El Juicio del Vaticano contra un cardenal: Alicia en el país de las maravillas

ACNmayo 19, 2022

Decimoquinta audiencia del Juicio en el Tribunal Vaticano sobre la gestión de los fondos de la Secretaría de Estado, ocupada íntegramente por el interrogatorio del cardenal Angelo Becciu, en continuación de la audiencia del pasado 5 de mayo. La Oficina del Promotor de Justicia del Vaticano, al tratar más con habladurías que con la verdad de los hechos, sigue sin demostrar cuáles serían los pecados graves del cardenal Becciu, quien sigue reiterando lo dicho desde el inicio de este proceso penal, debido al síndrome  de Alicia en el País de las Maravillas .

 

El cardenal Angelo Becciu ante la Corte del Vaticano. ..
… Como en el País de las Maravillas.

De las preguntas del adjunto Promotor de Justicia no es posible entender cuáles serían las faltas por las que habría tenido que responder el cardenal BecciuNo está claro cuáles son los presuntos delitos, las normas transgredidas y las pruebas indiscutibles que llevaron a la acusación. El adjunto Promotor de Justicia desarrolla su interrogatorio más con insinuaciones que con verdaderas disputas, sin llegar nunca al grano, con digresiones sobre cuestiones ajenas a los cargos. Tanto es así que fue llamado al orden por el Presidente de la Corte. Mientras Becciu se apega a hechos inequívocos, documentados e indiscutibles, el adjunto Promotor de Justicia se limita a hipótesis, teorías descabelladas, conjeturas delirantes e interpretaciones sin pies ni cabeza.

Mientras tanto, continúa el epicedio acompañado de bailes como era la costumbre griega, sin que el Papa reinante decida bajar el telón y apagar las luces y arrasando en la Oficina del Promotor de Justicia del Vaticano. Quedamos a la espera de la nota de prensa publicada en el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede.

Pero así es como los Medios dan cuenta de lo sucedido, previo al testimo io matutino del jueves:

  • “Continúa la acusación para intentar humillar al cardenal Becciu, pero éste se desarma cuando responde: ‘Omnia munda mundis’”  (Faro de Roma) . 
  • “Después de que el cardenal dijera que no recordaba una circunstancia, el Promotor de Justicia comentó ‘estás fingiendo no recordar’, y en ese momento Giuseppe Pignatone, presidente del Tribunal Vaticano, suspendió la audiencia”  (ACI Stampa) . 
  • «Fue el Papa Francisco quien dio la orden de despedir al ex Auditor, Libero Milone, de la noche a la mañana porque estaba investigando ilegalmente las actividades de la Santa Sede. Cinco años después se desvela cómo fueron realmente las cosas, en uno de los pasajes que hasta ahora seguía siendo un amarillo. El cardenal Angelo Becciu habló de ello esta mañana en la sala de audiencias de la Corte de Oltretevere” (Il Messaggero) . 
  • «Básicamente al Santo Padre le importa más la opinión pública que la Verdad. Pues así lo ha demostrado en varias ocasiones. Pero el comportamiento de Francesco no siempre es el mismo. (…) Ahora bien, es claro que Diddì no conoce el procedimiento penal del Estado de la Ciudad del Vaticano pero esta forma de proceder hará nula toda la labor de esa oficina”  (Silere non possum) .

El interrogatorio del cardenal Becciu  terminará este jueves 19 de mayo por la mañana.

He aquí las versiones:

Comunicado de prensa en interés de Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu, 18 de mayo de 2022.

“Siempre he comprobado con el mayor rigor basado en la plena confianza de mi oficina”

Las aclaraciones de Su Eminencia el Cardenal Giovanni Angelo Becciu en la audiencia del 18 de mayo.

 

El cardenal Becciu ha querido aclarar definitivamente una serie de cuestiones, desde la financiación de la diócesis de Ozieri hasta el asunto del palacio de Londres.

1) La aclaración sobre el Dr. Milone.  En la apertura de la audiencia, el Cardenal, revelando que había recibido autorización específica del Santo Padre, tras la reserva hecha en la audiencia del 5 de mayo, pudo reconstruir el episodio de la renuncia del ex Auditor General, Dr. Libero Milone: ​​”No tengo ninguna responsabilidad por la renuncia del Dr. Milone. Me limité a cumplir una orden recibida del Santo Padre, asumida con plena autonomía y sin ninguna participación mía”. El Cardenal explicó que esta determinación fue tomada de manera autónoma por el Pontífice, quien le encomendó exclusivamente esta tarea, debido a la falta de confianza depositada en la labor del ex Revisor General de la Santa Sede.

2) Inversiones únicamente sobre la base de verificaciones y propuestas de la oficina administrativa.  Muchas de las preguntas planteadas se referían a las inversiones financieras individuales sujetas al proceso. En la audiencia, Su Eminencia reiteró una vez más: “Nunca he tomado decisiones estratégicas de inversión. Las realizadas se hicieron sobre la base de las propuestas de la oficina especial, principalmente a través de Monseñor Perlasca -cuya posición ha sido archivada-. Me dieron sus razones como sucedió con el edificio de Londres y al no haber tenido razones en contrario, di mi consentimiento”.

3) El palacio de Londres: “Perlasca no me dijo nada”.  Su Eminencia repite que tenía para Mons. Perlasca, jefe de su despacho administrativo, “estima por su corrección y honradez. Lo que le reprocho es que no me informó de ningún tema crítico en las inversiones”. Recuerda cómo “me recalcaron las grandes ventajas de la operación. Solo ventajas, no notas negativas”. Además, explicó, “confié en monseñor Perlasca, a quien siempre se ha considerado experto y competente en sus materias”.

Abogado Fabio Viglione.

 

Juicio en el Palacio de Londres, continúa el interrogatorio de Becciu.
Ocho horas de preguntas y respuestas del Fiscal de Justicia del Vaticano con el Cardenal Angelo Becciu, sobre todos los cargos. Varios momentos de tensión en la audiencia

de Andrea Gagliarducci
ACI Stampa, 18 de mayo de 2022

También hay momentos de tensión en la segunda parte del interrogatorio del Promotor de Justicia del Vaticano Alessandro Diddi contra el cardenal Angelo Becciu. Porque en un momento, después de que el Cardenal dijera que no recordaba una circunstancia, el Promotor de Justicia le comentó “usted está fingiendo no recordar”, y en ese momento Giuseppe Pignatone, presidente del Tribunal Vaticano, suspendió la audiencia.

Es la segunda vez que Pignatone tiene que intervenir para calmar los ánimos, en la segunda parte de un interrogatorio de 8 horas, con preguntas sobre todos los temas: desde el papel en el proceso de adquisición del edificio de Londres hasta la financiación recibida por Cáritas de la diócesis de Ozieri ya la cooperativa SPES, tocando también temas que van más allá de los cobros, como el 8 por mil de fondos llegados para financiar las actividades de la diócesis de Ozieri.

Hubo muchas oposiciones a las preguntas, consideradas por los defensores del cardenal como “acusaciones”. Muchas veces el Presidente Pignatone ha invitado al Promotor de Justicia a hacer preguntas específicas, y también a no hacer provocaciones. En una ocasión, Diddi respondió a una objeción subrayando que a los abogados “no les gusta que el cliente siempre diga ‘no recuerdo'”. (…)

Antes de iniciar la audiencia, el cardenal Becciu hizo unas declaraciones espontáneas. En la audiencia anterior no quiso hablar del caso de Libero Milone, el Auditor de Justicia destituido en 2017, para no quebrantar la confianza depositada en él por el Papa, pero pidió permiso al Papa Francisco, quien se lo concedió. a él. El Cardenal pudo así declarar que había pedido la renuncia de Milone a petición del mismo Papa Francisco, quien le había pedido que comunicara la decisión al Revisor. En definitiva, no hubo responsabilidad del cardenal en la decisión.

Hablando de la decisión de invertir en el Palacio de Londres, el cardenal Becciu subrayó que siempre había seguido las instrucciones de la oficina. Como suplente, Becciu dijo tener total confianza en la parte administrativa, en particular en Monseñor Alberto Perlasca, quien la dirigía, y señaló que en todo caso el equipo había sido heredado por él y nunca elegido.

El cardenal Becciu dijo que no había estado al tanto de los rendimientos del edificio, que el propio monseñor Perlasca le dijo que las inversiones requerían tiempo, y subrayó que sus subordinados tenían “la obligación moral de no poner en aprietos a sus superiores”. (…)

El promotor pidió muchos nombres y referencias personales, con el objetivo de entender si había contradicciones. Se mostraron varios documentos, y abogados de otros partidos también objetaron la forma en que el promotor de justicia interpretó los documentos. El presidente de la Corte, Pignatone, también pidió no interpretar los documentos. (…)

El Cardenal Becciu dijo que tenía la máxima confianza en Monseñor Perlasca, al igual que el Cardenal Parolin que de hecho había aceptado la propuesta de pasar al fondo Gutt di Perlasca. “Si hubo cuestiones críticas y Perlasca no me lo dijo, fue culpable de falta grave”, dijo el cardenal Becciu. (…)

El cardenal prefirió no responder más a las preguntas sobre la liberación de la hermana Gloria Narváez, la monja colombiana secuestrada en Sudán del Sur, pero reiteró que había confiado en Cecilia Marogna, que ella se había presentado personalmente y que también lo había hecho. una buena impresión en el entonces jefe de la Gendarmería Domenico Giani. (…)

El clima tenso ciertamente no ha ayudado a comprender cabalmente los hechos, y la estrategia de la fiscalía parece querer casi que los imputados admitan sus contradicciones, tratando de sorprenderlos con una serie de preguntas parciales de las que se intuye la estrategia. , según ha explicado la promotora de justicia, pero que no han dejado de plantear objeciones.

 

La acusación continúa para intentar humillar al cardenal Becciu, pero se desarma cuando responde: “Omnia munda mundis”.


Faro de Roma, 18 de mayo de 2022

(…) Hoy ha sido admitida una nueva parte civil, que Mons. Alberto Perlasca, quien representa al testigo clave contra Becciu pero, aunque exonerado formalmente en la instrucción preliminar como “arrepentido”, seguramente también uno de los principales culpables de las supuestas irregularidades, al estar al frente de la oficina de inversiones y haber autorizado personalmente los pagos. Pero un detalle revelador del clima de persecución judicial sufrido por el Cardenal y por los demás acusados, con una furia inexplicable que evidentemente pretende destruir moralmente al clérigo sardo, que en cada ministerio que ejerció buscó sólo el bien de la Iglesia.

Con la intención de culminar la masacre, la Promotora de Justicia ha querido hoy incluso proyectar en la sala de audiencias parte de la rueda de prensa del 25 de septiembre de 2020, tras la audiencia de choque en la que el Papa Francisco le privó del cargo. de prefecto de los santos y los derechos del cardenal, sin que ningún tribunal lo haya condenado y pese a que Becciu se declaró inocente.

Durante el interrogatorio de hoy, sin embargo, el cardenal Becciu pudo aclarar que no tuvo ningún papel en la renuncia, el 19 de junio de 2017, del entonces auditor general del Vaticano, Libero Milone. La última vez, sobre la pregunta, Becciu hizo uso de la facultad de no contestar, “para salvaguardar al Santo Padre”.

“En estos días le pregunté al Papa si podía hablar libremente y me dijo que sí -informó luego-. Por lo tanto, quiero aclarar brevemente de lo que soy consciente. No tengo ninguna responsabilidad por la renuncia del Dr. Milone. Sólo cumplí la orden del Santo Padre”.

“El Papa me llamó -prosiguió-: ‘Su Excelencia, le pido que llame al Dr. Milone y decirle que ya no goza de la confianza del Santo Padre y debe renunciar.‘ Llamé al mismo Milone por la mañana y le informé de la decisión del Papa, las razones fueron las que luego se escribieron en el comunicado del 24 de septiembre de 2017, después de las declaraciones de Milone a la prensa. En resumen, Milone, ‘más allá de sus poderes, contrató ilegalmente a una empresa externa para realizar actividades de investigación sobre la vida privada de los exponentes de la Santa Sede‘. Reitero enérgicamente que no tuve ningún papel en la decisión del Santo Padre”.

Asimismo, Becciu aclaró que no tenía responsabilidades específicas para cada una de las operaciones realizadas por la Oficina Administrativa de la Secretaría de Estado (la de Mons. Alberto Perlasca y Fabrizio Tirabassi) que “me preparó los expedientes que me limité a visitar La Oficina -explicó- tenía que mostrarme los pros y los contras. Tenía la obligación moral de no poner en aprietos al superior. La tarea también de no hacer quedar mal al superior. Y si me presentaban algo tan ventajoso, lo firmaba. Era su tarea facilitar la decisión del Suplente”.

El reportero de ANSA, Fausto Gasparroni, describió como “el clima en la sala era muy tenso, con frecuentes disputas entre las defensas y la acusación y la necesidad por parte del presidente Giuseppe Pignatone de detener la controversia”.

Además del Palacio de Londres, Becciu habló de las relaciones con la diócesis de Ozieri, de la supuesta “desorientación” que se impugna con la propuesta formulada por terceros sobre la compra del Palacio de Londres (“Lo hablé con el Prof. Gian Piero Milano, le dije que hay esta oferta, un fondo que quiere proponerse para este edificio. Él dijo: ‘¡Tal vez! Adelante’. Si hubiera tenido otros propósitos, ¿habría hablado con el promotor de justicia?

Becciu también habló de la señora Cecilia Marogna, afirmando que nunca había hablado con ella sobre el “rescate” de la monja colombiana secuestrada en Malí. Desarmante es la respuesta sobre la pernoctación de Marogna en su casa, que se menciona en el expediente de acusación: “Soy un fiel lector de Manzoni. ¿Recuerdas a Fra Cristoforo que acoge a Lucía en el Monasterio y responde a las disputas ‘Omnia munda mundis‘ (“todo es puro para el puro”)? Ella vino a mí por la noche, teníamos que hablar. Se hizo tarde. Cuando se iba las monjas que me atienden en casa me dijeron: ‘La señora tiene miedo de ir al hotel porque hay Covid. ¿Podemos alojarlo? Dije si. La encontré a la mañana siguiente en el desayuno y luego se fue. Esta es la forma en que se fue “.

 

Sloane Avenue: segunda ronda en la sala del tribunal para el cardenal Becciu.


Silere non possum, 18 de mayo de 2022

El clima en el aula sigue siendo tenso e irrespirable. Alessandro Diddì, promotor de justicia adjunto, asumió la oficina aprovechando también las condiciones de salud del propietario, Giampiero Milano. El abogado romano, llamado al Vaticano para desempeñar el papel de fiscal, cambió la sala del tribunal por un programa de televisión. El método que usa para hacer preguntas a los acusados ​​es el mismo que usó con el gran arrepentido Mons. Alberto Perlasca. No estamos hablando de documentos sino de artículos periodísticos, rumores y consideraciones personales. Del interrogatorio del 5 de mayo y de hoy se desprende que este hombre tiene más interés en sacar argumentos de chismes que en la verdad de los hechos controvertidos en la acusación. Además, después de meses y meses, todavía no está claro cuáles serían los pecados graves del cardenal Angelo Becciu. Hoy el ataque también a los periodistas que se atrevieron a criticar la labor de la Promotora de Justicia, acusada de pactar con el cardenal. El príncipe del foro romano no admite ser criticado, pero no quiere hojear los libros de derecho canónico.

La audiencia del 5 de mayo

Durante el interrogatorio realizado por Alessandro Diddì en algunos momentos se tenía la sensación de estar en un programa de televisión y no en una sala de audiencias. El abogado romano comenzó a silenciar a la defensa al afirmar que ellos “sugirieron las respuestas” al acusado, cuando en realidad los abogados simplemente se opusieron a sus preguntas que no se pueden hacer. El gran problema es siempre el mismo, estos sujetos desconocen el código procesal penal y juegan con la vida de una decena de imputados. En un momento de la audiencia, Diddì pretende dar “lecciones de corrección” a la defensa del Cardenal y continúa insultando a las defensas diciendo que se oponen a las preguntas solo porque no quieren que entremos en ciertos temas. Ahora uno sigue preguntándose dónde han estudiado procedimiento penal estos señores. En la corte, el juez tiene un papel muy específico que es supervisar. Cuando la acusación o la defensa hacen preguntas, corresponde al juez admitirlas. En el código vigente en el Estado de la Ciudad del Vaticano esta regla es aún más estricta porque incluso las preguntas deben ser formuladas por el propio juez. Y en cambio nos encontramos en el salón de clases para presenciar una riña desde las escuelas primarias entre las defensas y el Promotor de Justicia que se queja porque los abogados simplemente están haciendo su trabajo. Un lloriqueo y una victimización que realmente te hacen reír. Más que perder el tiempo en estas jugadas, tal vez sería el caso de que el proceso penal comenzara a hojearse en la Procuraduría de Justicia. corresponde al juez admitirlos. En el código vigente en el Estado de la Ciudad del Vaticano esta regla es aún más estricta porque incluso las preguntas deben ser formuladas por el propio juez. Y en cambio nos encontramos en el salón de clases para presenciar una riña desde las escuelas primarias entre las defensas y el Promotor de Justicia que se queja porque los abogados simplemente están haciendo su trabajo. Un lloriqueo y una victimización que realmente te hacen reír. Más que perder el tiempo en estas jugadas, tal vez sería el caso de que el proceso penal comenzara a hojearse en la Procuraduría de Justicia. corresponde al juez admitirlos. En el código vigente en el Estado de la Ciudad del Vaticano esta regla es aún más estricta porque incluso las preguntas deben ser formuladas por el propio juez. Y en cambio nos encontramos en el salón de clases para presenciar una riña desde las escuelas primarias entre las defensas y el Promotor de Justicia que se queja porque los abogados simplemente están haciendo su trabajo. Un lloriqueo y una victimización que realmente te hacen reír. Más que perder el tiempo en estas jugadas, tal vez sería el caso de que el proceso penal comenzara a hojearse en la Procuraduría de Justicia. Y en cambio nos encontramos en el salón de clases para presenciar una riña desde las escuelas primarias entre las defensas y el Promotor de Justicia que se queja porque los abogados simplemente están haciendo su trabajo. Un lloriqueo y una victimización que realmente te hacen reír. Más que perder el tiempo en estas jugadas, tal vez sería el caso de que el proceso penal comenzara a hojearse en la Procuraduría de Justicia. Y en cambio nos encontramos en el salón de clases para presenciar una riña desde las escuelas primarias entre las defensas y el Promotor de Justicia que se queja porque los abogados simplemente están haciendo su trabajo. Un lloriqueo y una victimización que realmente te hacen reír. Más que perder el tiempo en estas jugadas, tal vez sería el caso de que el proceso penal comenzara a hojearse en la Procuraduría de Justicia.

Incluso cuando Alessandro Diddì pone en la boca del cardenal palabras que ni siquiera había pronunciado, las defensas intervienen diciendo que lo que dice no es correcto y continúa impertérrito para decir que las defensas no deben justificar su oposición. Además, se trataba de cuestiones a las que el cardenal se había referido en las declaraciones espontáneas que se escribieron, por lo que no se tardó mucho en darse cuenta de que Diddì había apostado.

Sin embargo, queda claro que el debate en este juicio parece estar guiado por la acusación y ciertamente no por el tribunal, también porque el Promotor de Justicia también se queja al propio Pignatone cuando no admite sus preguntas que, repetimos, van dirigidas en el chisme y no para averiguar la verdad. Basta pensar en las declaraciones, tomadas por esos periodistas que cobran por clic, sobre la financiación a Rusia, que Diddì hizo en la sala del tribunal. Ahora debemos preguntarnos: ¿pero este proceso tiene el objetivo de proteger a la Santa Sede o tiene el objetivo de hacer creer a los pobres que más allá del Tíber está el asco más absoluto? Solo sé claro. Porque incluso si Francesco quiere hacer creer a la gente que él limpia, debemos recordar que siempre es él quien pone a estas personas allí. En el texto del interrogatorio del 5 de mayo de 2022 AQUÍ ] , también surge la historia del día 29.04.2020.

La dimisión del cardenal Angelo Becciu

En el interrogatorio, se le preguntó al cardenal qué sucedió el 29.04.2020 cuando fue al Santo Padre para una audiencia programada y le revocaron cualquier cargo y derechos del cardenalato. La pregunta se la dirige el Promotor Alessandro Diddì y esta es también una de las preguntas que el Dr. Pignatone no debería haber admitido. De hecho, el código habla claro, no se pueden admitir preguntas que no sean pertinentes al cargo. En este proceso no se habla de la renuncia de Becciu sino de acusaciones mucho más graves. Después de varias vacilaciones debido al asombro de Becciu por Francisco, informó que esa noche el Papa lo recibió con una cara oscura. Le dijo que la Guardia di Finanza había presentado los resultados de unas diligencias de investigación de las que se desprendió que “la manita de su hermano tonino” se había llevado el dinero. El lenguaje es precisamente el de Francisco, a estas alturas ya lo conocemos. El cardenal también explicó que trató de decirle al Papa que ahora no sabía dónde estaba el dinero pero que lo preguntaría porque no dudaba en absoluto de la buena fe ni del obispo de Ozieri ni de su hermano. Francisco, sin embargo, no quiso escuchar razones y le reveló cuál era su gran preocupación: su imagen. Bueno, nada nuevo, ¿verdad? Durante nueve años hemos visto cuánto el Papa está invirtiendo todo en su imagen. Incluso hizo el mismo razonamiento en el viaje de regreso de Chipre y Grecia sobre la renuncia del obispo Aupetit. El lenguaje es precisamente el de Francisco, a estas alturas ya lo conocemos. El cardenal también explicó que trató de decirle al Papa que ahora no sabía dónde estaba el dinero pero que lo preguntaría porque no dudaba en absoluto de la buena fe del obispo de Ozieri ni de su hermano. Francisco, sin embargo, no quiso escuchar razones y le reveló cuál era su gran preocupación: su imagen. Bueno, nada nuevo, ¿verdad? Durante nueve años hemos visto cuánto el Papa está invirtiendo todo en su imagen. Incluso hizo el mismo razonamiento en el viaje de regreso de Chipre y Grecia sobre la renuncia del obispo Aupetit. El lenguaje es precisamente el de Francisco, a estas alturas ya lo conocemos. El cardenal también explicó que trató de decirle al Papa que ahora no sabía dónde estaba el dinero pero que lo preguntaría porque no dudaba en absoluto de la buena fe del obispo de Ozieri ni de su hermano. Francisco, sin embargo, no quiso escuchar razones y le reveló cuál era su gran preocupación: su imagen. Bueno, nada nuevo, ¿verdad? Durante nueve años hemos visto cuánto el Papa está invirtiendo todo en su imagen. Incluso hizo el mismo razonamiento en el viaje de regreso de Chipre y Grecia sobre la renuncia del obispo Aupetit. El cardenal también explicó que trató de decirle al Papa que ahora no sabía dónde estaba el dinero pero que lo preguntaría porque no dudaba en absoluto de la buena fe del obispo de Ozieri ni de su hermano. Francisco, sin embargo, no quiso escuchar razones y le reveló cuál era su gran preocupación: su imagen. Bueno, nada nuevo, ¿verdad? Durante nueve años hemos visto cuánto el Papa está invirtiendo todo en su imagen. Incluso hizo el mismo razonamiento sobre el viaje de regreso de Chipre y Grecia con respecto a la renuncia del obispo Aupetit. El cardenal también explicó que trató de decirle al Papa que ahora no sabía dónde estaba el dinero pero que lo preguntaría porque no dudaba en absoluto de la buena fe ni del obispo de Ozieri ni de su hermano. Francisco, sin embargo, no quiso escuchar razones y le reveló cuál era su gran preocupación: su imagen. Bueno, nada nuevo, ¿verdad? Durante nueve años hemos visto cuánto el Papa está invirtiendo todo en su imagen. Incluso hizo el mismo razonamiento sobre el viaje de regreso de Chipre y Grecia con respecto a la renuncia del obispo Aupetit. QUIÉN ] .

Cuando se le preguntó por qué renunció el arzobispo de París, respondió: “Hagan la investigación. Haz la investigación. Porque se corre el peligro de decir: “Fue condenado”. Pero, ¿quién lo condenó? “Opinión pública, cháchara…”. ¿Pero qué hizo él? “No sabemos. Algo…”. […] Por eso acepté la renuncia de Aupetit no en el altar de la verdad, sino en el altar de la hipocresía. A esto me refiero. Gracias”.

Básicamente, el Santo Padre se preocupa más por la opinión pública que por la Verdad  QUIÉN ] . Pues así lo ha demostrado en varias ocasiones. Pero el comportamiento de Francesco no siempre es el mismo. Hay prelados de la Serie A y prelados de la Serie B. Al cardenal Becciu le dijo esa tarde: “No puedo hacer nada porque pronto también se publicará un artículo en el periódico”. Por supuesto, ¿por qué confiar en los medios de justicia cuando podemos contar con los periódicos? Este razonamiento, sin embargo, Bergoglio no lo hizo con Mons. Zanchetta  OMS ] , quien ahora está preso en Argentina por haber abusado sexualmente de algunos seminaristas y ni siquiera contra el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga  AQUÍ ]. El cardenal hondureño se vio envuelto en un escándalo sobre salarios e inversiones millonarias que habría hecho el propio prelado.

Francisco defensor del oficio, pero elige los casos

Para algunos amigos, por lo tanto, el Papa elige asumir una defensa oficial. Basado en lo que no se sabe. En entrevista con Valentina Alazraki de  Televisa  defendió con la espada al cardenal Maradiaga diciendo: “Le dicen todo, pero nada es seguro, no, él es honesto y me cuidé de examinar las cosas con cuidado. Se trata de calumnias. Sí. Porque nadie ha podido probar nada. Puede que se haya equivocado en algo, puede que haya cometido algunos errores, pero no del nivel que le quieren poner. Esto es importante, por eso lo defiendo”.

Para Monseñor Zanchetta, durante la misma entrevista dijo: “Sí, pero al final se defendió diciendo que lo habían hackeado, y se defendió bien. Así que ante la evidencia y una buena defensa, la duda queda, pero in dubio pro reo. Y el cardenal de Buenos Aires vino a ser testigo de todo”.

Entonces tenemos que preguntarnos: ¿por qué para Becciu y muchos otros no se usó esta fórmula in dubio pro reo? ¿Quiénes son los asesores de Francesco?

Se acepta la audiencia del 18 de mayo de 2022

de la acción civil del arzobispo Alberto Perlasca contra el cardenal Angelo Becciu. Rechazado contra Crassus, Tirabassi, Torzi y Squillace. Hoy incluso Diddì se dirigió a un Príncipe de la Iglesia diciéndole: “Estás fingiendo no recordar” y desató la ira del presidente Pignatone que suspendió la audiencia. No hay respeto por las personas y, sobre todo, el promotor adjunto no sabe desempeñar ese papel que debe ser ante todo de gran proyección. Diplomático. Nunca entre en controversia. (…)

Ahora, está claro que Diddì no conoce el procedimiento penal del Estado de la Ciudad del Vaticano, pero esta forma de proceder dejará sin efecto todo el trabajo de esa oficina.

 

Por Vik van Brantegem.

Ciudad del Vaticano.

koprazym.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *