El otro atentado contra Juan Pablo ll en su viaje a Fátima en 1982

ACNmayo 21, 2022

José António Santos, periodista que acompañó la visita de Juan Pablo II a Portugal en 1982, dijo que las celebraciones en Fátima “marcan indeleblemente” su conexión, estableciendo “un vínculo que ya no lo separa” ”.

“Juan Pablo II había definido que sería un viaje de peregrinación. Un año antes había sufrido el atentado y pidió la documentación de Fátima, porque intuyó que la intervención de Fátima le había salvado la vida. Va a Fátima como peregrino entre peregrinos”, subraya el ex periodista del diario “Diário de Notícias” a la Agencia ECCLESIA.

Con tareas para acompañar al Papa en la peregrinación de mayo en Fátima y Braga, José António Santos recuerda que la procesión de despedida de la Virgen, el día 13, sorprende a Juan Pablo II.

“Al final de los festejos el día 13, está la procesión de despedida y, en lo alto de la escalera, de un momento a otro, se ve el mar de pañuelos blancos. Estaba cerca y vi su mirada y me di cuenta de que estaba sorprendido. ¿Qué fue esa cosa? En el Vaticano esto no sucedió. Ve los pañuelos blancos, vacila, mete la mano en el bolsillo, saca el pañuelo y tímidamente empieza a agitar. Si miras estas imágenes, puedes ver que, en ese momento, experimentó una conmoción. En ese gesto, quizás estaba viendo lo que vivió en el atentado un año antes, dice.

El viaje del Papa polaco en 1982 también está marcado por el ataque del padre Juan Fernández Krohn a Juan Pablo II, que fue impedido rápidamente por el equipo de seguridad que “frenó la intención y sacó una bayoneta de 40 cm de largo”.

“El sacerdote fue detenido y llevado a la comisaría de la PSP. Los periodistas se enteraron de esto por su contacto con las salas de redacción. El rector del Santuario, monseñor Luciano Guerra, tomó el micrófono para anunciar a los peregrinos que no pasaba nada, que un sacerdote se había resbalado y Juan Pablo II se había inclinado hacia él para intentar averiguar qué había pasado. Siguió la ceremonia, prácticamente nadie se dio cuenta de lo que había pasado. El lugar donde sucedió esto estaba mal iluminado y dudo que mucha gente haya visto la bayoneta, tal es la eficacia de la seguridad”, recuerda.

El periodista también explica que el “episodio que no influyó en la romería e incluso al día siguiente, con la prensa en la calle ya diciendo que había habido un atentado, los romeros que pernoctaron allí, al día siguiente no lo supieron”. cualquier cosa”.

José António Santos recuerda que Portugal se detuvo para seguir las ceremonias, muchas por televisión: “los restaurantes y cafés estaban cerrados”, las calles estaban desiertas frente a un Papa “de porte atlético” y “mirada penetrante”.

Si el foco de la visita a Portugal estuvo en Fátima, el periodista recuerda otras dimensiones importantes de los cuatro días de visita, a saber, el “encuentro con los jóvenes en Lisboa, quizás el elemento más significativo del programa en la sociedad portuguesa”, pero también “la preocupación por las familias, reservada para las ceremonias en Sameiro, en Braga”, el encuentro con los trabajadores, en Vila Viçosa, encuentro ecuménico, en Lisboa, y “con las élites”, evidente en los encuentros en la Universidad de Coimbra y en la Universidad Católica Portuguesa, en Lisboa.

“La centralidad de la peregrinación tiene lugar en Fátima los días 12 y 13 de mayo, sobre todo con la consagración de la humanidad a la Virgen, donde entrega los sufrimientos de la humanidad: el mundo vivía la guerra de las Malvinas, estaba preocupado sobre los movimientos en Polonia y todo esto está relatado en el texto que lee en Fátima. Pero el viaje tiene otras dimensiones marcadas por los gestos y encuentros que realiza”, indica.

José António Santos recuerda la curiosidad que rodeaba a un hombre, a la vez “jefe de Estado del Vaticano” y líder de la Iglesia.

“Cuando Juan Pablo II vino a Portugal, teníamos casi 10 años desde el 25 de abril, y los ocho años de libertad representaron un gran crecimiento y es este Portugal el que viene a buscar y apoyar. Cuando se reúne con académicos, en Coimbra y Lisboa, hace referencias a la importancia de la ciencia, el conocimiento y el desarrollo de la persona humana. Dice que el poder sólo tiene sentido si está al servicio de la persona. Al encontrarse con los trabajadores, viene a dar sentido y dignidad, ya promover las condiciones de trabajo, habla a la familia y dice que la familia está en crisis. Es una luz y un faro que señala nuevos caminos. Ser consciente de la realidad pero también de la esperanza y la capacidad de afrontarlas a la luz del espíritu evangélico”, subraya.

 

Lisboa, Portugal.

21 de mayo de 2022.

Ecclesia.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *