iglesia: están entre las “víctimas” que más han “sufrido” en estos 11 años de guerra y que hoy recogen “los amargos frutos” de las “violentas tormentas” que han Conmocionó “la tranquilidad” de la sociedad siria. Esto es lo que Mons. Samir Nassar , arzobispo maronita de Damasco, en una reflexión enviada a AsiaNews en la que se dirige a los fieles invitándolos a “remar contra corriente” para revivir una nación azotada por la guerra y las sanciones, que han exacerbado las “bombas”.del hambre y la pobreza. El prelado habla de “cambios” que recuerdan al crepúsculo y de “mutaciones estructurales” que plantean crecientes interrogantes sobre las tradiciones pastorales. Por eso es necesario un nuevo método de “testimonio cristiano” para revivir la suerte de una comunidad que se debilita cada vez más. 

Las palabras del arzobispo de Damasco recuerdan con toda su gravedad la situación del país y de la Iglesia, que corre el riesgo de verse desbordada por un cuadro de crecientes tensiones y conflictos regionales e internacionales. Un estudio de Unicef ​​habla de más de 6,5 millones de niños en Siria y otros 2,8 millones de niños en el extranjero que dependen de ayudas económicas y apoyo para sobrevivir. A esto se suman los repetidos ataques lanzados a través de la frontera por el ejército turco, que corren el riesgo de desencadenar una nueva espiral de violencia. 

La primera víctima de la guerra y las sanciones es la familia, el elemento básico de la sociedad siria durante mucho tiempo “línea de vida” del país y hoy “en pedazos” y con una “identidad perdida”. La familia, dice el prelado, está hoy “dispersa, privada de recursos, sin techo, abrumada por el dolor, devastada por la enfermedad”. En un tiempo los mayores eran los líderes y guías, mientras que hoy “están cada vez más aislados y no encuentran ningún tipo de ayuda”. “Obligada a remar contra la corriente durante estos años de violencia, ¿puede esta familia rota y frágil – pregunta el prelado – permanecer en pie?”. 

Luego están las condiciones de los jóvenes, que luchan entre enormes “tormentos”. “En el pasado, los jóvenes – subraya Mons. Nassar – fueron la fuerza de nuestra sociedad, ahora están divididos entre los frentes de guerra en el campo de batalla y la evasión masiva y prolongada del servicio militar, en un marco de movilización general”. El prelado habla de una “enorme cantidad de jóvenes” que “salen del país dejando un gran vacío”. Su ausencia se siente en las actividades económicas, creando una marcada escasez de mano de obra y un debilitamiento de la ya frágil economía local”. Por eso, prosigue, es necesario trabajar para “garantizar la supervivencia” de una nación “privada de su fuerza de trabajo”. 

Finalmente, entre las víctimas de más de una década de conflictos y violencias yihadistas, luchas internas y ataques desde el exterior, tanto económicos como militares, Mons. Nassar también inserta a la Iglesia que está llamada a “interrogarse” sobre su futuro y los pasos a dar para continuar en su misión. “No ha habido bautizos ni bodas -reconoce- en los últimos ocho meses. El colapso de los sacramentos es una tendencia que ha estado ocurriendo durante al menos cinco años. Y la falta de jóvenes tiene fuertes repercusiones en la vida parroquial”. Las funciones y actividades dominicales, el catecismo, las primeras comuniones y las iniciativas comunitarias “han disminuido considerablemente” y “contribuyen también al éxodo de sacerdotes” que han visto su papel “reducido al mínimo” y son presa de un “profundo desánimo”. Aquí porque, 

 

DAMASCO, Siria.

Jueves 9 de junio de 2022.

ASIANEWS.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *