7 años de prisión para sacerdote por abusar sexualmente de un menor, en España

ACNmayo 11, 2022

La Sala Quinta de la Audiencia Provincial de Murcia ha condenado a siete años y nueve meses de prisión y 30.000 euros de indemnización a un sacerdote de la Diócesis de Cartagena al que considera culpable de abusar sexualmente de un menor de edad. El cura, que según el Obispado está suspendido de ejercicio, mantuvo relaciones sexuales con un niño de trece años, al que conoció durante su estancia en San Pedro del Pinatar como vicepárroco de San Pedro Apóstol, y con el que siguió manteniendo contacto incluso después de ser reasignado a la parroquia de San Juan Bautista en Yecla.

Los hechos probados recogidos en la sentencia relatan que el cura conoció a la familia del menor en San Pedro del Pinatar, y entabló con ella una relación prácticamente familiar: tenía las llaves del domicilio en el que residía la víctima y era habitual que pasara allí la noche. Valiéndose de esa situación, el sacerdote aprovechaba los momentos en que se quedaba a solas con el menor para besarlo en los labios y darle abrazos. Si la víctima se resistía le decía que era “porque no lo quería de verdad”.

La sentencia atribuye a estos actos un ánimo lascivo o de satisfacción del apetito sexual y relata también que el acusado insistía mucho al menor en que se acostase con él, objetivo que consiguió muchas veces.

El fallo considera probado que el sacerdote le pidió en varias ocasiones al menor que le enseñara el pene, con todo tipo de excusas como que quería ver cómo iba su desarrollo sexual, que él sabía mucho de sexualidad adolescente. En esas ocasiones era habitual que le tocara las partes íntimas, como también ocurría en muchas ocasiones que el sacerdote le enseñaba sus genitales al menor. Varias veces, el sacerdote se llevó al niño a la playa para bañarse desnudo con él mientras le abrazaba y le besaba.

En otra ocasión, en una de sus numerosas visitas al domicilio del menor en San Pedro del Pinatar, acabó haciéndole una felación, práctica que repitió al menos en otra ocasión en su casa de Yecla. Para mantener durante todo este tipo su ascendencia sobre el menor, el sacerdote le hacía continuos regalos. Entre otras cosas, una bicicleta, dos cámaras de fotos y hasta cuatro teléfonos móviles.

 

CONDENA DE LA DIÓCESIS DE CARTAGENA

 

El Obispado de la Diócesis de Cartagena, a través de un comunicado, ha expresado su total rechazo y enérgica repulsa por los delitos que la resolución judicial atribuye a este sacerdote, que está suspendido de ejercicio mientras no termine el proceso penal canónico que se desarrolla en paralelo a la vía judicial ordinaria. El Obispado expresa además su “cercanía a la víctima y a su familia” a los que ofrece ayuda a través de la Delegación episcopal para la protección del menor y de los adultos vulnerables.

La sentencia no es firme, porque contra ella todavía cabe recurso.

 

YECLA, ÚLTIMO DESTINO DEL SACERDOTE

 

En Yecla, último destino del sacerdote acusado de abusos sexuales, la condena ha sorprendido a los feligreses. Han pasado tres años ya desde que ‘Don Antonio’ como recuerdan haberlo llamado algunos feligresesfue apartado del ejercicio del ministerio sacerdotal. La sentencia de la Audiencia Provincial ha traído de nuevo a la memora de quienes lo trataron al párroco que fue apartado del sacerdocio de forma fulminante tras conocerse la denuncia de presuntos abusos sexuales a un menor. Pero todavía hoy, los feligreses que lo creyeron libre de culpa, lo recuerdan por su carácter cariñoso, amable y admiten que la sentencia les ha sorprendido.

Durante cinco años , ejerció el sacerdocio en Yeclaen la iglesia de San Juan Bautista y debido a problemas estructurales del edificio, también a pocos metros, en la ermita de Santa Bárbara. En la zona donde algunos prefieren no acordarse de él.

 

PorPACO MARTÍNEZ | PATRICIA JIMÉNEZ.

Murcia/Yecla.

ORM.ES

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *