Desde 1983 hay 2 tipos de Consistorios: ordinarios y extraordinarios

ACNjunio 6, 2022
Antes de la promulgación del Código de Derecho Canónico, en la Iglesia existían diferentes formas de Consistorio (secreto, público, semipúblico) pero a partir de 1983 estas ‘asambleas’ se redujeron a dos clases:

 

Benedicto XVl anunció su renuncia en un Consistorio Público Ordinario.

 

“Can. 353 – §1. Los cardenales asisten principalmente al Pastor supremo de la Iglesia en la actividad colegial en los consistorios, en los que se reúnen por orden del Romano Pontífice y bajo su presidencia; Los consistorios pueden ser ordinarios o extraordinarios.
§2. En el consistorio ordinario se convoca a todos los cardenales, al menos a los que se encuentran en la ciudad, para ser consultados sobre algún asunto grave, que sin embargo ocurre con mayor frecuencia, o para realizar ciertos actos de la más alta solemnidad.
§3. En el Consistorio Extraordinario, que se celebra cuando lo aconsejan las necesidades particulares de la Iglesia o el tratamiento de cuestiones particularmente graves, son convocados todos los Cardenales.
§4. Sólo puede ser público el consistorio ordinario en el que se celebren solemnidades particulares, es decir, en el que sean admitidos, además de los cardenales, los prelados, los legados de las sociedades civiles y otros que sean invitados. »
(Código de Derecho Canónico, 1983)
***
Consistorio público ordinario
El consistorio público ordinario es convocado para solemnizar actos particulares del pontífice como, por ejemplo: provisión de las iglesias con el nombramiento de los principales obispos residenciales; la alegación de las causas de canonización, cuando el relativo proceso en la Congregación para las Causas de los Santos haya concluido con la petición del placet o la sentencia sobre la conveniencia, en las circunstancias actuales, de que el beato sea propuesto como modelo de santidad a la Iglesia universal; las opciones de los cardenales por los títulos presbiterales y diaconíacos de Roma, la confirmación del nombramiento del cardenal protodiácono, la publicación de los nuevos cardenales, creados por decreto del Romano Pontífice [6].
Benedicto XVI impone el birrete al cardenal Paolo Sardi en el consistorio público ordinario para la creación de nuevos cardenales el 20 de noviembre de 2010.
***
Consistorio público ordinario para la creación de nuevos cardenales
En la Iglesia contemporánea, los consistorios públicos para la creación de nuevos cardenales despiertan mucho interés entre los fieles. El rito vinculado a este tipo de consistorio fue reformado tras el Concilio Vaticano II en 1969 por Pablo VI [7] y, a pesar de haber asumido una forma más sobria y simplificada que en el pasado, aún conservaba los elementos esenciales: el juramento, la imposición del gorro (en lugar del galero) y la asignación del título o diaconía; la entrega del anillo cardenalicio tuvo lugar en la misa concelebrada por el Papa con los nuevos cardenales al día siguiente del Consistorio. En las últimas décadas el rito ha sufrido nuevas modificaciones y variaciones en la práctica hasta las últimas modificaciones introducidas por Benedicto XVI con motivo del consistorio del 18 de febrero de 2012.
El nuevo rito se inserta en un contexto de oración y no de celebración litúrgica. El Papa, vestido con el hábito coral (con muceta y estola), inicia el rito con una pausa de un momento de oración silenciosa ante la tumba del apóstol Pedro; después de la oración se proclama el pasaje evangélico de Marcos 10, 32-45, seguido de un discurso del Santo Padre. Luego, el Papa enumera los nombres de los nuevos cardenales y anuncia el orden al que están asignados. Después de la profesión de fe y el juramento de los nuevos cardenales, el Papa les impone la birreta, entrega el anillo, asigna el título o diaconía, entrega la carta de creación de un cardenal y asignación del título o diaconía y luego intercambia con el nuevo cardenal el abrazo de la paz. El nuevo cardenal cambia el abrazo de paz y llega al lugar preparado para él. El rito termina con el Padre Nuestro y la oración.
La misa del día siguiente al consistorio es una celebración de acción de gracias al Señor por el don de los nuevos cardenales a la Iglesia; al inicio de la celebración, el primero de los nuevos cardenales dirige una palabra de agradecimiento al Santo Padre en nombre de todos los cardenales. (Hoja de Wikipedia)
[1] 11 de febrero de 2013

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *