Horrores neonazis en Ucrania y la interminable guerra de la OTAN

ACNmayo 10, 2022

A medida que pasan los días, los neonazis que luchan junto a las tropas regulares ucranianas, y en particular los que están atrincherados en la planta siderúrgica de Azovstal, reciben nombres más benévolos: se les presenta como guerrilleros heroicos, máximos defensores de la independencia de Ucrania.

Zelensky, que inicialmente quería deshacerse de los neonazis, hoy depende de su resistencia y los alaba. Su genealogía se oculta sistemáticamente y hasta los periodistas enviados suelen pasarla por alto, recordando pocas veces que en Donbass, esta guerra maldita no nació en 2022 sino en 2014, sembrando 14.000 muertos en ocho años.

O se dice que el batallón Azov es una astilla loca, ciertamente peligrosa pero no diferente del tipo de cosas de Forza Nuova en Italia.

En cambio, el batallón Azov es otra cosa: es un regimiento inserto estructuralmente en la Guardia Nacional reconstituida en 2014 tras los disturbios de Euromaidán y tiene vínculos orgánicos con los servicios (Sbu, sustituto ucraniano de la KGB soviética). Así como las formaciones neonazis o los partidos cercanos al batallón son todo menos escindidos: Right Sector (Sector Derecho), Bratstvo, National Druzhina, la formación C14, el partido Svoboda hoy en declive, y varios escuadrones militarizados.

Estos son los grupos a los que apoyaron Washington y la OTAN durante la revolución de color de Euromaidán, para que Kiev rompiera con Moscú. Son estratégicamente cruciales para que la guerra de poder entre Estados Unidos, la OTAN y Moscú continúe indefinidamente. Si realmente se tratara de una guerra local entre Kiev y Moscú, el secretario de la OTAN, Stoltenberg, no habría rechazado hasta ahora la renuncia a Crimea, propuesta unas horas antes por Zelensky como primer paso hacia una tregua.

Oleksiy Arestovych fue el principal ejecutivo de Bratsvo y es uno de los asesores políticos de Zelensky: él mismo es actor, experto en propaganda, es comandante del ejército y se unió a los servicios secretos en 1990.

En 2014 se unió a la guerra contra los separatistas prorrusos de las repúblicas de Donetsk y Lugansk, participando en 33 misiones militares. El pico del éxito, como bloguero, lo alcanzó cuando el presidente era Porosenko, quien más hizo por legitimar a la derecha rusófoba y neonazi al insertarlos en el sistema militar y administrativo. Cuando Zelensky ganó las urnas, Arestovych fue nombrado su asesor especial y portavoz del Grupo de Contacto Trilateral de Minsk, creado en 2014 para negociar con Moscú sobre el Donbass. El grupo incluía a Rusia, Ucrania y la OSCE (Organización de las Naciones Unidas para la Seguridad y la Cooperación en Europa).

En 2015, la Fundación para el Estudio de la Democracia (asociación civil rusa) envió un informe a la OSCE sobre la violencia perpetrada por los servicios de la Sbu y por paramilitares neonazis no solo contra militantes separatistas sino también contra no combatientes de habla rusa del Donbass capturados junto con los combatientes. El informe cita y amplía un primer informe, publicado el 24 de noviembre de 2014. El segundo menciona la electrocución, la tortura con palos de hierro y cuchillos, el submarino (simulacros de ahogamiento utilizados por EE.UU. en Afganistán, Irak y Guantánamo), la asfixia con bolsas de plástico, el clavo tortura, estrangulamiento a través de la garrota (también llamada “garrota banderista” en homenaje a Stepan Bandera, colaborador de los nazis en las guerras de Hitler,

En otros casos, los prisioneros fueron empujados a la fuerza a campos minados o aplastados por tanques. A esto le sumamos el aplastamiento de huesos, las gélidas temperaturas de las cárceles, el robo de alimentos, la administración de letales psicotrópicos.

El Estado dejó impunes tales torturas y tratos inhumanos, prohibidos por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Fueron acciones deliberadamente nazis si es cierto que muchos presos recibieron, en su piel, el sello de la esvástica o la palabra “SEPR” (separatista) grabada con cuchillas al rojo vivo en el pecho o las nalgas. La Constitución de Ucrania, en el artículo 37, prohíbe la existencia de grupos paramilitares en partidos e instituciones públicas.

La tortura y la violencia similar también se evocan en documentos posteriores, incluido el de la asociación ucraniana “Guardias exitosos” (14 de septiembre de 2018). El informe enumera las atrocidades que involucran a partidos de extrema derecha como National Druzhina, Bratstvo, Right Sector y, en particular, el grupo C14, conocido por haber firmado un Memorando de Asociación y Cooperación con numerosas administraciones de distrito, incluida Kiev. El C14 es responsable no solo de las acciones violentas en el Donbass, sino también de los pogromos contra los romaníes y la violencia contra las conmemoraciones anuales de los héroes antinazis rusos como Anastasia Baburova y Stanislav Markelov. En el Donbass, el C14 a menudo toma medidas que la SBU no puede permitirse legalmente, escribe el informe. El método es siempre el mismo:

Esta violencia conviene recordarla el día que se conmemora la victoria soviética del ’45 y lo que Moscú llama la “gran guerra patriótica”. Los comentaristas occidentales también la llaman así, para disfrazar el hecho de que fue una victoria que liberó a toda Europa del nazismo, con sus aliados occidentales, y que costó a Rusia al menos 30 millones de muertos.

Desde hace tiempo se relativiza la decisiva contribución del Ejército Rojo a la liberación europea, hasta el punto de hacerla desaparecer. La contribución es borrada, como si nunca hubiera existido, incluso por el Parlamento Europeo (una resolución memorable de septiembre de 2019 que atribuye la culpa de la guerra solo al pacto Ribbentrop-Stalin y no menciona a la Resistencia rusa).

El rearme y la ampliación hacia el Este de la OTAN, combinados con el descaro del olvido histórico y las frases de Stoltenberg, han creado una brecha política y cultural casi infranqueable entre Rusia y Europa. Este es el propósito de los “ladridos occidentales a las puertas de Rusia” denunciados por el Papa, el olvido del “espíritu de Helsinki”, la creciente rusofobia.

Son fechorías que no justifican la brutal agresión rusa del 24 de febrero, pero que ciertamente la facilitaron. Lo que empujará a Rusia, durante mucho tiempo, a despedirse de una Europa que cree cada vez más que avanza confundiendo sus propios intereses con los de Estados Unidos.

 

Por Barbara Spinelli

Il Fatto Quotidiano.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *