Una lección de catolicidad, la sanción del arzobispo Cordileone a la abortista Nancy Pelosi

ACNmayo 22, 2022
  • Cuestionado por el líder demócrata por el apoyo al aborto y el derecho a la comunión, el obispo de San Francisco ha hecho lo que todo obispo debería hacer en circunstancias similares: prohibir a Pelosi recibir la Eucaristía.
  • Obviamente, Cordileone será muy criticado por esto tanto por los políticos como dentro de la Iglesia, pero su carta de explicaciones también es impecable desde el punto de vista pastoral.

 

Una decisión de gran valentía y auténtica caridad pastoral. La carta dirigida por el arzobispo de San Francisco a la presidenta de la Cámara Nancy Pelosi, hecha pública el 20 de mayo, será interpretada como un acto político, como una injerencia de la Iglesia en el delicado momento actual a la espera de la decisión de la Corte Suprema sobre el “derecho” al aborto, como expresión de juicio sin piedad. En realidad, es en todos los aspectos un acto debido; adjetivo que no quiere minimizar la elección de Mons. Cordileone, pero subraya el mérito del pastor que hace lo que debe por la custodia de la santidad de los sacramentos, la protección de las personas a él confiadas y la llamada de los pecadores.

No se trata de un retorno a la Edad Media, según el énfasis negativo atribuido a esta expresión, sino de la aplicación de una norma específica del Derecho Canónico vigente, a pesar de que la mayoría de los pastores pretenden que esta norma no no existir, con grave perjuicio de los fieles.

Son bien conocidas las posiciones “proaborto” de Pelosi . Varias veces (ver aquí ) exhibió su ser católica, madre de cinco hijos, según su devoción y práctica, para apoyar la “libre elección” de la mujer -y de nadie más- de interrumpir o continuar un embarazo. El líder de los demócratas estadounidenses también se había convertido recientemente en el iniciador de una solicitud al Congreso para codificar la decisión de la Corte Suprema de 1973 Roe vs Wade en ley. A partir de esta nueva iniciativa de Pelosi, Cordileone había intentado varias veces poder conocerla personalmente, como escribió en la carta que le dirigió, sin embargo, sin ningún atisbo de disponibilidad por su parte.

La gota que colmó el vaso fue un extracto de sus declaraciones del pasado 4 de marzo a The Seattle Times , recogidas textualmente por el Arzobispo en su carta abierta a todos los fieles de su diócesis ( aquíen italiano): “La sola idea de decirle a las mujeres el tamaño, el momento o lo que sea sobre su familia, la naturaleza personal de todo esto es tan aterrador, y lo digo como un católico devoto; Me dicen: Nancy Pelosi cree que sabe más de tener hijos que el Papa. Sí, creo que sí. ¿Eres estúpido? ” De ahí la decisión de enviarle una carta el 7 de abril para informarle que, “si ella no niega públicamente su apoyo al “derecho” al aborto y se abstiene de referirse públicamente a su fe católica y recibir la Sagrada Comunión, no tendré otra opción que hacer una declaración, de acuerdo con el canon 915, de que ella no debe ser admitida a la Sagrada Comunión”.

Nancy Pelosi no solo no se dignó contestarle al Arzobispo , sino que recientemente, el 15 de mayo, en una entrevista con Dana Bash de CNN , de alguna manera lo retó, reiterando que, siempre como “católica practicante y devota”, Madre de” cinco hijos en seis años y una semana”, no corresponde a “los designados de Donald Trump en la corte ni a ningún político tomar esta decisión por las mujeres”. Y simplemente lo hago, solo diré lo que he estado diciendo durante décadas. Tienes que entender esto. No se trata solo de interrumpir un embarazo. Se trata de anticoncepción, planificación familiar’.

De ahí la decisión de Cordileone de hacer pública su carta del 7 de abril para explicar a todos los fieles que “tras numerosos intentos de hablar con ella para ayudarla a comprender el grave mal que está perpetrando, el escándalo que está provocando y el peligro que corre”. por su propia alma, he decidido que es hora de declarar públicamente que no será admitida a la Sagrada Comunión, a menos y hasta que repudie públicamente su apoyo al “derecho” al aborto, ella no confesará y él recibirá la absolución por su cooperación. en este mal en el sacramento de la Penitencia».

No es intención de Cordileone terminar el asunto de esta manera, ya que en la carta dirigida a Pelosi indicó que está “dispuesto a continuar nuestro diálogo en cualquier momento” y que seguirá ofreciendo oraciones y ayunos por ella.

También el 20 de mayo, Mons. Cordileone envió una carta al clero de su diócesis (ver aquí), para explicar más su acto y alejar cualquier intento de interpretación ideológica: “Hay quienes consideran que las acciones que he emprendido transforman la Eucaristía en un arma. En cambio, es simplemente una aplicación de la enseñanza de la Iglesia. Para justificar la acusación de “convertir la Eucaristía en un arma” sería necesario demostrar que las acciones de alguien siguiendo la enseñanza de la Iglesia tienen explícitamente un propósito político. Siempre he tenido muy claro, tanto en mis palabras como en mis acciones, que mi motivación es pastoral, no política”. En cambio, son aquellos que “violan la enseñanza de la Iglesia y reciben la Sagrada Comunión con un propósito político quienes usan la Eucaristía como arma para sus propios motivos ulteriores”.

El Arzobispo de San Francisco ha cumplido, pues, hasta el final con su deber, siguiendo con gran atención lo que la Iglesia tiene al respecto. El Consejo Pontificio para los Textos Legislativos publica una explicación precisa durante el año jubilarde la aplicación del can. 915. Las tres condiciones previstas para la negación de la Sagrada Comunión, en el caso de Nancy Pelosi, concurren muy claramente: pecado grave objetivo; perseverancia obstinada, explicada por el documento de 2000 como “la existencia de una situación objetiva de pecado que perdura en el tiempo y a la que la voluntad de los fieles no pone fin, no siendo necesarios otros requisitos (actitud de desafío, advertencia previa, etc.) para que la situación se dé en su fundamental gravedad eclesial”; el hecho de que un pecado tan grave es manifiesto.

Observado más de cerca, en el caso que nos ocupa, aunque no estaba obligado a ello, Cordileone, prudentemente, envió al interesado una advertencia previa, intentando en repetidas ocasiones el contacto personal, pero recibiendo a cambio manifestaciones inequívocas de obstinación, que se configuran en hecho como una clara actitud desafiante. El arzobispo también observó la recomendación de “hacer todo lo posible para explicar a los fieles interesados ​​el verdadero significado eclesial de la norma, para que puedan comprenderla o al menos respetarla”, antes de tomar una decisión.
Es inevitable que Cordileone acabe en el punto de mira de las reacciones políticas y eclesiales. Pase lo que pase, ha cumplido con su deber de verdadero pastor que apunta al bien de la Iglesia y de las almas, dando así ejemplo de fortaleza y rectitud, que en este momento son verdaderamente luz clara que traspasa el manto de las tinieblas.

 

Por LUISELLA SCROSATI.

CIUDAD DEL VATICANO.

LUNES 23 DE MAYO DE 2022.

LANUOVABQ.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *