El verdadero culpable de pérdidas millonarias en inversiones inmobiliarias en Inglaterra, es el Vaticano: el administrador Mincione

ACNjunio 7, 2022
* Las pérdidas en la controvertida inversión inmobiliaria son culpa del propio Vaticano, dijo el lunes al tribunal penal de la Ciudad del Vaticano el administrador de inversiones que vendió al Vaticano el edificio en 60 Sloane Avenue. 

Raffaele Mincione compareció ante los jueces por primera vez en el juicio por delitos financieros del Vaticano, que comenzó en julio pasado, cuando fue una de las diez personas acusadas por los fiscales después de una investigación de dos años sobre las transacciones financieras de la Secretaría de Estado.

Después de comparecer ante el tribunal el 6 de junio, Mincione emitió un comunicado en el que afirma que cuando el Vaticano permitió que caducara la autorización de desarrollo de la propiedad, mientras que al mismo tiempo convirtió la inversión en el centro de un escándalo internacional, el Vaticano había dañado sus propios intereses financieros. Mincione también se quejó de que la Santa Sede había mantenido clasificados los detalles de sus inversiones con él mientras lo acusaba de ejecutar una “estafa”.

Mincione le dijo a la corte que su reputación como gerente de finanzas e inversiones ha sido dañada injustamente por la investigación y el enjuiciamiento del Vaticano, y ha sido “insultado durante los procedimientos [legales] y desollado en los periódicos como un criminal”.

El empresario fue acusado formalmente de malversación de fondos, abuso de autoridad, fraude y lavado de dinero el 3 de julio del año pasado.

Mincione ha afirmado repetidamente que actuó de buena fe en todos sus tratos con la Santa Sede y ha presentado demandas legales contra las acciones del Vaticano contra él tanto en el Reino Unido y Suiza. Mincione también ha presentado demandas contra varios medios de comunicación por difamación por informar sobre sus negocios.

La relación de Mincione con la Secretaría de Estado se remonta a 2014, cuando el departamento curial, bajo la dirección del entonces arzobispo Angelo Becciu, invirtió unos 200 millones de euros en el Fondo Athena Global Opportunities de Mincione. Los informes anteriores han establecido que la inversión del Vaticano provino de líneas de crédito extendidas por dos bancos suizos, BSI y Credit Suisse, contra otros fondos del Vaticano mantenidos en depósito.

Mincione invirtió fondos del Vaticano en una participación del 45% en el edificio de Londres, que era propiedad de otra de sus empresas, así como en otras empresas de su propiedad o relacionadas con él.

Después de la salida de Becciu de la secretaría en 2018, la Santa Sede se separó del Mincione, incurriendo en fuertes sanciones financieras por el retiro anticipado de sus inversiones. Mincione dijo el lunes que si el Vaticano hubiera cumplido el plazo de su inversión original hasta 2021, sus retornos habrían sido “muy positivos”.  

Según los términos del acuerdo de separación, la Secretaría de Estado compró la parte restante del edificio de Londres, renunció a su inversión restante en Athena Global Opportunities Fund ysupuestamente pagado40 millones de euros adicionales a Mincione a través de Athena, y asumió una hipoteca de 150 millones de euros sobre el inmueble. Luego, el edificio se vendió por una pérdida de más de 100 millones de euros.

Mincione también le dijo a la corte que el Vaticano entendió los términos del Athena Global Opportunities Fund en el momento en que invirtió en él y que había equilibrado la cartera de inversiones del fondo para minimizar el riesgo.

Informes anteriores han demostrado queMincione invirtió millones de fondos del Vaticano en sus propias empresas y proyectos de inversión especulativos, incluido el edificio de Londres, que poseía a través de una serie de sociedades de cartera anidadas en las Islas del Canal.

Mincione dijo el lunes que tenía total discrecionalidad para determinar cómo hacían las inversiones los hallados y que no tenía que “dar cuenta a la Secretaría de Estado” ni “explicar las inversiones”.

En el centro del juicio del Vaticano, y de los cargos contra Mincione, está su relación con Gianluigi Torzi, el corredor designado por la Secretaría de Estado para completar la compra del edificio de Londres a Mincione en su nombre. 

En el proceso de traspasar la propiedad del edificio al Vaticano, Torzi creó una clase de acciones minoritaria, controladora y separada en la sociedad de cartera propietaria del edificio, pasando la mayoría de las acciones sin derecho a voto al Vaticano pero reteniendo las acciones controladoras y con Es un control efectivo del edificio. Torzi está acusado de chantajear a la Santa Sede por más de 10 millones de euros por el control de su propio edificio. En el juicio actual, enfrenta cargos de una variedad de delitos financieros, incluido el lavado de dinero y la extorsión. 

Aunque Mincione ha minimizado en el pasado su relación con Torzi, describiéndolos simplemente como “dos italianos que viven en Londres”, en la corte el lunes admitió que Torzi era “una persona que conocía y con la que había hecho algunos tratos antes”, pero Insistió en que no jugó ningún papel en recomendarlo al Vaticano para representar sus intereses y que él era “un completo extraño” en “todos los eventos posteriores entre Torzi y la Secretaría de Estado”.

el pilarha informado anteriormente que durante el período de años la Secretaría de Estado invirtió en el Athena Global Opportunities Fund,Mincione invirtió dinero del Vaticano en productos de deuda comercializados por Torzi, algunos con vínculos a empresas afiliadas a la mafia. Mincione invirtió dinero del Vaticano en una de esas deudasproducto llamado bono Sierra One,

Torzi, a su vez,usó sus empresas para prestar a Mincione decenas de millones de euros durante el mismo período

Mincione le dijo al tribunal que solo después de que le dijeron que Torzi había sido delegado por la Secretaría de Estado descubrió su participación en el proyecto, diciendo que Torzi había tenido “durante años” interés en el proyecto de construcción de Londres.

“[Torzi dijo] que él sería el nuevo gerente del proyecto inmobiliario”, dijo Mincione a la corte. “También me dijo que si no accedía a vender la propiedad, el Vaticano me crearía muchos problemas”.

La investigación del Vaticano que condujo al juicio actual siguió a las quejas de la dirección de un banco del Vaticano, el Instituto para las Obras de Religión (IOR), después de que la Secretaría de Estado, incluido el cardenal secretario, Pietro Parolin, y el sucesor de Becciu como sostituo, el arzobispo. Edgar Peña Parra, intentó presionar al banco para que aprobara un préstamo para refinanciar la hipoteca.

Esas denuncias llevaron al Papa Francisco a autorizar personalmente una investigación sobre los asuntos financieros de la Secretaría de Estado.

En junio de 2020, mientras la investigación aún estaba en curso, Mincione solicitó al Tribunal Superior de Inglaterra y Gales un desagravio declaratorio contra la Secretaría de Estado, y pidió a los jueces que dictaminaran que “actuó de buena fe” en sus tratos con el Vaticano. Ese mismo mes, medios oficiales del VaticanodescritoManejo de Mincione de inversiones para la Secretaría de Estado como “especulativo” y “conflicto de intereses”. Los abogados de Mincione argumentaron que la Santa Sede buscaba anular la venta del edificio en 60 Sloane Ave.

En noviembre del año pasado, un juez del Reino Unido dictaminó que la demanda de Mincione se suspendería indefinidamente debido a los procedimientos legales en curso en la Ciudad del Vaticano.

Un tribunal suizo también desestimó recientemente un recurso de Mincione contra las autoridades financieras de ese país, que procedieron a embargar cuentas bancarias y activos pertenecientes a Mincione por un total de hasta 60 millones de euros.Los fondos fueron incautados en 2021 en respuesta a una solicitud de las autoridades del Vaticano.

La comparecencia de Mincione ante el tribunal el lunes sigue a una comparecencia la semana pasada de Fabrizio Tiribassi, un ex funcionario laico de la Secretaría de Estado responsable de la administración de los asuntos financieros del departamento, y Enrico Crasso, ex gerente de inversiones de la secretaría.Ambos hombres también están acusados ​​de delitos financieros en el juicio.

El tribunal escuchó de Tiribassi que la decisión de invertir con el Mincione se decidió “abruptamente” como alternativa a una propuesta de un plan para que el Vaticano invierta en la prospección petrolera de Angola, un plan presentado a través del cardenal Becciu, quien anteriormente se desempeñó como nuncio apostólico en ese país.

En presentaciones a un tribunal del Reino Unido, publicadas en 2021,Torzi acusó a Crasso y Tiribassi de ofrecerle prostitutas y amenazar a su familia durante la finalización del acuerdo inmobiliario de Londres.

CIUDAD DEL VATICANO.

ThePillar.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *