78 millones pagados a víctimas de abusos homosexual y pederasta, solo en la Arquidiócesis de Filadelfia (E.U.)

ACNjunio 7, 2022

La Arquidiócesis de Filadelfia, en Estados Unidos, ha pagado cerca de $78,5 millones de un total de más de $81 millones otorgados a 438 víctimas de abuso sexual por parte del clero arquidiocesano en el marco del Programa Independiente de Reconciliación y Reparaciones, que publicó su informe final el 2 de junio.

El programa fue iniciado por la arquidiócesis hace tres años y medio como una forma de ofrecer una compensación monetaria a las víctimas de abusos en el pasado, pero que se ejecutaría independientemente de la influencia arquidiocesana.

Estaba gobernado por el Comité de Supervisión Independiente, un panel de tres miembros formado por el juez federal retirado Lawrence F. Stengel, el exfiscal de Filadelfia Kelley B. Hodge y el abogado Charles Scheeler. Los tres firmaron el informe final.

El IRRP fue administrado por Kenneth R. Feinberg y Camille S. Biros, un equipo que ha llevado a cabo programas similares en varias diócesis de EE. UU. Estos incluyen las arquidiócesis de Nueva York, Los Ángeles y Newark, Nueva Jersey, y en Pensilvania, las diócesis de Pittsburgh, Erie, Scranton, Harrisburg y Allentown.

Se invitó a las víctimas de abuso a presentar reclamos de compensación al comité, cuyos administradores determinaron únicamente si otorgar dinero o no, y en qué cantidad.

En una carta del 2 de junio, el arzobispo Nelson J. Pérez de Filadelfia dijo que estaba “profundamente arrepentido por el profundo dolor que soportaron esas víctimas. Si bien no podemos deshacer el pasado, podemos asegurarnos de que nuestra respuesta al flagelo del abuso sexual infantil sea integral, de largo alcance y permanente”.

Citó el “compromiso de larga data de la Arquidiócesis de Filadelfia para prevenir el abuso infantil, proteger a los jóvenes confiados a su cuidado y brindar apoyo a quienes sufrieron abuso sexual a manos de nuestro clero”.

La arquidiócesis desarrolló políticas para la prevención del abuso y la asistencia a las víctimas en 2002, y desde entonces las ha actualizado continuamente, disponibles en su sitio web, AOPPledgetoProtect.com.

El programa de reparaciones es la última iniciativa para ayudar en el proceso de curación de las víctimas de abuso sexual por parte del clero arquidiocesano.

Desde su inicio en noviembre de 2018 hasta que el programa cerró 10 meses después, en septiembre de 2019, 812 personas se presentaron y 623 presentaron formalmente un reclamo.

Todos los reclamantes tenían que haber denunciado un incidente de abuso a la policía en algún momento.

De esos 623 reclamantes, 144 fueron negados por los administradores. Otros 21 reclamantes rechazaron la oferta de los administradores, por un total de $2,04 millones. Quince reclamantes no completaron el proceso en la fecha límite; quedan pendientes tres reclamaciones con los administradores; y dos demandantes se retiraron del proceso.

La compensación para cada una de las 438 víctimas promedia $179,144 por persona.

Aquellos que aceptan la compensación renuncian al derecho de demandar reclamos pasados ​​y futuros, aunque pueden discutir públicamente las denuncias de abuso y su viaje personal si lo desean.

La arquidiócesis se comprometió a financiar todas las reclamaciones otorgadas por el Comité de Supervisión Independiente.

Ese financiamiento proviene de varias fuentes, todas en montos no especificados, incluida la venta de propiedades arquidiocesanas y otros activos, así como préstamos, además de lo que la arquidiócesis denomina “pagos de mitigación de riesgos de entidades eclesiásticas relacionadas”.

Dichas entidades incluyen Servicios Sociales Católicos y Educación Católica, y proporcionan pagos en cantidades variables a la arquidiócesis por la compensación del IRRP.

Según la información publicada en el sitio web de Pledge to Protect antes del anuncio del 2 de junio, ya se habían pagado $66,5 millones para resolver 351 reclamos por completo al 27 de enero de 2021.

La arquidiócesis en ese momento esperaba que las reclamaciones restantes elevarían el pago total esperado a $ 102 millones y requerirían $ 35,5 millones adicionales. Pero el total final, según el informe del Comité de Supervisión Independiente, supera los $81 millones, de los cuales se han distribuido $78,4 millones. La compensación restante a pagar es de $2.6 millones.

Para financiar las obligaciones restantes del IRRP desde enero de 2021, según el sitio web, la arquidiócesis planeó ganar “aproximadamente $33,2 millones de la venta o arrendamiento de activos no restringidos; $28 millones en pagos de mitigación de riesgos del Seminario St. Charles Borromeo, Servicios Sociales Católicos y la Oficina de Educación Católica (procedentes de fondos excedentes no restringidos)”.

De ser necesario, se obtuvieron compromisos para un préstamo de $10 millones de Priests Retirement Benefits Trust y un préstamo de $15 millones de Catholic Social Services, pero no está claro si esos préstamos alguna vez se tomaron para la compensación de IRRP.

En el financiamiento de la compensación, que el arzobispo Pérez calificó como “claramente sustancial”, las donaciones de los donantes con restricciones que se hicieron a la arquidiócesis y sus entidades relacionadas “no se usaron para los propósitos del IRRP”.

En su carta, el arzobispo dijo que el IRRP “brindó una oportunidad para que los sobrevivientes compartieran sus experiencias, identificaran a sus abusadores, accedieran a recursos de apoyo y recibieran una compensación significativa”.

Dijo que “a través de la vigilancia, el empleo de las mejores prácticas y la educación, la iglesia en Filadelfia permanecerá a la vanguardia de la protección y la prevención. Aunque el trabajo del IRRP ha concluido, la arquidiócesis continuará ofreciendo apoyo integral a los sobrevivientes de abuso sexual por parte del clero a través de su propio Programa de Asistencia a las Víctimas como lo ha hecho durante muchos años”.

Ese programa de asistencia se benefició del IRRP en el sentido de que revisó e hizo recomendaciones para los programas de prevención de abuso y servicios para víctimas de la arquidiócesis.

La arquidiócesis, según el informe, “reconoce la necesidad de una mayor sanación en la comunidad, con respecto a otros eventos y actividades de extensión apropiados que ayudarían a promover la sanación emocional y espiritual”.

El informe de IRRP dice que “pocas diócesis, si es que alguna, emplean esta función en sus programas de restitución y reparación”.

Más allá de las recompensas monetarias para las víctimas de abuso sexual por parte del clero, la oportunidad de que las víctimas sean escuchadas y comprendidas por los administradores del IRRP se destacó como una característica del programa.

Los comentarios de las víctimas se caracterizaron como “preocupaciones” sobre los esfuerzos de protección infantil de la arquidiócesis y cómo se manejan las “quejas sobre sacerdotes en el ministerio activo”, según el informe.

Los administradores de IRRP plantearon esas preocupaciones en una reunión con funcionarios de la arquidiócesis, y “estuvimos satisfechos con las respuestas que recibimos”, dice el informe.

El IRRP también hizo recomendaciones no especificadas a la arquidiócesis, que “se ha comprometido a continuar monitoreando las mejores prácticas en el campo de la política de ambiente seguro, revisar periódicamente sus propias políticas y estar preparado para adaptar y evolucionar sus enfoques según sea necesario”, concluyó el informe.

– – –

Por Mateo Gambino.

Gambino es director y gerente general de CatholicPhilly.com, el sitio web de noticias de la Arquidiócesis de Filadelfia.

CATHOLICNEWS.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *