Juicio contra cardenal revela tramas peliculescas del Vaticano: espías, rusos, secuestros, fraudes, una James Bond y acuerdo entre Francisco y Kirill

ACNmayo 19, 2022

El juicio financiero del Vaticano tomó una serie de giros surrealistas el jueves cuando un ex sospechoso convertido en testigo estrella fue expulsado del tribunal y un acusado afirmó en documentos judiciales que escoltó a dos emisarios del presidente ruso Vladimir Putin a la Santa Sede para negociar la devolución de las reliquias sagradas a la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Los acontecimientos convirtieron un contrainterrogatorio mundano de un antiguo corredor de poder del Vaticano sobre las estrategias de inversión del Vaticano en un drama inesperadoSubrayó la peculiaridad del juicio y la notable situación en la que se encontraba la Santa Sede después de confiar un delicado trabajo diplomático, financiero y de inteligencia a extraños que entraron en la puerta impresionando a un cardenal.

El juicio se originó en la inversión de 350 millones de euros de la Santa Sede en un negocio inmobiliario en Londres, pero se ha ampliado para incluir otros presuntos delitos. Los fiscales del Vaticano acusaron a 10 personas de fraude, malversación de fondos y abuso de autoridad, y algunas de extorsionar al Vaticano con 15 millones de euros para hacerse con el control del edificio de Londres.

Uno de los principales sospechosos originales en el asunto de Londres, monseñor Alberto Perlasca, se convirtió en el testigo estrella de la acusación después de que se volvió loco y comenzó a revelar todo lo que sabía sobre otros acusados. Ahora afirma que es víctima del crimen y tiene derecho a una indemnización, y se presentó sin previo aviso en el tribunal el jueves solo para ser expulsado por el juez principal.

También el jueves, los abogados de la acusada Cecilia Marogna presentaron una declaración personal en la que explica su trabajo de inteligencia en nombre de la Santa Sede en términos que se parecen más a la descripción del trabajo de James Bond. Dijo que su trabajo incluía contactos con emisarios rusos, reuniones con agentes de inteligencia italianos y actualizaciones periódicas con los jefes de los servicios secretos de Colombia, Burkina Faso y Malí, todo en un intento por liberar a una monja colombiana que había sido secuestrada por militantes vinculdos a al-Qaida en Mali.

Marogna está acusada de malversar unos 575.000 euros del dinero de la Santa Sede que aparentemente tenía como objetivo liberar a la monja. Marogna afirma que el dinero era compensación y honorarios relacionados con su trabajo de inteligencia. Los fiscales dicen que Marogna gastó el dinero en Prada, Tod’s y otros artículos de lujo.

El coacusado de Marogna, el cardenal Angelo Becciu, ya testificó que contrató a Marogna como consultora de seguridad externa, impresionado por su comprensión de los asuntos geopolíticos, y se dirigió a ella en busca de ayuda luego del secuestro de la hermana Gloria Cecilia Narvaez en febrero de 2017 en Malí. Había sido secuestrada por Al Qaeda en el Magreb Islámico, que ha financiado su insurgencia secuestrando a occidentales.

Becciu reveló durante su testimonio a principios de este mes que Francisco aprobó gastar hasta 1 millón de euros para contratar una firma de inteligencia británica para encontrar a la monja y asegurar su libertad. Finalmente fue liberada el año pasado.

Marogna insistió en que el dinero no era un rescate, sino un pago a la empresa británica Inkerman por sus servicios. Ella dijo que Inkerman había estimado que el costo total para liberar a la monja ascendería a 17 millones de euros. Ella dijo que sus negociaciones se encontraron con una serie de inconvenientes después de que el jefe de policía del Vaticano se enteró, el COVID-19 golpeó y su intermediario de inteligencia italiano fue ascendido inesperadamente.

En su declaración, Marogna dijo que las negociaciones por las reliquias de San Nicolás, que se encuentran en la ciudad sureña de Bari, fracasaron después de que el obispo local de Bari se negara a entregarlas permanentemente. Habían sido prestadas a Rusia por dos meses en 2017, después de que se llegó a un acuerdo entre el Papa Francisco y el patriarca ruso Kirill después de su reunión de 2016 en La Habana.

La narrativa de Marogna no se pudo confirmar de forma independiente. Ella dijo que nunca tuvo ningún contrato con la Santa Sede por sus servicios y nunca se le pidió que proporcionara ningún recibo de cómo contabilizó sus gastos.

 

Por NICOLE WINFIELD.

CIUDAD DEL VATICANO.

AP.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *