Los que condenan a Rusia por Ucrania, no condenan a Israel por la ocupación de Palestina desde 1948, reclama la Comisión Justicia y Paz

ACNmayo 20, 2022
* La causa principal y el contexto principal de la perpetuación de la violencia en Tierra Santa es “la ocupación de Palestina”, una ocupación que “ha durado cincuenta y cinco años”.
La Comisión de Justicia y Paz del Patriarcado Latino de Jerusalén lo destaca clara y directamente en un documento difundido como aporte a la reflexión sobre la última espiral de violencia que azota la tierra donde Jesús vivió su vida terrena.
El documento, enviado a la Agencia Fides, representa un examen detenido de los recientes hechos sangrientos que han marcado las noticias de los últimos meses en Israel y Palestina, reconstruidos a la luz de las causas recientes y de larga data que han alimentado el dolor y el luto entre los pueblos de Tierra Santa.
“En nuestro intento de comprender la raíz de esta violencia”, comentan los redactores del documento, no intentamos de ninguna manera justificarlo. Sin embargo, la comprensión es la única manera de empezar a encontrar una salida a este ciclo mortal”.
Arranca la reflexión ofrecida por la Comisión de Justicia y Paz de Jerusalén del asesinato de la periodista palestina Shireen Abu Aqleh asesinada en Jenin el 11 de mayo por las fuerzas militares israelíes: una “hija de nuestra comunidad cristiana” conocida en toda la región como periodista de Al-Jazeera (ver Fides 12/5/2022).
La agresión ejercida por la policía israelí contra el cortejo fúnebre que llevaba el ataúd de Shireen a la iglesia -se lee en el documento de Justicia y Paz- “nos dejó atónitos”.
Pero el documento también recuerda que la violencia durante el funeral de la periodista palestina es solo el último y doloroso episodio de una espiral de violencia que ha ensangrentado recientemente Tierra Santa, con asesinatos y agresiones que muchas veces ni siquiera han sido recogidos por los medios de comunicación.
Solo en los últimos dos meses, cuarenta y cinco palestinos, dieciséis israelíes y dos trabajadores inmigrantes han sido asesinados en este nuevo “ciclo de violencia”.
Una masacre silenciosa perpetrada sobre todo en Palestina, pero que también involucró al territorio israelí, donde quince israelíes murieron en ataques de palestinos.
El documento de la Comisión vinculada al Patriarcado Latino de Jerusalén reitera que “mientras continúe el conflicto entre judíos israelíes y árabes palestinos, mientras no haya justicia, igualdad y paz en Tierra Santa, no habrá un compromiso sincero para poner fin a la conflicto, la muerte seguirá siendo victoriosa. Mientras se siga imponiendo un régimen de ocupación militar a quienes viven en Jerusalén Este, Cisjordania y la Franja de Gaza, y mientras se siga perpetuando un régimen de discriminación dentro del Estado de Israel, no habrá fin del ciclo de la violencia”.
En un pasaje clave del documento, dedicado a describir las causas profundas de la violencia, los redactores del documento señalan que muchos análisis “atribuyen la violencia a ideologías palestinas, árabes o islámicas que rechazan a Israel, a los israelíes e incluso a los judíos. Sin embargo, estos actos de violencia deben analizarse en primer lugar en el contexto del actual conflicto israelí-palestino “y” deben repetirse con una claridad inequívoca: la causa fundamental y el contexto principal de la violencia es la ocupación de Palestina, una ocupación que viene ocurriendo desde hace cincuenta y cinco años“.
La violencia de la ocupación recordada en el documento Justitia et Pax Jerusalem incluye “la expropiación de tierras, la detención administrativa, la retirada de los permisos de construcción, la demolición de viviendas, la restricción de movimientos, la represión de los derechos políticos, sociales y económicos y la continua asedio de la Franja de Gaza.
El documento también se refiere a las nuevas tensiones que tienen como epicentro la Ciudad Santa, e incluyen “las continuas amenazas al statu quo en el Haram al-Sharif (también conocido como el Monte del Templo), las asfixiantes restricciones de acceso a los santos ( para los cristianos, esto se enfatizó una vez más el pasado Sábado Ortodoxo de la Luz, Sábado Santo), y los continuos intentos de reclamar propiedades en el Jerusalén Este ocupado, que han resultado en el desalojo de personas de sus hogares para dárselos a los colonos, en particular en Sheikh Jarrah. y Silwan”.
Gran parte de la violencia de la que son víctimas los palestinos -señala el documento- la protagonizan los colonos israelíes y sus grupos activistas, que ocupan tierras palestinas y viven ilegalmente en los territorios ocupados por Israel.
Incluso los llamados “Acuerdos Abrahámicos” entre Israel y algunos países árabes, promovidos por la administración estadounidense bajo la presidencia de Trump, terminan contribuyendo a la sensación de frustración que alimenta más violencia. Esos acuerdos, en nombre de la paz, acercan a Israel a países con los que en realidad el Estado judío “no tiene conflictos”. Ellos “persiguen intereses regionales comunes como la oposición a Irán y la colaboración económica y militar. Sin embargo, los acuerdos ignoran descaradamente el conflicto real en Israel/Palestina y los derechos de los palestinos. Para los palestinos, esto añade insulto a la herida, reforzando su sensación de que, a los ojos de Israel y de los poderosos de la comunidad internacional, no existen”.
Los nuevos escenarios internacionales abiertos por el conflicto en Ucrania -añaden los redactores del documento- terminaron también de subrayar la asimetría de las reacciones de la comunidad internacional ante distintas situaciones de conflicto:
“En cuanto Rusia invadió Ucrania, la La comunidad internacional, encabezada por Estados Unidos, condenó la invasión y muchos países, incluidos Estados Unidos, la Unión Europea y el Reino Unido, impusieron sanciones de gran alcance para presionar al régimen ruso a retirarse del territorio ucraniano y cesar su agresión. Muchos palestinos comparan estos acontecimientos recientes con décadas de conflicto en su propia patria. Israel ha ocupado territorio palestino desde 1967 y ha impuesto un régimen discriminatorio de desigualdad a los palestinos dentro de Israel desde 1948. Sin embargo, aquellos que condenan más abiertamente la agresión rusa han hecho poco para denunciar la ocupación y la discriminación israelí. Este doble rasero solo ha exacerbado la frustración y la desesperación de los palestinos”.
En la parte final, el documento pide a las autoridades israelíes que evalúen objetivamente “las razones de la violencia que nos rodea a todos. Responder a la violencia con violencia, una lógica de venganza interminable, no es la respuesta. Israel y Palestina tienen los mismos derechos: los derechos a la seguridad, la libertad, la dignidad y la autodeterminación.
La violencia no terminará hasta que estos derechos sean realizados tanto para israelíes como para palestinos”.
GV.
Agencia Fides.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *