Beatificación de sacerdote asesinado por comunistas

ACNmayo 29, 2022

Con la beatificación el sábado en Módena de don Luigi Lenzini, asesinado en julio de 1945 -después de la guerra- por un comando de partisanos comunistas, la Iglesia llega a dos. Son muchos los beatos que son reconocidos como mártires in odium fidei en el llamado Triángulo de la muerte. Se trata del beato Rolando Rivi, seminarista de Reggio, asesinado el 13 de abril de 1945 por un grupo de Gappisti en las montañas de Módena y de Don Lenzini, que era párroco no muy lejos, en Crocette di Pavullo y asesinado en la final de un período de ataque compuesto por amenazas, represalias y una campaña de odio que presenciaron sus feligreses.

Se trata de beatificaciones importantes que desde cierto punto de vista contribuyen a escribir una página importante de la historia de la guerra civil escondida en el relato de la buena ResistenciaEn el bienio ’44 ’45 también murió gente por venganza política, no sólo para liberar a Italia del invasor nazi, sino también para hacerse justicia sobre una base ideológica y para afirmar la ideología comunista que una parte – una parte – de los partisanos trató de imponer con violencia y odio mezclándolo con la noble lucha partidista.

En cambio, la Anpi de Módena ha demostrado una vez más que en estos temas estamos estancados hace 70 años.

Precisamente con motivo de la ceremonia de beatificación , que tuvo lugar en presencia del prefecto para las causas de los Santos, el cardenal Marcello Semeraro, la asociación de combatientes comunistas, ahora desprovista de cualquier protagonista de la guerra por estar todos muertos, ha escribió una carta al obispo de Módena estigmatizando la beatificación:
El bárbaro asesinato de Don Lenzini de ninguna manera puede atribuirse a la lucha partidista ya quienes la libraron únicamente para liberar al país de la dictadura y la ocupación alemanas. (…). El juicio para llevar ante la justicia a los asesinos de Don Lenzini terminó con la absolución de los presuntos culpables, pero llegamos a decir que aunque un ex partisano fuera declarado culpable, ese asesinato no podría atribuirse a la lucha partidista y a la Resistencia. ., sino al único hombre que lo cometió» .

Los sospechosos del crimen, de hecho, fueron absueltos por insuficiencia de pruebas , y esto sirve a la Anpi para liberarse de una responsabilidad política y cultural que, en cambio, está perfectamente comprobada.

La Anpi, en efecto, guarda silencio sobre el clima de intimidación muy fuerte que sufrió el juicio, con testigos que por miedo se retractaron, y guarda silencio sobre la reconstrucción precisa de los carabinieri que identificaron a la policía partisana y al PCI de Pavullo, el autor intelectual de ese crimen. Crimen que maduró en el contexto de las homilías de don Lenzini, quien, como muchos sacerdotes de la zona, había entendido que detrás del pañuelo rojo de tantos partisanos se escondía la voluntad de hacer justicia a los enemigos del pueblo y denunció el riesgo a los fieles también para la deseada ateización de la empresa.

Todos los sacerdotes que se comportaron así terminaron en ese fin o se arriesgaron a hacerlo. Y también las formas en que Don Lenzini fue llevado en la noche y perseguido hasta el campanario donde se escondía, fueron los mismos crímenes contra los sacerdotes perpetrados en la época: un luchador al que acudir para llevar el viático y luego el desaparecido . sacerdote. o hallado muerto.

Por tanto, no cabe duda de que el crimen de don Lenzini maduró en un ambiente partidista , aunque los culpables, nombre y apellido no hayan sido asignados a la justicia. Pero esta es tarea de los tribunales, no de la Iglesia que con estas beatificaciones está realizando una importantísima labor de reconstrucción de una historia que no quiso reconocerse debido a la hegemonía comunista que impidió admitir que durante la Resistencia se mató a ellos mismos por odio al anillo de bodas.

Desde cierto punto de vista, en efecto , las palabras de la Anpi son ciertamente ciertas: el crimen de don Lenzini no tiene nada que ver con la lucha partidista. Verdadero. De hecho, tiene que ver con el plan sistemático de justicia arbitraria llevado a cabo por los gappistas, la policía partisana y el Partido Comunista Italiano para eliminar a los incómodos protagonistas de la futura reconstrucción de Italia. El hecho de que no se haya dado nombre a los culpables muchas veces es culpa de una justicia que no ha hecho su trabajo y el hecho de que si para este tipo de delitos no se llega a una confesión, es difícil encontrar indicios de ciertos asesinatos vistos. también las incrustaciones de silencio de que estas tierras, en estos temas, son víctimas.

Darle un nombre y un rostro a los asesinos de don Umberto Pessina , por ejemplo, tomó casi 50 años y un sensacional proceso de revisión. Se llegó a un final solo después de que los perpetradores, por cierto ex Gappistas siempre protegidos por el PCI, confesaron y así exoneraron al ex alcalde de Correggio que injustamente pasó 10 años en prisión por ese crimen.

Pero que el autor confiese o no no disminuye la esencia del martirio, que es clara y cristalina en todos los casos, exactamente como en España, pues no conocemos todos los nombres y apellidos de los revolucionarios que mataron a los curas en el 36.

En el caso de Rolando Rivi, quien fue el primero , la causa de beatificación estuvo sustentada en una sólida reconstrucción histórica que incluía las tres sentencias de condena de los asesinos; en la de don Lenzini, incluso en ausencia de una condena de los perpetradores, se documenta el clima de persecución del que el sacerdote fue objeto continuamente a manos de los Gappistas.

Pero, a pesar de los desmentidos de la Anpi , que el Estado sigue financiando sin razón alguna, la historia vuelve a sacar a la superficie su verdad.

Si desea llevar a cabo beatificaciones de sacerdotes asesinados in odium fidei en el Triángulo de la muerte , tiene muchas opciones. Por ejemplo: para don Umberto Pessina los nombres de los asesinos ya están escritos en la sentencia de revisión de 1991, mientras que para don Giuseppe Iemmi, cuyo martirio es tan evidente que siempre ha sido considerado el verdadero mártir de Reggio, muerto en el monte Fòsola donde había sido conducido como un Cristo en el Calvario, los nombres de los asesinos con mucho nombre de guerra están escritos en blanco y negro porque son vistos por decenas y decenas de testigos presenciales: Astro y Briano.

 

Por ANDREA ZAMBRANO.

Lunes 30 de mayo de 2022.

ROMA, Italia.

lanuovabq.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *