En el centro no está nuestra habilidad y nuestros méritos, sino el amor incondicional y gratuito de Dios, que no merecemos: Francisco

ACNmayo 15, 2022

A las 10.00 horas de hoy, 5º domingo de Pascua, en el atrio de la Basílica de San Pedro, el Papa Francisco presidió la Celebración Eucarística y el Rito de Canonización del Beato.Texto del discurso del Papa – El signo (…) indica palabras improvisadas.

Homilía 

Hemos escuchado algunas palabras que Jesús da a sus seguidores antes de pasar de este mundo al Padre, palabras que dicen lo que significa ser cristianos: “Como yo os he amado, así también vosotros os amáis unos a otros” (Jn 13,34). . Este es el testamento que Cristo nos dejó, el criterio fundamental para discernir si somos verdaderamente sus discípulos o no: el mandamiento del amor. Detengámonos en los dos elementos esenciales de este mandamiento: el amor de Jesús por nosotros – como yo os he amado – y el amor que Él nos pide vivir – así que amaos los unos a los otros.

 

Ante todo, como os he amado.¿Cómo nos amó Jesús? Hasta el final, hasta la entrega total de sí. Llama la atención ver que pronuncia estas palabras en una noche oscura, mientras el ambiente que reina en el Cenáculo está lleno de emoción y preocupación: emoción porque el Maestro está a punto de despedirse de sus discípulos, preocupación porque anuncia que uno de ellos lo traicionarán. .Podemos imaginarnos qué dolor trajo Jesús en su alma, qué oscuridad se espesó en el corazón de los apóstoles, y qué amargura al ver a Judas que, después de haber recibido el bocado que el Maestro mojó para él, salió de la habitación para entrar en la noche de la traición. Y, precisamente en la hora de la traición, Jesús confirma su amor por los suyos. Porque en las tinieblas y tempestades de la vida esto es lo esencial: Dios nos ama.

 

Hermanos, hermanas, que este anuncio sea central en la profesión y en las expresiones de nuestra fe: “No somos nosotros los que amamos a Dios, sino él quien nos ama” (1 Jn 4, 10). Nunca olvidemos eso. En el centro no está nuestra habilidad y nuestros méritos, sino el amor incondicional y gratuito de Dios, que no merecemos. Al comienzo de nuestro ser cristianos no hay doctrinas y obras, sino el asombro de descubrirnos amados, antes que cualquiera de nuestras respuestas. Mientras que el mundo a menudo quiere convencernos de que solo tenemos valor si producimos resultados, el evangelio nos recuerda la verdad de la vida: somos amados. Así escribió un maestro espiritual de nuestro tiempo: “Antes de que cualquier ser humano nos viera, fuimos vistos por los ojos amorosos de Dios. Incluso antes de que alguien nos escuchara llorar o reír, hemos sido escuchados por nuestro Dios que es todo oídos para nosotros. Incluso antes de que nadie en este mundo nos hablara, ya nos hablaba la voz del amor eterno” (H. Nouwen, Sentirse amado, Brescia 1997, 50).(…)

 

Esta verdad nos pide una conversión sobre la idea que muchas veces tenemos de la santidad. A veces, al insistir demasiado en nuestro esfuerzo por hacer buenas obras, hemos generado un ideal de santidad demasiado fundado en nosotros mismos, en el heroísmo personal, en la capacidad de renuncia, en el sacrificio para ganar un premio. Entonces hicimos de la santidad una meta impenetrable, la apartamos de la vida cotidiana en lugar de buscarla y abrazarla en la vida cotidiana, en el polvo del camino, en las fatigas de la vida concreta y, como decía santa Teresa de Ávila a sus hermanas , “entre las ollas de la cocina”. Ser discípulos de Jesús y caminar por el camino de la santidad es ante todo dejarse transfigurar por la fuerza del amor de Dios, no olvidemos el primado de Dios sobre uno mismo, del Espíritu sobre la carne, de la gracia sobre las obras.(…)

 

El amor que recibimos del Señor es la fuerza que transforma nuestra vida: nos abre el corazón y nos predispone al amor. Por eso Jesús dice – aquí está el segundo aspecto – “como yo os he amado, así también vosotros os amáis los unos a los otros”. No se trata, pues, sólo de una invitación a imitar el amor de Jesús; significa que podemos amar sólo porque Él nos amó, porque Él da a nuestros corazones su propio Espíritu, el Espíritu de santidad, un amor que nos sana y nos transforma. Por eso podemos elegir y realizar gestos de amor en cada situación y con cada hermano y hermana que encontramos. (…)

 

Y, concretamente, ¿qué significa vivir este amor? Antes de dejarnos este mandamiento, Jesús lavó los pies a los discípulos; después de haberla pronunciado, se entregó sobre el madero de la cruz. Amar significa esto: servir y dar vida. Servir, es decir, no anteponer los propios intereses; desintoxicarse de los venenos de la codicia y la competencia; combatir el cáncer de la indiferencia y el gusano de la autorreferencialidad, compartir los carismas y dones que Dios nos ha dado.

 

Específicamente, pregúntese “¿qué hago por los demás?” -esto es amar- y vivir las cosas de cada día con espíritu de servicio, con amor y sin algarabía, sin pretender nada.

 

Y luego dar la vida, que no es sólo ofrecer algo, como algunos de los bienes propios a los demás, sino darse uno mismo. (…) La santidad no se compone de unos pocos gestos heroicos, sino de mucho amor cotidiano. «¿Eres una mujer consagrada o una persona consagrada? Sed santos viviendo vuestra donación con alegría. ¿Estás casado? Sé santo amando y cuidando a tu esposo o esposa, como lo hizo Cristo con la Iglesia. ¿Eres trabajadora o trabajadora? Sed santos desempeñando vuestro trabajo al servicio de los hermanos con honradez y competencia. (…) ¿Eres padre o abuela o abuelo? Sé santo enseñando pacientemente a los niños a seguir a Jesús ¿Tienes autoridad? (…) Sed santos luchando por el bien común y renunciando a vuestros intereses personales” (Exhortación Apostólica Gaudete et exsultate, 14). (…)

 

Servir al Evangelio ya los hermanos, ofrecer la vida sin provecho, sin buscar ninguna gloria mundana: a esto también estamos llamados. Nuestros compañeros de viaje, canonizados hoy, vivieron la santidad de esta manera: abrazando con entusiasmo su vocación -como sacerdote, como consagrado, como laico- se entregaron al Evangelio, descubrieron una alegría sin igual y se hicieron reflejos luminosos del Señor en la historia. (…) Intentemos también nosotros, porque cada uno de nosotros está llamado a la santidad, a una santidad única e irrepetible. (…) Sí, el Señor tiene un plan de amor para cada uno, tiene un sueño para tu vida. (…) Y llevarlo adelante con alegría.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *