La Curia del Papa Francisco y sin Misa con cardenales

ACNjunio 6, 2022

Lo que debería ocurrir hoy en la Curia romana (el condicional es obligatorio: los rumores son rumores, las cosas pueden cambiar en un momento) es un revulsivo y el golpe definitivo del Papa Francisco a la Curia y a la filosofía misma de los dicasterios . El 5 de junio entró en vigor la constitución apostólica Praedicate Evangelium, por lo que el Papa tendrá que cambiar el nombre de todos los jefes de dicasterio.

Las citas son necesarias. Hay una Curia completamente nueva, con diferentes destinos, por lo que también se deben anunciar las confirmaciones de los que permanecen en sus cargos . Todo comienza desde cero. Eso sí, si se confirman los rumores, este 6 de junio será recordado como el día de una de las mayores remodelaciones de la Curia romana desde tiempos inmemoriales.

El Papa Francisco debería enviar al Cardenal Luis Antonio Tagle para encabezar el Dicasterio para los Obispos en lugar del Cardenal Marc Ouellet, quien cumplió 77 años y está dos años más allá de la edad de jubilación.

Esto liberaría el cargo de pro-prefecto del Dicasterio para la Evangelización. Dado que el otro proprefecto, Rino Fisichella, es arzobispo , probablemente será otro arzobispo. Quizás el arzobispo Giampietro Dal Toso , actualmente secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos.

El Dicasterio para la Educación y la Cultura Católica debería recaer en el Cardenal Tolentino Mendonça , quien también mantendría su cargo de Bibliotecario y Archivero de la Santa Romana Iglesia.

El cardenal Paolo Lojudice debería ser trasladado a Roma como vicario del Papa . El actual vicario, el cardenal Angelo de Donatis , deberá ocupar el lugar de la Penitenciaría Mayor, en sustitución del cardenal Mauro Piacenza, que ahora tiene 77 años.

No está claro quién irá al Dicasterio para la Doctrina de la Fe . El candidato obvio siempre ha sido el arzobispo Charles J. Scicluna , que no estaba en la lista de nuevos cardenales anunciada por el Papa Francisco el 29 de mayo. No es un hecho que el nuevo prefecto deba ser cardenal. Aún así, también es cierto que el Papa dijo una vez que había querido al prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y al Limosnero como cardenales porque representaban las dos armas del Papa, la fe y la caridad .

Algunos hablan del Cardenal Tagle como listo para el papel de prefecto de la Doctrina de la Fe (quien entonces dirigiría el Dicasterio de los Obispos, tendría que ser determinado) . Algunos piensan en una sorpresa del Papa, incluso razonando que el Papa podría emitir una “adenda” a la lista de cardenales. Después de todo, ha anunciado un consistorio con tres meses de antelación, y hay tiempo de sobra. Es más, no sería la primera vez: Juan Pablo II hizo algo similar en 2001, que se ha convertido en el consistorio más impactante de la historia reciente .

Pero hay otros departamentos que cubrir. El cardenal Leonardo Sandri , prefecto de la Congregación para las Iglesias Orientales, también ha superado la edad de jubilación. Podría quedarse unos meses más, solo para ser reemplazado por el cardenal Dominique Mamberti , el actual prefecto de la Signatura Apostólica. ¿Y quién iría a la Signatura? Posiblemente el arzobispo Filippo Iannone, actual presidente del Pontificio Consejo para los Textos Legislativos. Al frente de los Textos Legislativos, por tanto, iría el obispo Marco Mellino , secretario del Consejo cardenalicio y uno de los redactores de la reforma de la Curia.

Luego habrá que nombrar nuevos secretarios, redefinir roles y reiniciar la maquinaria de la Curia. Este lunes, por lo tanto, será recordado como el día en que la Curia se convirtió en verdad en la del Papa Francisco.

Así, a partir del anuncio del consistorio de agosto, el Papa Francisco habrá dado forma definitiva al rostro que quiere de la Iglesia en apenas una semana. Si el Papa muere antes del consistorio, los cardenales anunciados pero no creados ya no se convertirían en cardenales. Sin embargo, el Papa habrá ayudado a encaminar las cosas, dar señales precisas y consolidar a sus leales.

Por lo tanto, esta posible reorganización debe estar conectada con el consistorio del 27 de agosto, pero sobre todo con el 29 y 30 de agosto. El 27 de agosto , el Papa Francisco creará 21 nuevos cardenales, elevando temporalmente a 132 el número de cardenales que pueden votar en el cónclave. De estos, el 62 por ciento habría sido creado por el Papa Francisco.

Curiosamente, no habrá misa con los nuevos cardenales el día 28, porque el  Papa estará en L’Aquila , por la  perdonanza celestiniana , la indulgencia especial concedida por Celestino V a su territorio. Celestino V  es también un Papa que renunció al Pontificado. Visto al revés,  el gesto de Benedicto XVI de  dejar un palio sobre su ataúd durante su visita en 2009 fue considerado un aviso simbólico al que  Benedicto XVI  podría haber renunciado como lo hizo Celestino. Entonces, es interesante que el  Papa Francisco  vaya allí en ese mismo lugar en lugar de celebrar con los nuevos cardenales.

Los días 29 y 30 de agosto, los cardenales se reunirán por primera vez desde 2015. Entonces, el tema de discusión fue la reforma de la Curia. Será lo mismo en 2022. La diferencia es que en 2015 el tema era cómo reformar la Curia. En 2022, el Papa Francisco pedirá a los cardenales que tomen nota del trabajo ya realizado .

Sin embargo, esa reunión será crítica precisamente porque, por primera vez, los viejos y nuevos cardenales podrán conocerse, entender lo que piensan los demás e incluso posiblemente pensar sobre la sucesión del Papa Francisco .

Algunos piensan en un gesto llamativo del Papa, como su renuncia. En cambio, sin embargo, ahora existe la idea de comenzar a cambiar las reglas. El cardenal Oscar Andrés Rodríguez Maradiaga, quien presidió el Consejo de Cardenales, dijo que era hora de establecer normas para la renuncia de un Papa y reformar el Código de Derecho Canónico .

De ahí la noción de tener personas en posiciones legales, alineadas con el pensamiento del Papa Francisco, para un verdadero golpe, un “shock and pavor” que anularía toda resistencia . Estas suenan como palabras duras, y tal vez lo sean. Sin embargo, llama la atención que, recientemente, las ordenaciones diaconales de la diócesis de Toulon en Francia hayan sido suspendidas porque son principalmente de orientación tradicionalista.

En la práctica, una acusación al obispo local, que no ha formado nuevos sacerdotes más acordes con un supuesto espíritu litúrgico conciliar. Y así, las Traditions Custodes, que abolieron la liberalización del rito tradicional, se convirtieron en una prueba de fuego: por la forma en que se aplica, se puede entender cómo los obispos aprueban la línea del Papa .

Queda por ver si la resistencia se desarrolla ahora. Al fin y al cabo, lo que se llama resistencia ha sido una escaramuza dialéctica que, sin embargo, nunca ha impedido la obediencia al Papa. Ahora, algo ha cambiado, como lo demuestran los votos por el cardenal Zuppi como presidente de la Conferencia Episcopal Italiana : no era el candidato del Papa, pero era un candidato que el Papa no podía rechazar.

Entonces, ¿cómo será el clima en la Iglesia después de este trastorno, si es que se lleva a cabo ? ¿Prevalecerá el miedo? ¿Y permanecerá este temor para el cónclave por venir?

 

Por ANDREA GAGLIARDUCCI.

CIUDAD DEL VATICANO.

LUNES 6 DE JUNIO DE 2022.

MONDAYVATICAN.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *