El Vaticano ‘desactiva’ la visita papal a Líbano; diferendo diplomático, detrás de la decisión

ACNmayo 10, 2022
“No hay nada que impida que la visita del papa Francisco pueda tener lugar”, según una fuente libanesa cercana al Vaticano, que, sin embargo, considera improbable que sea antes de la caída. Posiblemente en octubre, según un observador en el lugar.

 

El Vaticano informó oficialmente a Beirut el lunes del aplazamiento de la visita del Papa Francisco a una fecha que se fijará más adelante. La visita había sido anunciada por las autoridades libanesas los días 12 y 13 de junio sin haber sido nunca formalizada por un comunicado de prensa del Vaticano.

“Líbano ha recibido una carta del Vaticano informándole oficialmente de la decisión de posponer la visita prevista del Papa”, dijo en un comunicado el ministro de Turismo, Walid Nassar, que preside la comisión de preparación para esta visita, citando “motivos de salud”.

Hasta el lunes por la tarde, ninguna fuente oficial libanesa o vaticana había querido confirmar o desmentir la información obtenida el domingo por la noche por Ici Beyrouth. “Nos apegamos a lo que emana oficialmente del Vaticano y estamos esperando el comunicado de prensa”, dijo a Here Beirut una persona cercana a la nunciatura apostólica. Esta referencia al protocolo del Vaticano recuerda la derogación de este mismo protocolo en abril, nada menos que por la presidencia libanesa. Este último había anunciado unilateralmente, a través de Twitter, una visita del Papa a Beirut, fijando también la fecha para junio. Y esto, sin que la Santa Sede hiciera ninguna confirmación oficial de antemano, tanto que el portavoz del Vaticano publicó de inmediato una aclaración diciendo que la visita era “una hipótesis en estudio”.

Este paso en falso diplomático de Michel Aoun había sido percibido por los observadores extranjeros con sede en el Vaticano como una forma de presionar a la Santa Sede a través de los medios de comunicación para que la visita del Papa tuviera lugar en junio.

El presidente Aoun parecía estar apostando a tal visita para rescatarse en la escena cristiana antes de las elecciones legislativas de mayo y la elección presidencial de octubre. Una recuperación que habría comenzado en otro lugar con la visita al Vaticano de Michel Aoun el pasado mes de marzo, en opinión de observadores cercanos a la Santa Sede.

El planteamiento de la presidencia libanesa también había sido interpretado como un forzamiento diplomático, casi “implacable”, con el que Hezbolá pretende contrapesar al Vaticano sobre el expediente libanés a nivel internacional, analizado en sustancia por Ici Beirut un actor civil cercano al Vaticano.

Es en este contexto que los círculos cercanos a la nunciatura apostólica en Beirut nos invitan a situar el aplazamiento de la visita del Papa, más allá de las razones de salud invocadas para justificarlo. Este aplazamiento sería, ante todo, un medio de responder sutilmente al paso en falso del protocolo de Baabda, y lo que este último implica

El Vaticano no responde con comunicados de prensa, sino con una hábil acción diplomática: se trata de decir en este caso que le corresponde a él solo definir las condiciones de la visita del Papa”, subraya una fuente libanesa cercana al Santo Ver. Esta visita también es anticipada por los allegados a la nunciatura no como una visita de estado, sino como una visita parroquial. Además, la visita de Michel Aoun al Vaticano en marzo había sido calificada de “privada”, por lo tanto extraoficial, por los medios cercanos al Vaticano. En efecto, el nuncio apostólico no lo había acompañado hasta allí como es costumbre en caso de visita de Estado.

El aplazamiento de la visita del Papa Francisco confirmaría en este contexto la firme voluntad vaticana de impedir cualquier recuperación política, como repiten constantemente círculos cercanos a la nunciatura en Beirut.

El error de protocolo de la presidencia y su intento de politizar el viaje del Papa, empujó al Vaticano a revisarlo”, subraya una fuente libanesa cercana al Vaticano. “Nada impide que eventualmente se lleve a cabo”, agrega, juzgando improbable, sin embargo, que sea antes de la caída. Un observador en el lugar informa la plausibilidad de que tal visita se lleve a cabo en octubre.

Este aplazamiento también enviaría, según una fuente cercana a la Santa Sede, un mensaje a la sede patriarcal maronita, por haber parecido perdonar a Baabda en su acercamiento, según un amigo cercano de la nunciatura. Al final, como señala la misma fuente, el Vaticano “desactivó inteligentemente la recuperación política y eclesiástica, así como la manipulación libanesa de esta visita”.

 

Sandra Noujeim

ICIBEYROUTH.

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *