El cardenal Erdö y el catolicismo de una Europa “diferente”: ¿posible sucesor de Francisco?

ACNmayo 16, 2022

El cardenal Péter Erdö, de setenta años el 25 de junio, es arzobispo de Esztergom-Budapest y primado de Hungría. Políglota, canonista de formación, vigoroso administrador, se le considera una figura eminente, aunque discreta y casi tímida, de la corriente “neoconservadora” dentro del Sagrado Colegio. Es un buen representante de los líderes de las Iglesias de Europa del Este oprimidas bajo la dictadura soviética.

Con poca simpatía, Andrea Riccardi, fundador de la Comunidad de Sant’Egidio, presenta en su libro  La Iglesia arde [1] el tema de la nacionalidad ligado al catolicismo -que estas Iglesias cultivan gustosamente- como renacimiento de un nacional-catolicismo sospechoso. Cree que las Iglesias de Polonia y Hungría reivindican erróneamente una “teología de la nación” recomendada por Juan Pablo II, fortalecida por su experiencia polaca de liberación del comunismo, ya que este Papa estaba muy abierto a los temas migratorios y al “bien común del mundo”.

“. En cualquier caso, el jefe de la Iglesia húngara se ha mostrado en sintonía con la posición de oposición a las invasiones migratorias, expresada por el primer ministro Viktor Orbán, aunque se cuidó de tranquilizar al Papa Francisco sobre su lealtad. Se trata claramente de una fidelidad en la diferencia, como pudimos comprobar en la asamblea de 2015 del Sínodo sobre la familia,

Hay así una ósmosis entre las posiciones a favor de la familia de los episcopados de Polonia y Hungría y las tradicionales políticas de reconstitución aplicadas por los gobiernos de estos países: moral familiar y enseñanza del catecismo en la escuela. Estamos en la Europa del grupo de Visegrád (Polonia, Hungría, Eslovaquia, República Checa), también con la Eslovenia de Janez Janša, cercana a Viktor Orbán (pero Janša viene de una derrota electoral), muy opuesta a acoger las oleadas de inmigrantes, dispuesta para verter sobre ella.

Una Europa  diferente , aquella a la que se acerca Ucrania. Un episodio interesante, dentro de la complejísima interpretación de los acontecimientos de la guerra de Ucrania, fue la visita a Kiev, el 15 de marzo de 2022, de los primeros ministros de Polonia, Eslovenia, República Checa y Hungría (este último, Orbán, había sido sustituido por el Viceprimer Ministro de Polonia, Jaroslaw Kaczynski, líder del partido en el poder en su país). Esta visita, realizada teóricamente en nombre de la Unión Europea para asegurar a los ucranianos su apoyo, podría haber representado un hito fijado para llevar a Ucrania, después de la guerra, al grupo de las democracias iliberales del Este, en oposición a las democracias muy liberales. del Oeste.

Cardenal húngaro Peter Erdő

Pero incluso en Ucrania, como en Polonia o Hungría, la Iglesia es, si se quiere, “antiliberal”. La Iglesia greco-católica agrupa a la mayoría de los católicos ucranianos y representa el 8% de la población del país. Esta Iglesia conserva la memoria muy viva de los muchos mártires, de los cuales fue coronada bajo el régimen comunista [2] . 

El gran testigo de esta época terrible y gloriosa fue Josyf Slipyi, quien, hecho cardenal  in pectore (en secreto) de Pío XII, permaneció al frente de la Iglesia greco-católica ucraniana durante cuarenta años, de los cuales dieciocho fueron en un campo de concentración y en prisión. Terminó sus días en Roma, donde tuvo relaciones a veces tensas con Pablo VI, cuya Ostpolitik juzgaba demasiado complaciente con el poder comunista. 

En 1977 mostró su independencia, consagrando, según la ley de su Iglesia, obispos sin mandato papal (entre ellos el futuro cardenal Husar, que más tarde se convertiría en su segundo sucesor como arzobispo mayor, tras el cardenal Lubachivsky). Su tercer sucesor es su Beatitud Sviatoslav Chevtchouk, arzobispo mayor de Kiev y Galicia, de cincuenta y dos años, natural de la antigua Galicia austrohúngara, al igual que Karol Wojtyla. Así conduce hoy la más importante de las Iglesias orientales unidas en Roma, con seis millones de fieles. a

A la cabeza de la mayor Iglesia no latina, representa de algún modo el segundo en la jerarquía de la Iglesia universal después del Papa (aunque muy lejos, por supuesto, en cuanto al número de fieles). Si no es patriarca es porque Roma se resiste a no ofender a las Iglesias ortodoxas, y si no es cardenal es porque sus posiciones morales (y generalmente eclesiales), que no pueden ser más tradicionales, son notoriamente diferentes a los de la alegría del amor

Cabe añadir que estas preocupaciones morales, que caracterizan al catolicismo de los países del Este, convergen en ciertos temas, por ejemplo, la lucha contra la legalización de los “matrimonios” homosexuales, con los del patriarcado ortodoxo de Moscú. Recuérdese el sorprendente encuentro organizado en Cuba en febrero de 2016 por el Papa Francisco y el Patriarca Cirilo, quien en su momento se puso de parte de muchas críticas, encaminadas a intensificar las relaciones entre Roma y Moscú. De hecho, numerosas voces ortodoxas se jactan de una especie de ecumenismo civil, de resistencia al ultraliberalismo de la cultura occidental.

En este contexto, el cardenal Péter Erdö, que también fue presidente del Consejo de las Conferencias Episcopales Europeas (Ccee) en 2006, es un prelado que debe contar una vez finalizado el actual pontificado.

_______________

[1]  Laterza, 2021.
[2]  Si veda:  Perseguidos por la Verdad. Greco-católicos ucranianos detrás del  Telón de Acero [Perseguidos por la Verdad. Ucranianos greco-católicos detrás de la cortina de hierro], Universidad Católica de Ucrania, Lviv, 2018.

renovae.fr.

lunes 16 de mayo sw 2022.

duc in altum

 

¿Podría el cardenal Erdő convertirse en Papa?

Cardenal húngaro Peter Erdő

© ALESSIA GIULIANI/CPP

El cardenal húngaro Peter Erdő en uno de sus encuentros con Benedicto XVI

 publicado el 13/03/13

Ayudaría mucho con el ecumenismo entre oriente y occidente

El Beato Juan Pablo II hablaba de una Iglesia que “respiraba con dos pulmones”: la Iglesia de Occidente y la de Oriente. ¿Podría un Papa del este de Europa ayudar en la curación del gran cisma de oriente?

Si esta persona además contará con fuertes relaciones con otros obispos europeos y el respeto y la admiración del mundo subdesarrollado, podría convertirse en el líder global que necesitamos en la Silla de Pedro. Sin duda, el cardenal Péter Erdő de Budapest, Hungría, podría aceptar este desafío.

El cardenal Erdő es el mayor de seis hermanos. Estudió en los seminarios de Esztergom y Budapest, más tarde asistió a la Universidad Pontificia Lateranense, donde se doctoró en Teología y en Derecho Canónico. Además de sus estudios en los seminarios, también estudió en la Universidad de Berkeley en los años 90.

La fama del cardenal Erdő ha crecido rápidamente. Antes de cumplir los 50 años, fue elegido para su primer mandato como presidente de Consejo de las Conferencias Episcopales de Europa, y fue elegido en 2006 para cinco años más. En 2002 –recién cumplidos sus cincuenta años- fue nombrado primado de Hungría y nombrado cardenal un año más tarde. Fue el elector más joven en el Cónclave que eligió a Benedicto XVI. Como candidato papal, todavía se le considera joven (pero no demasiado), con sesenta años de edad.

Haciendo cálculos, aunque esta no es una decisión matemática, John Allen, corresponsal del National Catholic Reporter, destaca que aunque se habla mucho de candidatos provenientes de África o de América Latina, “61 de los 115 cardenales que participan en el Cónclave son europeos, así que desechar a los candidatos del Viejo Continente significa, a priori, no tener en cuenta a la mitad de los cardenales con más talento.

Los cardenales del mundo subdesarrollado podrían rechazar a un Papa de Occidente, pero quizás un Papa de la Europa del Este sería una opción atractiva, ya que además de ser europeo no estaría dentro de la corriente general. Viniendo de Hungría, Erdő representa a una Iglesia con gran tradición de firmeza y solidez en medio de la persecución. Su predecesor, el cardenal Mindszenty, fue conocido por enfrentarse a los comunistas, que lo torturaron y lo metieron en la cárcel, hasta que escapó y se refugió en la embajada de EEUU en Viena.

Como Presidente de los Obispos Europeos, Erdő ha trabajado para construir alianzas con los obispos africanos. Por lo tanto los conoce y confían en él. Parte de su trabajo ha consistido en aumentar el apoyo a la Iglesia en el mundo subdesarrollado. Esto le ha hecho ganarse amigos en África y Latinoamérica, al confirmar su compromiso en la ayuda a los pobres.

Una alianza de cardenales europeos y cardenales de los países del tercer mundo podrían, perfectamente, elegir a un Papa europeo que tuviera una historia nacional de persecuciones, que además tuviera fuertes simpatías por la Iglesia en el mundo subdesarrollado.

Esta mezcla podría dar a lugar a un papado con una dinámica interesante y nueva, en la que la perseguida y olvidada Europa se uniría a la joven y emergente Iglesia de África, Asia y Latinoamérica. John Allen hace los cálculos: “son necesarios 77 votos para tener las dos terceras partes de votos en el cónclave, y los africanos y los europeos juntos representan 72”. ¿De dónde vienen el resto de votos? Hungría es donde la Iglesia Latina se encuentra con la Iglesia Ortodoxa. El cardenal Erdő se ha acercado a las Iglesias de Oriente y podría aportar su vínculo personal en la tarea de unir a Oriente y Occidente. Por tanto, para los cardenales de las Iglesias Orientales
sui iuris podría ser su opción natural. Además tiene el apoyo de los europeos gracias a su liderazgo en la Conferencia Episcopal Europea, y una vez que las votaciones comiencen, los cardenales americanos y asiáticos podrían subirse al carro.

Erdő tiene un buen historial en el Vaticano, ha desarrollado una relación de confianza y tiene la reputación de mantener la línea doctrinal realizándolo además con un estilo pastoral propio. Es muy activo en la Nueva Evangelización, liderando misiones urbanas en su propio país, recomendando vivamente la necesidad de un nuevo esfuerzo misionero.

Se sabe que podría construir relaciones globales efectivas, pero no tiene un carisma de liderazgo especialmente dinámico. ¿Necesita la Iglesia a otra súper estrella como Juan Pablo II? Quizá no. A Benedicto XVI se le ha querido mucho y ha arrastrado a multitudes con su estilo personal que no tenía nada que ver con el de su predecesor. Nos encantó su amabilidad, su suavidad, su sabiduría y su paternalismo así como admiramos el dinamismo, la valentía y el vigor de Juan Pablo II.

Un Papa Erdő centraría la atención en las áreas desatendidas y las cuestiones olvidadas de la Iglesia, y podría traer la Nueva Evangelización que necesitamos, combinando las dos voces: la de Oriente y la de Occidente, las fuertes y jóvenes voces de fe del mundo subdesarrollado.

Por Dwight Longenecker.

El padre Dwight Longenecker es párroco en Nuestra Señora del Rosario en Greenville, Carolina del Sur.

Aleteia.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *