Vaticano airea trapos sucios en juicio por propiedad en Londres: dinero, espías, intrigas…

ACNmayo 22, 2022

Es posible que el extenso juicio financiero del Vaticano aún no haya producido ninguna condena ni ninguna nueva prueba concluyente, mientras los fiscales trabajan en una primera ronda de interrogatorio de los 10 sospechosos acusados ​​de despojar a la Santa Sede de decenas de millones de euros.

Pero los testimonios hasta ahora han brindado muchos conocimientos sobre cómo funciona el Vaticano, con un elenco de personajes dignos de un thriller de Dan Brown o una tragicomedia de ShakespeareAudiencias recientes mostraron una burocracia eclesiástica que usaba el espionaje, permitía que personas ajenas con calificaciones no verificadas tuvieran acceso al Palacio Apostólico y se basaba en un mantra generalizado de evitar la responsabilidad del Papa, hasta que alguien estaba en juego.

Aquí hay algunas revelaciones hasta ahora en esta inusual emisión de los trapos sucios del Vaticano:

 

¿DE QUÉ SE TRATA EL JUICIO?

 

La investigación se originó por la inversión de 350 millones de euros (370 millones de dólares) de la Secretaría de Estado en una propiedad en Londres, que fue una debacle tal que el Vaticano vendió el edificio este año con una pérdida acumulada de más de 200 millones de euros (210 millones de dólares). .

Los fiscales han acusado a los corredores italianos, al antiguo administrador de dinero del Vaticano y a funcionarios del Vaticano de estafar a la Santa Sede con decenas de millones en honorarios y comisiones y de extorsionarla con 15 millones de euros (casi 16 millones de dólares) para finalmente hacerse con el control del edificio de Londres.

El Papa Francisco quería un juicio para mostrar su voluntad de tomar medidas enérgicas contra las supuestas irregularidades financieras. Sin embargo, tres años después, la investigación ha puesto de relieve algunas de las decisiones del propio Francisco y cómo los monseñores del Vaticano administraron una cartera de activos de 600 millones de euros (630 millones de dólares) con poca supervisión o experiencia externa.

 

¿Y LAS TANGENTES?

 

La investigación original ha generado tangentes, incluida una en la que un otrora poderoso cardenal, Angelo Becciu, es acusado de malversación de fondos por haber donado 125.000 euros (130.000 dólares) en dinero del Vaticano a una organización benéfica de Cerdeña dirigida por su hermano.

Vinculado a él está otra coacusada, Cecilia Marogna, analista de seguridad acusada de malversar 575.000 euros (más de 600.000 dólares) que Becciu pretendía como pago para liberar a una monja colombiana secuestrada por militantes de Al Qaeda. Ambos niegan haber actuado mal, al igual que los otros acusados.

 

ESPÍAS, ESPÍAS POR TODAS PARTES

 

La historia de Marogna, detallada por primera vez la semana pasada, es una historia notable que, de ser corroborada, sería un capítulo propio en la historia de la diplomacia del Vaticano.

Ella y Becciu dicen que logró ingresar al Palacio Apostólico sobre la base de un correo electrónico que le escribió a Becciu en 2015 sobre preocupaciones de seguridad. Basándose en su comprensión de la geopolítica y sus aparentes conexiones con la inteligencia italiana, se convirtió en asesora de Becciu, entonces número 2 en la Secretaría de Estado.

Según su declaración, Marogna se convirtió en un conducto para Becciu para todo, desde emisarios rusos que buscaban la devolución de reliquias sagradas hasta los esfuerzos del líder separatista de Cataluña para establecer un canal de comunicación con el Vaticano.

Becciu testificó que recurrió a Marogna en 2017 después de que una monja colombiana fuera secuestrada en Mali, y Marogna sugirió que una firma de inteligencia británica podría ayudar a liberarla. Becciu testificó que Francisco aprobó gastar hasta 1 millón de euros en la operación e insistió en que se mantuviera en secreto incluso para el propio jefe de inteligencia del Vaticano.

La historia sugiere que Becciu, con la aprobación del Papa, creó una operación de inteligencia paralela en el Vaticano utilizando a un italiano independiente.

No es el único caso de espionaje que plantea dudas sobre el estado del Vaticano como estado soberano: Becciu testificó la semana pasada que el propio Francisco ordenó la destitución del primer auditor general del Vaticano porque había contratado a una empresa externa para espiar a la jerarquía del Vaticano, a quien sospechaba de mala conducta.

En testimonios anteriores, un funcionario del Vaticano dijo a los fiscales que el reemplazo de Becciu, el arzobispo Edgar Peña Parra, había llevado a miembros del servicio secreto italiano a la Santa Sede para barrer su oficina en busca de micrófonos , sin pasar nuevamente por los propios gendarmes del Vaticano.

 

MONSEÑOR PERLASCA HACE UN CAMEO

 

Ninguna figura en el juicio es tan intrigante como Monseñor Alberto Perlasca, quien fue el principal administrador de dinero interno en la Secretaría de Estado, responsable del equivalente del Vaticano a un fondo soberano de riqueza con activos estimados en 600 millones de euros (alrededor de 630 millones de dólares).

Fue Perlasca quien recomendó ciertas inversiones o las desaconsejó, y fue él quien firmó los contratos a finales de 2018 dando al corredor italiano Gianluigi Torzi el control operativo de la propiedad londinense. La base para el cargo de extorsión contra Torzi es la acusación de los fiscales de que atacó rápidamente al Vaticano para obtener ese control y solo lo renunció después de recibir un pago de 15 millones de euros (casi 16 millones de dólares).

Perlasca fue al principio el principal sospechoso en el casoPero después de su primera ronda de interrogatorios en abril de 2020, Perlasca despidió a su abogado, cambió su versión y comenzó a cooperar con los fiscales.

A pesar de su participación en todos los tratos bajo investigación, Perlasca escapó de la acusaciónLa semana pasada, el tribunal le permitió participar en el juicio como parte lesionada, lo que le permitió posiblemente recuperar daños civiles.

Horas después de que el presidente del tribunal, Giupseppe Pignatone, lo admitiera como parte civil, Perlasca se presentó en el tribunal sin previo aviso, se sentó en la primera fila de la galería pública y declaró: “No me muevo”.

El fiscal Alessandro Diddi se opuso de inmediato y Pignatone le ordenó que se fuera, lo cual hizo.

 

PERDONE AL PAPA A TODA COSTA

 

Muchos de los acusados ​​han testificado que, en cruces clave, Francisco no solo fue informado de los problemas sino que los aprobó, incluido el momento crucial en el que el Vaticano tuvo que decidir si intentar demandar a Torzi para obtener la propiedad de Londres o pagarle.

Varios testigos y acusados ​​han dicho que Francisco quería “pasar página” y negociar un trato. Los fiscales dicen que Francis fue esencialmente engañado por sus propios subordinados, y posteriormente obtuvieron de Francis cuatro decretos ejecutivos secretos que les daban carta blanca para investigar de maneras que, según la defensa, violaron las garantías legales y los derechos humanos básicos de los sospechosos.

Pero culpar al Papa marca un desarrollo inusual, ya que la cultura del Vaticano generalmente busca evitar la responsabilidad del Papa por cualquier cosa que salga mal.

Becciu explicó esta tradición durante su testimonio al invocar su frase latina “In odiosis non faceat nomen pontificis”, que significa aproximadamente que el Papa no debe involucrarse en asuntos desagradables.

Becciu respondió a una pregunta sobre por qué el Papa solo aprobaba las decisiones financieras de forma oral, no por escrito.

Soy de la vieja escuela… donde tratas de proteger al Papa, proteger su autoridad moral sin involucrarlo demasiado en asuntos terrenales. Esto no significa no informarlo, sino no darle la responsabilidad de ciertas decisiones”, dijo.

Becciu se mantuvo así hasta que Francisco lo liberó del secreto pontificio para que pudiera testificar en su propia defensaBecciu luego reveló que el mismo Francisco había autorizado la operación de liberación de las monjas colombianas y había ordenado la renuncia del auditor general.

La semana terminó con el testimonio de uno de los diputados de Perlasca, Fabrizio Tirabassi, quien explicó cómo se tomaron las decisiones de inversión y los orígenes del negocio inmobiliario de Londres. Sus abogados dijeron que el testimonio de Tirabassi probó que no hubo delito en el trato.

El único misterio de esta historia es por qué alguien quiso hacer un juicio sobre un tema que los jerarcas de la Santa Sede querían cerrar con un trato, dijeron los abogados.

 

Por NICOLE WINFIELD.

CIUDAD DEL VATICANO.

AP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *