El Presidente de los obispos alemanes…promovió a un acosador sexual.

ACNmayo 25, 2022
  • Según informan los medios de comunicación alemanes, el obispo de Limburgo y presidente de la Conferencia Episcopal Alemana (DBK), Georg Bätzing, promovió a un sacerdote a pesar de las acusaciones en su contra de acoso sexual contra dos mujeres.
  • Una luterana, que hoy es pastor de su congregación, y otra católica, seglar.
  • La luterana escribió al obispo preguntándole cómo es posible que haya promocionado a ese sacerdote.

 

El obispo de Stuttgart , Gebhard Fürst  se mostró crítico con la actuación de Bätzing en el caso descrito hoy miércoles: “Estoy perplejo y sorprendido. No conozco el caso exactamente ahora. Pero nunca haría algo así en mi diócesis“. ” dijo Fürst en una conferencia de prensa del Día Católico.

El texto adelantado el martes en el suplemento “Christ und Welt” del semanario “Die Zeit” da la impresión de que “el obispo Bätzing no escucharía a los afectados, se pondría del lado de los perpetradores y promovería a los acusados ​​en lugar de sancionarlos”. , explicó el portavoz de la diócesis, Stephan Schnell, hoy miércoles en Limburgo.

El obispo Gebhard Fürst estaba “perplejo y sorprendido” por el caso.

 

Se dice que el sacerdote católico acosó sexual y verbalmente a un pastor protestante en entrenamiento en 2000Se dice que el mismo pastor abusó sexualmente de un empleado parroquial católico en formación entre 2006 y 2007. Según el portavoz de la diócesis, este empleado de la diócesis le había dicho a la diócesis en 2007 que el sacerdote le había dado nombres cariñosos, entre otras cosas, y le había acariciado el cabello y la espalda con la mano.

«El discernimiento y el remordimiento» del sacerdote fueron el requisito y la justificación para nombrarlo decano de distrito a pesar de las acusaciones, informó el martes el suplemento «Christ und Welt» del semanario «Die Zeit». Mons. Bätzing había amonestado tiempo atrás al sacerdote por acosar a dos mujeres. La oficina de prensa de la diócesis de Limburgo confirmó las informaciones.

monseñor Georg Bätzing, presidente del Episcopado alemán. 

Según el informe, el sacerdote católico había acosado verbal y físicamente a una  seminarista luterana, hoy ya presbítera, en el año 2000. El mismo sacerdote también habría abusado de una asistente parroquial católica entre 2006 y 2007,  que ha descrito su caso a «Christ und Welt».“ En 2013, la trabajadora hizo pública la acusación de que el sacerdote le tocó el pecho debajo de la camiseta en 2007. El sacerdote también fue confrontado con esta acusación pero, a diferencia de las anteriores, las negó definitivamente”.

Mons. Bätzing escuchó a ambas mujeres después de convertirse en obispo de Limburgo en 2016, según la oficina de prensa de la diócesis. Entonces publicó «una reprimenda formal» al sacerdote. «Esta reprimenda es una amonestación y no una medida penal», dice el periódico. Con esos antecedentes, el obispo lo nombró posteriormente uno de los once decanos de distrito de la diócesis de Limburgo, que incluye partes de Hesse y Renania-Palatinado. Esto convierte al sacerdote en un representante regional del obispo.

La oficina de prensa de Limburgo dio la siguiente explicación al semanario:

«Dado que no se trataba de un comportamiento delictivo, que hubo discernimiento y remordimiento por parte del sacerdote y se había disculpado ante el asistente parroquial por su comportamiento, el obispo le nombró entonces decano del distrito».

 

La pastora luterana critica al obispo.

 

La seminarista es hoy pastora luterana, y aunque su nombre no se menciona por razones de privacidad personal, se sabe que ha criticado la promoción del sacerdote. Christ und Welt  cita un correo electrónico dirigido a Bätzing: «¿Cómo podemos realmente reconciliarnos con las fechorías del pasado y alejarnos de las estructuras destructivas y siniestras si los autores del pasado no sólo no son suspendidos, sino que son promovidos? Quede claro que desde un punto de vista moral, no puedo comprender esta decisión».

El portavoz de la diócesis de Limburgo, Stephan Schnelle, dijo el martes, al ser preguntado por la Agencia Católica de Noticias (KNA) sobre el segundo caso, que en 2007 una asistente parroquial había denunciado a la diócesis y alegado que el sacerdote de la parroquia en la que trabajaba la había llamado con nombres cariñosos y le había acariciado el pelo y la espalda con la mano. «La diócesis actuó directamente», dijo Schnelle. «En una conversación entre los responsables de la formación de la seglar y el sacerdote, se le dejó claro que debía abstenerse de ese comportamiento». La asistente parroquial había solicitado su traslado y había continuado su formación en otra parroquia de la diócesis. La mala conducta del párroco fue confirmada por otro testigo.

En 2010, la asistente parroquial, una vez completada su formación, denunció al comisario de abusos de la diócesis. En su peritaje jurídico, había valorado las denuncias de 2007 como «acoso sexual en el trabajo».

 

LIMBURG/STUTTGART.

Katolisch/InfoCatólica.

miércoles 25 de mayo de 2022.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *