El cardenal Zen comparecerá ante el tribunal el “Día de Oración por la Iglesia en China”, instituido por Benedicto XVl

ACNmayo 18, 2022

El cardenal Joseph Zen comparecerá ante el tribunal en el “Día de oración por la Iglesia en China”.

El obispo emérito de Hong Kong de 90 años, Zen,  fue arrestado el 11 de mayo por “presuntamente connivencia con fuerzas extranjeras” antes de ser puesto en libertad bajo fianza. Ahora, según The Guardian , es posible que comparezca ante el tribunal el 24 de mayo y podría enfrentar nuevos cargos.

“Una fuente cercana a él dijo que el cardenal comparecería ante el tribunal el 24 de mayo y agregó que era posible que lo retuvieran más, en caso de que se presentaran cargos”, informó The Guardian .

La fecha coincide con el “Día de Oración por la Iglesia en China” instituido por el Papa Benedicto XVI en 2007. En una carta especial dirigida a los católicos chinos y fechada en mayo de 2007, el entonces Pontífice escribió que “la fecha del 24 de mayo podría en el se convierta en una ocasión para que los católicos de todo el mundo se unan en la oración con la Iglesia que está en China”.

El Papa Benedicto XVI eligió esta fecha porque es la fiesta de Nuestra Señora Auxiliadora, “que es venerada con gran devoción en el Santuario mariano de Sheshan en Shanghái”.

Agregó: “Me gustaría que esa fecha sea guardada por ustedes como un día de oración por la Iglesia en China. Os animo a celebrarlo renovando vuestra comunión de fe en Jesús nuestro Señor y de fidelidad al Papa, y rezando para que la unidad entre vosotros sea cada vez más profunda y visible”.

El Cardenal Zen tuiteó recientemente sobre el día de oración, promocionando la Misa que supuestamente celebrará a las 8 p. m. en Hong Kong.

 

No está claro si el cardenal asistirá a la corte el mismo día en que tiene la intención de celebrar la misa pública.

La destacada exlegisladora de la oposición Margaret Ng Ngoi-yee, la cantante Denise Ho Wan-sze y Xu Baoqiang también fueron arrestadas el 11 de mayo, y una quinta persona fue arrestada nuevamente cuando ya cumplía condena en la cárcel por “reuniones ilegales”.

 Las autoridades  chinas justificaron  los arrestos diciendo que los cinco fideicomisarios fueron acusados ​​de “imponer sanciones a la Región Administrativa Especial de Hong Kong (y) poner en peligro la seguridad nacional”.

Con la noticia de las detenciones, la indignación se extendió por todo el mundo tanto en el ámbito religioso como político. El obispo Athanasius Schneider de Kazajstán calificó el arresto de Zen como “absolutamente vergonzoso y un desafío para la Iglesia de Dios”.

Sin embargo, la respuesta del Vaticano y la Diócesis de Hong Kong ha sido algo más apagada. El director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni, emitió un  comunicado  el 11 de mayo en el que escribió: “La Santa Sede ha recibido con preocupación la noticia del arresto del cardenal Zen y está siguiendo la evolución de la situación con extrema atención”.

La Diócesis de Hong Kong emitió una declaración redactada de manera similar   más tarde, diciendo que la diócesis “está extremadamente preocupada por la condición y la seguridad del Cardenal Joseph Zen y estamos ofreciendo nuestras oraciones especiales por él”.

Mientras tanto, el secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, ha  restado importancia a las sugerencias de que el arresto de Zen impediría la renovación del acuerdo secreto que el Vaticano ha hecho con China. Parolin expresó su esperanza de que “iniciativas como esta no compliquen el ya complejo y no simple camino del diálogo entre la Santa Sede y la Iglesia en China”.  

El cardenal Zen ha criticado abiertamente el acuerdo durante mucho tiempo,  acusando a  Francisco de “fomentar un cisma” y “vender a la Iglesia católica en China”. Calificó  el trato  como “una traición increíble”.

El acuerdo se estableció por primera vez en 2018 y luego se renovó en 2020. Se renovará  nuevamente este otoño y, aunque aún es secreto, supuestamente reconoce a la iglesia aprobada por el estado y permite que el Partido Comunista Chino nombre obispos. El Papa aparentemente mantiene un poder de veto aunque en la práctica es el PCCh  quien tiene el control . Supuestamente también permite que la destitución de obispos legítimos sea reemplazada por obispos aprobados por el PCCh. 

La continua respuesta del Vaticano al arresto del cardenal Zen está ahora en el centro de atención. A principios de este año, los funcionarios de mayor rango del Vaticano tanto en Taiwán como en Hong Kong  fueron destituidos con semanas  de diferencia y aún no han sido reemplazados, lo que llevó a Benedict Rogers de Hong Kong Watch a especular que el Vaticano podría estar buscando fortalecer los lazos con China. 

 

Por MIGUEL HAYNES.

HONG KONG 

Life Site News.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *