Justicia canónica, “elefante reumático con procedimientos poco humanos”: Leonardo Araujo

ACNmayo 17, 2022

El reciente comunicado relativo a la expulsión del sacerdocio y de la sociedad de San Pablo de Juan Huerta Ibarra, señalado por abusos sexuales cometidos en contra de Leonardo Araujo Araque, parece haber llegado a un punto final. Sin embargo, la degradación del clérigo no es suficiente para reparar el daño y afirmar las garantías de no repetición del delito.

Leonardo Araujo padeció la agresión del clérigo en Venezuela a los 13 años cuando frecuentaba a la Sociedad de San Pablo. La historia de su largo proceso comenzó con el desdén de las autoridades eclesiásticas en Venezuela hasta el traslado y encubrimiento del clérigo. La Sociedad de San Pablo supo de la denuncia de Leonardo Araujo por correos electrónicos enviados a Roma al superior general Valdir José De Castro.

Antes de la pandemia, en agosto de 2019, Juan Huerta fue visto con toda impunidad en la feria del libro católico en Basílica de Guadalupe. La presión sobre la congregación religiosa aumentó y en 2021, Leonardo Araujo realizó en intenso activismo para lograr una solución canónica que reconociera el abuso cometido por Juan Huerta.

En entrevista, una vez conocida la expulsión de Juan Huerta del sacerdocio, Leonardo Araujo comenta los pormenores de esta sentencia. En cuanto a su caso, plagado de dilaciones e irregularidades afirma: “La Iglesia echa mano de este hermetismo, de silenciar estas cosas con fines que tienen que ver con el encubrimiento”.

La víctima afirma que la justicia canónica es como un elefante reumático cuyos procedimientos son poco humanos… Tuve que batallar contra tantos elementos para que se me diera la razón… todo eso fue bastante difícil, sobre todo por la sociedad de San Pablo”.

Y a pregunta expresa, responde: “No tengo confianza a las instituciones de la Iglesia, pero estoy convencido de que tiene muchísimo qué hacer, cambios estructurales, cambios transversales para diseñar normas que sean más expeditas y que estas normas partan por creerle a las víctimas y no de incurrir en encubrimientos o, peor aún, trasladar a los sacerdotes de un lugar a otro”.

El abogado Leonardo Araujo reconoce que su lucha tuvo fruto, en gran medida, impulso gracias al interés de los medios de comunicación. Anima a las víctimas a denunciar a fin de que la luz de la verdad prevalezca y reconoce: “La voz de ustedes, los medios, es muy importante. Son caja de resonancia que ayudan que estos procesos se lleven adelante y a que estas injusticas no queden solapadas…”

La entrevista completa puede verse aquí.

 

 

Por Guillermo Gazanini Espinoza

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *