El Papa decidió despedir a un funcionario del Vaticano “porque espiaba ilegalmente las actividades de la Santa Sede”, descubre cardenal

ACNmayo 19, 2022
Fue el Papa Francisco quien dio la orden de despedir de la noche a la mañana al ex auditor, Libero Milone, porque estaba investigando ilegalmente las actividades de la Santa Sede. Cinco años después se desvela cómo fueron realmente las cosas, en uno de los pasajes que hasta ahora seguía siendo oscuro.
El cardenal Angelo Becciu, acusado en el maxi juicio por la venta de la propiedad en Londres (por los cargos de malversación de fondos, soborno de testigos y abuso de autoridad) se pronunció en la sala del tribunal de Oltretevere, diciendo que había pedido “en estos días” al pontífice si pudiera “hablar libremente” sobre aquel asunto que quedó en los pliegues de las tormentosas relaciones que existían en ese momento entre los poderes internos del Vaticano, por un lado la Secretaría de Estado y por el otro otra la Secretaría de Economía que en ese momento presidía el cardenal George Pell. Por segunda vez, el pontífice liberó a Becciu de cualquier vínculo para poder defenderse mejor de cualquier acusación.
«En estos días le pedí al Papa si podía hablar libremente, me dijo que sí. Pedí permiso para decir lo que sé, evitando especulaciones. No tengo ninguna responsabilidad por la renuncia del Dr. Milone. La orden fue emitida por el Papa sin mi participación. Me pidió que llamara a Milone y le dijera que ya no gozaba de su confianza. Yo -afirmó Becciu en su espontánea declaración- le dije que estaba allí para servirle, por lo que posteriormente llamé a Milone y le comuniqué mi voluntad superior de manera muy amable. ¿Cuáles fueron las razones? Están contenidos en el comunicado de prensa que emitió en ese momento. En la práctica, la oficina encabezada por el Dr. Milone contrató ilegalmente a una empresa externa para espiar ilegalmente a exponentes de la Santa Sede.
La audiencia de esta mañana estuvo enteramente dedicada al interrogatorio del cardenal Becciu. Casi ocho horas llenas de escaramuzas entre defensa y acusación, con acentos incluso polémicos que obligaron al presidente Giuseppe Pignatone a suspender en un par de ocasiones la sesión, que comenzó con la lectura del auto de la Corte relativo a la constitución de una parte civil. de monseñor Alberto Perlasca, principal fiscal de los diez imputados, quien en el momento de los hechos era director de la oficina administrativa de la Santa Sede y de la que dependía la dirección de todas las inversiones, incluida la compraventa de la propiedad londinense.
El Promotor de Justicia preguntó a Becciu si se había hecho un avalúo del inmueble, si se habían tomado recaudos, si era correcto o no hacer inversiones aún con los Pence. Cada paso -explicó el cardenal, entonces Suplente de la Secretaría de Estado- fue acordado por Perlasca, titular de la oficina administrativa, quien le remitió números, planillas, expedientes financieros para su competencia. “Un directivo confía en la oficina competente e incluso cuando le pedí a Perlasca que me mostrara los rendimientos del edificio, o cuánto dinero había traído, me dijo que se necesita tiempo para evaluar las inversiones”.
Un testimonio, el del ex Suplente para Asuntos Generales de la Secretaría de Estado, a menudo salpicado de “no me acuerdo” ante un aluvión de documentos.
“Le pregunté a Perlasca: ¿cuándo me mostrarás los rendimientos?”, dijo Becciu, quien a su vez llamó a su excolaborador por nunca haberle mencionado algunas situaciones financieras críticas. Al Promotor de Justicia, Alessandro Diddi, quien le mostró una larga serie de cartas y actas firmadas por él mismo, Becciu le repitió que no recordaba todo, y lo mismo con los nombres de personas vinculadas a empresas que giraban en torno a los negocios que manejaba su oficina. La explicación que da es que fue la oficina administrativa la que elaboró ​​los expedientes, o los resumió, y se limitó a firmar rápidamente: “con todo lo que teníamos que hacer no hay una hora de quedarse». Pero Diddi lo presionó:
“¿Están todos los contratos preparados por la oficina que firmaste sin verificar?”.
Respuesta del Cardenal:
«No, pero sinceramente no me acuerdo, el Suplente tenía mil cosas que hacer. No recuerdo, como no recuerdo muchas otras cartas. Cuando llegaron a mi mesa, ya por la longitud que podían tener, instintivamente hice una nota y dije: dime qué hay ahí, dame un resumen y así sucesivamente. Es una cuestión de eficacia, el Suplente tiene un papel complejo, tiene mil cosas que seguir, incluso cuando yo estaba en la nunciatura hice esto”.
En este punto, el fiscal llegó a acusar a Becciu: “Haga como si no lo supiera”.
Una observación que despertó tanto las protestas de las defensas que el presidente del tribunal, Giuseppe Pignatone, suspendió durante cinco minutos. “Tengo setenta años,
El cardenal Becciu luego relató que cuando su sucesor, monseñor Pena Parra, decidió vender la propiedad, Becciu señaló que se había enterado de una oferta. Oferta que fue considerada sospechosa por el actual titular de la Secretaría de Economía, el jesuita Guerrero Alvez, por estar incompleta y carente de muchas referencias y probablemente vinculada a uno de los mismos personajes acusados ​​de la estafa (en este caso Torzi, el financista acusado por el delito de estafa). “Lo hablé con el profesor Milan”, dijo Becciu, el promotor de justicia del Vaticano, Gian Piero Milano. “Le dije que había esta oferta, un fondo que quiere ofrecer para hacerse con el edificio de Londres, y el Milán me dijo: ‘tal vez, adelante’. Si tuviera un propósito extraño, ¿Habría hablado alguna vez de ello con el promotor de justicia? En todo caso, después de las objeciones obtenidas, la cosa cayó”
Otro aspecto paralelo a este enredado asunto atañe a Cecilia Marogna, la experta en inteligencia y también acusada en el juicio. Becciu contó cómo la había conocido y cómo se acreditó en el Vaticano, apoyándose en sus vínculos con la máxima inteligencia. Una noche, la mujer, después de su acusación, incluso durmió en la casa del cardenal Angelo Becciu. “Por la noche vino a mí, teníamos que hablar, quería preguntarle, luego se hizo tarde y cuando se iba, las monjas (que viven con Becciu) dijeron que la mujer tenía miedo de ir al hotel. porque había covid, y le preguntaron si podían hospedarla en sus habitaciones. Dije si. La volví a ver a la mañana siguiente en el desayuno: fue así». Becciu también citó el Promessi sposi: “Soy un fiel lector de Manzoni.
La mujer, explicó el cardenal, trabajaba por la liberación de una monja colombiana secuestrada en Malí pero en Becciu la Marogna negó haber distorsionado fondos para gastos discrecionales.
En este pasaje el cardenal hizo una segunda declaración espontánea: “Para proteger al Papa ya muchos misioneros en territorios remotos y peligrosos, creo que no debo detallar más la liberación de sor Gloria secuestrada en Malí”. El promotor de Justicia lo presionó: “¿La Secretaría de Estado se ha ocupado alguna vez de otros secuestros en el pasado?”. “Yo no contesto”. Has lidiado con otros secuestros. “Yo no contesto”. Becciu en este punto pareció perder la paciencia, no quería escuchar la palabra “rescate” (“nunca la he usado”) ya que este término obviamente tendría consecuencias negativas para los misioneros en zonas difíciles de África.
La rueda de prensa que el cardenal celebró en septiembre de 2020 tras la decisión del pontífice de quitarle los derechos al cardenalato tras ser informado por los magistrados vaticanos de que había artículos que salían en un semanario que hablaban de inversiones imprudentes con fondos del Secretaría de Estado y cómo habría actuado Becciu para favorecer a Cáritas en la diócesis de Ozieri (su diócesis de origen) en la que también opera la cooperativa Spes que gestiona su hermano Tonino, por un importe de 100 mil euros.
Finalmente, en un pasaje el Promotor de Justicia, Diddi citando un intercambio de mensajes entre el financiero suizo Enrico Crasso (acusado) y Becciu -en los que se sugerían artículos para campañas de prensa contra los magistrados- pedía una explicación. El cardenal trajo todo de vuelta a una conversación que hubo que contextualizar en el momento de la pérdida del financista: “Sí, la sentencia era mía, pero era una forma de decirle a Craso que se defendiera lo mejor que pudiera”. 
PorFranca Giansoldati.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *