Monaguillos imploran al arzobispo de Washington considerar su amor por la misa en latín

ACNmayo 15, 2022

Seis monaguillos de la misa en latín de una parroquia de Washington, D.C., han escrito una apasionada carta al arzobispo de Washington, el cardenal Wilton Gregory, en la que le imploran que tenga en cuenta sus experiencias positivas en la misa tradicional en latín a la hora de aplicar las nuevas directrices del Vaticano sobre la forma extraordinaria.

«Para nosotros, la misa en latín es un refugio», dice la carta del 4 de mayo, publicada en la página de Facebook de la parroquia. «Un refugio donde los males del mundo y las luchas de la vida no pueden penetrar. Creemos que es lo más parecido al cielo en la tierra y nos encantaría que continuara».

El Papa Francisco emitió un motu proprio en julio de 2021 llamado Traditionis custodes que incluye nuevas orientaciones y restricciones sobre cuándo y dónde se puede utilizar el Misal Romano de 1962, típicamente conocido como la Misa Tradicional en Latín. El documento, que otorga a los obispos locales una mayor autoridad sobre la celebración de la Forma Extraordinaria, fue recibido con mucho dolor y confusión entre los católicos que participan en la celebración de la Misa tradicional en latín.

Aunque muchos obispos emitieron orientaciones temporales para sus diócesis, ha habido pocos informes sobre la emisión de orientaciones permanentes. La Arquidiócesis de Washington aún no ha emitido una guía permanente.

La carta, escrita por los monaguillos de la parroquia Santa María Madre de Dios de la capital del país, dice que, si la misa en latín dejara de estar permitida en Santa María, se sentiría como «perder algo precioso, algo de nosotros mismos, casi comparable a perder a un ser querido».

Los monaguillos escribieron que desean «participar en el misterio de la Eucaristía» a través de la misa en latín y añadieron que «con suerte, uno o más de nosotros será llamado a servir a Nuestro Señor como sacerdote».

Los monaguillos permanecen sin nombre. La carta está firmada, simplemente, «Monaguillos de Santa María».

«Hemos ido a la misa en latín en St. Mary’s desde que nacimos y nos ha encantado desde que tuvimos edad suficiente para entender su belleza», dice la carta.

Los monaguillos escribieron que conducen una hora para llegar a la iglesia a servir la misa.

«La experiencia de servir la misa es increíble y también encontramos una gran alegría en enseñar a los jóvenes cómo servir la misa y guiarlos a través de los movimientos y las oraciones», dice la carta.

La carta continúa: «Desde el Gloria del Jueves Santo hasta la Procesión con el Niño en la Misa del Gallo en Nochebuena y la triste pero hermosa liturgia del Viernes Santo, disfrutamos cada pedacito de la participación en la gran obra de Cristo. Nuestros hermanos han sido bautizados en la Iglesia de Santa María y nuestras familias han recibido allí las primeras comuniones y se han reconciliado con Dios en nuestras primeras confesiones en Santa María».

La carta concluye: «Le pedimos que considere estas palabras cuando tome su decisión sobre la continuación de esta hermosa forma del Sacrificio de Jesús en la Cruz».

Un portavoz de la Arquidiócesis de Washington no estuvo inmediatamente disponible para hacer comentarios el sábado.

 

CNA/InfoCatólica

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *