Nuevas nubes negras con la detención del cardenal Zen

ACNmayo 12, 2022
  • Padre Gianni Criveller, misionero del PIME: “Acto intimidatorio e inhumano: esta es la tarjeta de presentación del nuevo jefe ejecutivo John Lee. Después de los enemigos políticos, económicos y culturales, ahora las religiones están en la mira”.

 

Incluso después de haber sido puesto en libertad bajo fianza ayer por la noche, la sociedad civil de Hong Kong sigue conmocionada por la detención del cardenal Joseph Zen junto con otros activistas Margaret Ng, Hui Po-keung y Denise Ho. La diócesis de Hong Kong emitió hoy una declaración expresando su preocupación y pidiendo que el obispo emérito de 90 años sea tratado con justicia. “La diócesis católica de Hong Kong – dice la nota – está extremadamente preocupada por las condiciones y la seguridad del cardenal Joseph Zen y ofrece sus oraciones especiales por él. Siempre hemos apoyado el estado de derecho. Confiamos en que en el futuro continuaremos disfrutar de la libertad religiosa en Hong Kong en virtud de la Ley Básica. Instamos a las autoridades policiales y judiciales de Hong Kong a que traten el caso del cardenal Zen de acuerdo con la justicia, teniendo en cuenta nuestra situación humana concreta. Como cristianos, creemos firmemente que: ‘El Señor es mi pastor; No me falta nada’. (Sal. 23:1)”.

Sobre la trascendencia de la detención del cardenal Zen -quien, aunque sea puesto en libertad bajo fianza, aún deberá enfrentar un juicio basado en la infame ley de seguridad nacional- publicamos un comentario del padre Gianni Criveller, misionero del PIME y sionólogo, que colaboró ​​en Hong Kong junto con el cardenal Zen.

El 11 de mayo de 2022, fue arrestado el cardenal Joseph Zen, “la conciencia de Hong Kong”. Para aquellos que como yo vivieron años formidables junto al cardenal, seguirá siendo un día de tristeza inolvidable.

El cardenal tiene 90 años y siente la fragilidad de la edad. Vive modestamente en la residencia de los Salesianos en Hong Kong, un sacerdote entre otros, sin sombra de lujos y privilegios. Es un hombre valiente, el noble padre del movimiento democrático, el líder de toda una comunidad civil. El arresto del cardenal Zen es un acto totalmente político, demostrativo, intimidatorio y me atrevería a decir, incluso bastante inhumano. ¿Se puede detener a un hombre de 90 años al que millones de personas en todo el mundo miran con admiración y respeto?

Zen fue puesto en libertad bajo fianza, y es humanamente un alivio porque no tenemos que imaginarlo en una celda de prisión. Pero la gravedad insoportable del arresto permanece: habrá un juicio, acusaciones odiosas destinadas a desacreditar a una persona noble y generosa. Y no podemos olvidar que muchos de nuestros amigos demócratas siguen en prisión por sus ideales de libertad. El arresto se llevó a cabo junto con otros miembros destacados del movimiento democrático, incluidas tres mujeres valiosas: Margaret Ng, Cyd Ho y Denise Ho.

Zen está acusado de colusión con fuerzas extranjeras. La acusación se basa en su responsabilidad formal en la constitución del fondo “12 de junio” (612 ed), creado para ayudar -con apoyo legal, económico, moral y sanitario- a las personas heridas, detenidas, agredidas o amenazadas con violencia en el curso de manifestaciones democráticas que comenzaron el 12 de junio de 2019 y terminaron el 1 de julio de 2020 con la introducción de la ley de Seguridad Nacional. El fondo recaudó donaciones, incluso del extranjero, es de suponer. Pero había suspendido sus actividades después de la introducción de la Ley de Seguridad Nacional. Y por lo tanto es una aplicación hacia atrás de una ley en todo caso liberticida.

El arresto es una tarjeta de presentación terrible para el nuevo jefe ejecutivo John Lee, el responsable de introducir un régimen policial en Hong Kong, elegido con el 99% de los votos de la comisión electoral especial el 8 de mayo. Lee asumirá el cargo recién el 1 de julio, pero quieren dejar en claro que él ya está a cargo, o mejor dicho, Beijing. Creo que este sensacional arresto (sigue siendo cardenal) también tiene algo de despecho hacia Carrie Lam, la desastrosa gobernadora que le precedió, pero que comparte la misma fe católica con el zen.

Desde 2003, Zen ha sido llamado la “conciencia de Hong Kong”: líder en una ciudad que ha buscado para sí misma un camino hacia la libertad y la democracia, tal como prevé la Ley Básica que rige Hong Kong. Lo vimos con la gente en las calles, plazas, prisiones, en el parque Vittoria… un pastor junto a la gente. Millones de ciudadanos salieron a las calles de Hong Kong, y Zen con ellos, en medio de ellos, frente a ellos. Un movimiento de personas, de jóvenes, de personas que piden ser libres, ser protagonistas de su destino.

Corea del Sur tuvo al cardenal Stephen Kim: el padre de la patria que salvó al país del poder militar al recibir en la catedral a los manifestantes amenazados por la policía (1987). Filipinas tuvo al cardenal Jaime Sin, quien llamó al pueblo a defender a Cory Aquino electo presidente en lugar del dictador Ferdinand Marcos (1986). Hong Kong tiene al cardenal Zen: “la conciencia de Hong Kong”.

El arresto de Zen espesa más nubes negras y amenazantes sobre Hong Kong. No puede mejorar en los próximos meses y años. Se pondrá mucho peor antes de mejorar. El esquema de control progresivo por parte del régimen ya se había implementado en China: primero eliminar a los enemigos políticos; luego las económicas; luego las culturales y finalmente las religiones. Meses y años aún más difíciles esperan a la Iglesia Católica en Hong Kong. Por alguna maldita determinación histórica el maravilloso pueblo de Hong Kong no podrá vivir en libertad y democracia.

 

Por Gianni Criviller *

* Misionero del PIME y sinólogo.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *