El Evangelio quiere decirnos que “Jesús es el gran sacerdote de nuestra vida”, comenta Francisco

ACNmayo 29, 2022
“Al ascender al Cielo, en lugar de permanecer cerca de unos pocos con su cuerpo, Jesús se hace cercano a todos con su Espíritu”, dijo hoy el Papa.
 Estas son las enseñanzas que Francisco, en el Regina Coeli de este domingo, subraya de la página del Evangelio de hoy, insistiendo en los gestos que hace Jesús antes de subir al cielo, cuando anuncia el don del Espíritu Santo a los discípulos y, como un sacerdote , los bendice. 

Jesús nunca nos abandona: dándonos el Espíritu Santo permanece presente en nosotros para “hacernos sus testigos en el mundo” y, ascendiendo al Padre, lleva consigo nuestra humanidad para interceder siempre por nosotros. Que esto también sea un modelo para nuestras vidas.

En efecto, al subir al Padre asegura la efusión de su Espíritu. En otra ocasión había dicho: “Os es bueno que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá a vosotros el Paráclito” (Jn 16, 7), es decir, el Espíritu. También en esto vemos el amor de Jesús por nosotros: la suya es una presencia que no quiere limitar nuestra libertad. Al contrario, nos hace sitio, porque el verdadero amor genera siempre una cercanía que no aplasta,(…) pero hace protagonistas. Y así Cristo asegura: “Yo voy al Padre, y vosotros seréis revestidos de poder desde lo alto: Yo os enviaré mi propio Espíritu y con su fuerza continuaréis mi obra en el mundo”. (cf. Lc 24,49). Por eso, al ascender al Cielo, en lugar de permanecer cerca de unos pocos con su cuerpo, Jesús se hace cercano a todos con su Espíritu. El Espíritu Santo hace presente a Jesús en nosotros, más allá de las barreras del tiempo y del espacio, para hacernos sus testigos en el mundo.

Inmediatamente después -es la segunda acción- Cristo levanta las manos y bendice a los apóstoles (cf. v. 50). Es un gesto sacerdotal. Dios, desde el tiempo de Aarón, había encomendado a los sacerdotes la tarea de bendecir al pueblo (cf. Nm 6, 26). El Evangelio quiere decirnos que Jesús es el gran sacerdote de nuestra vida. Jesús sube al Padre para interceder por nosotros, para presentarle nuestra humanidad. Así, ante los ojos del Padre, están y estarán siempre, con la humanidad de Jesús, nuestras vidas, nuestras esperanzas, nuestras heridas. Por eso, mientras hace su “éxodo” al Cielo, Cristo “nos conduce”, va a prepararnos un lugar y, desde ahora, intercede por nosotros, para que podamos estar siempre acompañados y bendecidos por el Padre.
Hermanos y hermanas, pensemos hoy en el don del Espíritu que recibimos de Jesús para ser testigos del Evangelio. Preguntémonos si realmente somos; e incluso si somos capaces de amar a los demás dejándolos libres y haciéndoles un lugar. Y luego: ¿sabemos ser intercesores por los demás, es decir, sabemos orar por ellos y bendecir sus vidas? ¿O usamos a otros para nuestros propios intereses?


Aprendamos esto: la oración de intercesión, interceder por las esperanzas y los sufrimientos del mundo, por la paz. ¡Y bendigamos con los ojos y con las palabras a los que encontramos todos los días! Ahora oremos a Nuestra Señora, la bendita entre las mujeres que, llena del Espíritu Santo, siempre ora e intercede por nosotros.

 

La ascensión no es abandono: el Espíritu Santo es Jesús en nosotros

 

Es el corazón de la reflexión que el Papa Francisco propone a los fieles el domingo en que, en Italia y en otras partes del mundo, se celebra la Ascensión del Señor, su ascensión al cielo en la última aparición del Resucitado. ante los discípulos. Jesús, por tanto, culmina su vida terrena -como profesamos en el Credo- volviendo al Padre celestial, no sin antes haber enviado el Espíritu Santo sobre los discípulos y haberlos bendecido. Estos son los dos gestos en los que Francisco se centra con motivo de la representación del Regina Coeli, para luego llegar a hablar a nuestra vida y a nuestra cotidianidad:

En primer lugar, Jesús dice a sus amigos: “Os envío a Aquel que mi Padre ha prometido”. Está hablando del Espíritu Santo, del Consolador, de Aquel que los acompañará, los guiará, los sostendrá en su misión, los defenderá en las batallas espirituales. Entonces entendemos una cosa importante: Jesús no está abandonando a sus discípulos. Asciende al Cielo, pero no nos deja solos. En efecto, al subir al Padre asegura la efusión del Espíritu Santo, de su Espíritu.

 

El verdadero amor es la cercanía que no aplasta

 

Precisamente en el acto de dejarnos, por tanto, Jesús asegura permanecer, “más allá de las barreras del tiempo y del espacio”, siempre presente en nosotros, gracias al don del Espíritu Santo que nos hace sus testigos libres y gozosos:

También en esto vemos el amor de Jesús por nosotros: la suya es una presencia que no quiere limitar nuestra libertad. Al contrario, nos hace sitio, porque el verdadero amor genera siempre una cercanía que no aplasta, no es posesiva, es cercana, pero no es posesiva. El verdadero amor hace protagonistas .

 

Con Jesús estaremos siempre “delante del Padre”

 

Como sacerdote, pues, vuelve a narrar la página del Evangelio de Lucas de hoy, Jesús “levantó las manos, las bendijo. Mientras los bendecía, se separó de ellos y fue llevado al cielo”. Esta -explica el Papa- es la segunda acción que marca el desprendimiento terrenal de Cristo, un “gesto sacerdotal” que todavía habla del amor divino porque, en el momento del desprendimiento, Jesús toma sobre sí nuestra humanidad y la presenta al Padre para que así sea. para interceder siempre por nosotros:

 Así, ante los ojos del Padre, están y estarán siempre, con la humanidad de Jesús, nuestras vidas, nuestras esperanzas, nuestras heridas. Por eso, mientras hace su “éxodo” al Cielo, Cristo “nos conduce”, va a prepararnos un lugar y, desde ahora, intercede por nosotros, para que podamos estar siempre acompañados y bendecidos por el Padre.

Todo esto habla de nuestra vida y de nosotros, y el Papa dedica el último pasaje de su reflexión dominical a interrogarnos sobre el testimonio que damos como cristianos y sobre nuestra capacidad de amar: ¿dejamos libres a los demás dándoles un lugar? ¿Oramos por ellos o los usamos “para nuestros intereses”?

Aprendamos esto: oración de intercesión, interceder por las esperanzas y los sufrimientos del mundo, interceder por la paz. ¡Y bendigamos con los ojos y con las palabras a los que encontramos todos los días!

 

El Consistorio para la creación de 21 nuevos cardenales

 

Al término de los saludos posteriores al Regina Coeli, el Papa anunció que el lunes y martes 29 y 30 de agosto se realizará un encuentro de todos los cardenales para reflexionar sobre la nueva Constitución Apostólica Praedicate evangelium y que el sábado 27 de agosto se realizará un Consistorio para se llevará a cabo la creación de los nuevos cardenales. “Rezamos para que me ayuden -dijo- en la misión de obispo de Roma”.

 

En oración por la paz: el Rosario del 31 de mayo con el Papa

 

Y el Papa vuelve sobre el tema de la paz también al final del rezo del Regina Coeli, dirigiéndose a la Plaza y al mundo para invitar a todos a unirse al rezo del Rosario que él guiará, en conexión con numerosos Santuarios del mundo incluso en territorios de guerra, el 31 de mayo a las 18 h en la Basílica de Santa Maria Maggiore. Juntos para obtener el “regalo que el mundo espera”..

Mirando hoy, sin embargo, Francisco también relanza la 56ª Jornada Mundial de las Comunicaciones sobre el tema de la escucha: “saber escuchar, dejar que los demás lo digan todo”, fue el subrayado, “y crecer en esta capacidad”.

Otro aniversario que recuerda hoy el Papa es la 21ª edición de la Jornada Nacional dedicada a la promoción de la cultura del socorro. El enfermo -dice- siempre es más importante que la enfermedad y aunque no se pueda curar, siempre se puede consolar y hacer sentir cercanía.

Un largo aplauso luego, como de costumbre, el Papa pidió por el nuevo beato, don Luigi Lenzini, sacerdote y mártir de Módena, muerto en odium fidei en 1945 por la furia ciega del comunismo anticlerical. Ayer tuvo lugar la celebración en la Catedral de Módena, presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. En un clima de odio – dijo – este sacerdote, mensajero de la verdad y de la justicia, puede ayudarnos a dar testimonio del Evangelio con franqueza.

 

Gabriella Ceraso.

Ciudad del Vaticano.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *