Saberes y sabores: Diseño de Vida

ACNjunio 5, 2022

La vida es cosa preciosa, aun en tiempo de servicio, porque el que no vino a servir, entonces para qué vino. Los hombres están a punto de sacrificarlo todo por conseguir bienes y servicios, mientras que el ideal es gozar largos años de existencia en la tierra de los vivos y morir en una vejez dichosa, de edad avanzada y saciada de todos los días vividos.

También podemos decir que la vida es cosa frágil, porque todos los seres vivos, sin excluir al hombre, poseen la vida solo a título precario. Estamos, por naturaleza, sujetos a la muerte. Efectivamente la vida es corta, una sombra, una nada. La vida es cosa sagrada, porque toda vida viene de Dios.

Los caminos de la vida son los de la justicia cuando se vive enteramente con dignidad y, por ende, se ajusta a los principios y valores. Es importante tener en cuenta que aquello que se entiende como una vida digna depende de las personas y las culturas, pero este concepto se vincula con la falta de cubrir las necesidades básicas y con una calidad de vida relacionada con el acceso a los bienes y los servicios, además de un estilo armónico, entre otras cuestiones.

Creo que todo ser humano tiene derecho al debido respeto de su persona, a la buena reputación, así como a la libertad para buscar la verdad dentro de los límites del orden moral y del bien común.

La violencia y la inseguridad que se vive actualmente en el país está relacionada con actividades criminales, mediante las cuales se expone a la población ante un sin número de violaciones de los desechos humanos; entre estas actividades se destacan ejecuciones extrajudiciales, torturas, maltratos, desapariciones, violencia contra la mujer y detenciones arbitrarias, provocando una incertidumbre con la cual las personas no se sienten seguras en su vida, al grado de afectarlas psicológicamente.

Ante esta realidad es conveniente realizar un Proyecto de vida a corto, mediano y largo plazo. Sin importar la edad, es conveniente ponerse en marcha, para ello, debes identificar tus prioridades, así como los diferentes puntos de interés en la vida. Éstos pueden ser la vida profesional, la vida espiritual, la vida familiar, los objetivos y metas por lograr, los tiempos, los recursos y demás.

La vida espiritual no consiste en un esfuerzo de autoperfeccionamiento, como si nosotros los hombres, con nuestras fuerzas, pudiéramos promover el crecimiento integral como personas y conseguir la salvación. El corazón del hombre es transformado por la gracia del Espíritu Santo y solo puede vivir como verdadero hijo de Dios sostenido por esa gracia.

La espiritualidad tampoco consiste en llegar a ser casi inmaterial, sin asumir un compromiso responsable en el rol desarrollado, por tanto, el Espíritu Santo, lejos de llevarnos a “evadir las responsabilidades”, llega al interior y moviliza todo nuestro ser, es decir, la inteligencia y la voluntad para hacer buen uso de la libertad, para que, de este modo, podamos dar muestras de una vida en el espíritu y convertirnos en hombres nuevos, movidos por el buen espíritu.

La familia es importante, pero cómo superar a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El pasado 30 de mayo ésta invadió por extensión las disposiciones del artículo 75 del Código Civil, que sostenía institucional y judicialmente al matrimonio, únicamente entre hombre y mujer, excluyendo toda unión ajena de la naturaleza. Por tanto, ¿cómo diseñar un proyecto en donde se incluya la vida familiar, si lo que el gobierno pretende es acabar con esta institución?

Vivir en la calidad de vida es el testimonio de una nueva vida que supone conocer a Dios. Así como es posible una vida nueva en el espíritu, también es posible una vida familiar, sana, sin ir en contra de la propia naturaleza.

 

 

Por RUAN ÁNGEL BADILLO LAGOS.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *