Pentecostés de sangre en Nigeria. La masacre en una iglesia

ACNjunio 6, 2022
  • La fiesta de Pentecostés se vio empañada en Nigeria por un ataque a una iglesia. Ocurrió en el estado de Ondo, en el suroeste del país. 
  • Se estaba celebrando una misa en la iglesia católica de San Francesco, en la ciudad de Owo, cuando hombres armados irrumpieron disparando y arrojando explosivos
  • “Cualquiera que sea el costo, este país no cederá ante el mal y nunca se rendirá ante los malvados”, dijo el presidente Muhammadu Buhari. Pero en realidad su país se ha rendido a los malvados, dada la violencia endémica que también afecta a la Iglesia.

 

La fiesta de Pentecostés se vio empañada en Nigeria por un ataque a una iglesia. Ocurrió en el estado de Ondo, en el suroeste del país. Se estaba celebrando una misa en la iglesia católica de San Francesco, en la ciudad de Owo, cuando hombres armados irrumpieron disparando y arrojando explosivos. Todavía no hay noticias ciertas, pero se habla de un número muy elevado de muertos y heridos, entre ellos muchos niños. Según el testimonio de un médico, al menos 50 cuerpos fueron trasladados a dos hospitales de la ciudad. Ante la noticia de la masacre, el gobernador del estado, Arakunrin Oluwarotimi Akeredolu, quien en ese momento se encontraba en la capital federal Abuja, regresó de inmediato a su cuartel general.

El presidente federal, Muhammadu Buhari , también tuvo duras palabras de condena. “Solo los demonios -dijo- podrían haber llevado a cabo una acción atroz similar. Cueste lo que cueste, este país no cederá ante el mal y nunca se rendirá a los malvados”.   

Pero tal vez sea demasiado tarde, tal vez el mal y los malvados ya se han apoderado. Desde hace un tiempo, la violencia en Nigeria se extiende prácticamente sin oposición y en los últimos años la situación se ha deteriorado en casi todo el país: en el noreste, donde los grupos yihadistas Boko Haram e Iswap realizan atentados y atentados para imponer la ley islámica y huir de los cristianos; en las regiones centrales, donde los enfrentamientos armados entre pastores y agricultores son cada vez más sangrientos y frecuentes; en el noroeste y sur, donde bandas armadas realizan continuos secuestros con fines de extorsión y no perdonan ni a los religiosos.

Al principio, basado en algunos testimonios., se dijo que el sacerdote oficiante, el padre Andrés Abayomi, había sido secuestrado y con él otros sacerdotes o fieles. Sin embargo, la noticia fue posteriormente desmentida por las autoridades católicas locales. Pocas horas después del ataque, el portavoz de la diócesis de Ondo, el padre Augustine Ikwu, aseguró que todos los sacerdotes de la parroquia estaban a salvo y que monseñor Jude Ayodeji Arogunde, obispo de Ondo, estaba con ellos. Monseñor Arogundade expresó con un comunicado su cercanía a las familias de las víctimas e instó a los católicos de la diócesis a “mantener la calma, respetar la ley y orar por la paz y por el retorno a la normalidad”. A su llamado se unió el gobernador Akeredolu, quien en una serie de tuits recomendó a todos “no tomar justicia por sí mismos”.

El ataque aún no ha sido reivindicado . Es poco probable que se trate de una acción llevada a cabo por los yihadistas del norte. Ondo se encuentra en la mitad sur del país que es predominantemente cristiano Incluso antes de 2016, cuando era más fuerte, capaz de llevar a cabo ataques en un rango mucho más amplio, Boko Haram, que tiene su bastión en el estado norteño al este de Borno, nunca ha logrado atacar hasta ahora. Ni siquiera ISWAP, formado en 2016 por la secesión de Boko Haram, ha ido nunca más allá de la región del lago Chad donde ha creado su propio enclave.

Más bien podría haber sido un intento fallido de secuestro y, de ser así, no debería sorprender que los delincuentes hayan llevado a cabo tal masacre para llevarlo a cabo. En marzo pasado, hombres armados atacaron el tren que conecta la capital federal, Abuja, con Kaduna, la capital del estado homónimo. Secuestraron a un número indeterminado de personas y mataron a nueve, cuyos cuerpos han sido encontrados, o tal vez más, ya que todavía hay muchas personas desaparecidas.

Justo una semana antes, el domingo 29 de mayo, el líder de la Iglesia Metodista de Nigeria, Su Eminencia Samuel Kanu, y otros dos sacerdotes fueron secuestrados en el estado de Abia, en el sureste del país, mientras conducían por la carretera que conecta Enugu, capital del estado del mismo nombre, con Port Harcourt, capital del estado de Rivers. Los tres fueron liberados ilesos después de solo 24 horas de cautiverio. Para su liberación se pagaron 100 millones de naira, equivalentes a 240 mil dólares. La enorme y engorrosa suma fue entregada a los secuestradores en cinco bolsas de 20 millones de nairas cada una. Su Eminencia dijo a los medios que los secuestradores los amenazaron de muerte si no pagaban el rescate y que les mostraron un canal en el que habían arrojado los cuerpos descompuestos de algunas víctimas anteriores. El prelado también aclaró que el dinero del rescate fue recaudado por la Iglesia Metodista de Nigeria y que no hubo intervención de las autoridades nigerianas en las negociaciones. Se rumoreaba que tropas del gobierno estaban involucradas en el secuestro, pero el ejército nigeriano lo negó en un comunicado.

El 24 de mayo, dos sacerdotes católicos fueron secuestrados en el estado noroccidental de Katsina : el padre Stephen Ojapa y el padre Oliver Okpara. Un gran número de hombres armados irrumpieron en la rectoría de la iglesia de San Patricio en Gidan Maikambo alrededor de la medianoche y se los llevaron. Ellos y otros dos sacerdotes, el padre John Bako Shakwolo y el padre Alphonsus Uboh, siguen en manos de los secuestradores.

 

Por ANNA BONO.

Lunes 5 de junio de 2022.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *