La fe no es “cosa de viejos”, hay que honrarla sin hipocresía: Francisco

ACNmayo 4, 2022
En la audiencia general en la Plaza de San Pedro, el Papa habla del personaje bíblico de Eleazaro para subrayar el valor del vínculo entre fe y vida que los ancianos pueden testimoniar a los jóvenes, a pesar de un clima cultural que a menudo lo ridiculiza o lo considera anacrónico.

Se trata de un personaje bíblico llamado Eleazaro, al que se hace referencia en el segundo libro de los Macabeos, protagonista de la reflexión propuesta hoy por el Papa Francisco que continúa el ciclo de catequesis sobre el tema de la antigüedad. El de Eleazaro es el testimonio de la especial relación que existe entre la fidelidad de la vejez y el honor de la fe , aspecto que el Papa quiere subrayar al observar que el honor de la fe se encuentra a menudo “bajo la presión, incluso violenta, de la cultura de los gobernantes, que busca envilecerla”, tratándola como una realidad anacrónica. La fe, en cambio, “merece respeto y honor” porque “¡es una bendición para todos!”.

“Un tal Eleazaro (…) inmediatamente respondió diciendo que también lo mandarían a la muerte. “Ya que -dijo- no es nada digno de nuestra época pretender, con el peligro de que muchos jóvenes, pensando que a los noventa años Eleazaro ha pasado a costumbres extranjeras, a su vez, por mi ficción (…) pierdo por mi causa y así causo deshonra y mancha a mi vejez.(2 Mac 6,18.23-25)”

La negativa del mayor Eleazaro

 

La persecución de Antíoco Epífanes está en marcha, los judíos son obligados a comer carne sacrificada a los ídolos. Cuando a Eleazaro, un anciano muy respetado, también se le pide este gesto, los propios funcionarios del rey le aconsejan “hacer una simulación, es decir, pretender comer carne sin hacerlo”. Así se salvaría y dentro de sí mismo guardaría la fe. En la práctica, le aconsejan que sea hipócrita. Y Francisco añade de improviso: “Hipocresía religiosa. Hay mucha, ¡eh! Hay mucha hipocresía religiosa, hipocresía clerical, hay muchas”. Pero Eleazaro responde con una clara negativa que comenta el Papa:

El punto central es este: deshonrar la fe en la vejez, para ganar un puñado de días, no es comparable con el legado que debe dejar a los jóvenes, para generaciones enteras por venir. Pero este Eleazaro es bueno. Un anciano que ha vivido en la coherencia de su fe durante toda una vida, y ahora se adapta a fingir un repudio, condena a la nueva generación a pensar que toda la fe era una ficción, una cubierta exterior que puede ser abandonada, pensando ser capaz de mantenerlo dentro.

La anciana, prosigue Francisco, es decisiva para dar a los jóvenes el testimonio de la actualidad de la fe y de su relación real con la vida. Si faltara este testimonio, las nuevas generaciones se verían inducidas a ver la fe “como un conjunto de comportamientos que, llegado el caso, pueden ser simulados o disfrazados, porque ninguno de ellos es tan importante para la vida”.

 

El cristianismo es realista, es trabajar con tus manos

 

El Papa Francisco observa, por tanto, que la antigua gnosis heterodoxa, en los primeros siglos del cristianismo, teorizaba precisamente esto: “que la fe es una espiritualidad, no una práctica; una fuerza de la mente, no una forma de vida”. Y él explica: 

La seducción de esta perspectiva es fuerte, porque interpreta, a su manera, una verdad indiscutible: que la fe nunca puede reducirse a un conjunto de reglas dietéticas o prácticas sociales. La fe es otra cosa. El problema es que la radicalización gnóstica de esta verdad anula el realismo de la fe cristiana, porque la fe cristiana es realista, la fe cristiana no es solo decir el Credo: es pensar el Credo y sentir el Credo y hacer el Credo. Operar con las manos. 

 

La fe no es una exterioridad sin alma

 

Francisco mira el contexto social y cultural actual para decir que aún hoy la tentación gnóstica está presente y que la práctica de la fe es a menudo objeto de ironía y marginación. El reclama:

La práctica de la fe para estos gnósticos que ya existían en tiempos de Jesús es considerada como una exterioridad inútil y hasta dañina, como un residuo anticuado, como una superstición disfrazada. En definitiva, algo para gente mayor. La presión que ejerce esta crítica indiscriminada sobre las generaciones más jóvenes es fuerte. Por supuesto, sabemos que la práctica de la fe puede convertirse en una exterioridad sin alma. (…) Pero en sí mismo no lo es en absoluto.

 

La fe no es “cosa de viejos”

 

Corresponde a los ancianos, prosigue el Papa, “restaurar el honor de la fe, hasta el final”. Practicar la fe no es un signo de nuestra debilidad, pero muestra su fortaleza. Y “no es algo ‘para viejos’ -continúa el Papa-. No. Es una cosa de la vida”. “¡Es una bendición para todos!” Y Francisco concluye diciendo de improviso:

Queridos hermanos y hermanas mayores, por no decir viejos, estamos en el mismo grupo, por favor, miremos a los jóvenes: ellos nos miran. Nos miran. No olvides eso. (…). Los jóvenes nos miran y nuestra coherencia puede abrirles un hermoso camino de vida. En cambio, cualquier hipocresía hará mucho daño. Oramos unos por otros.

 

Adriana Masotti.

Ciudad del Vaticano

ACN

Con un equipo de profesionales y analistas en el territorio nacional y el continente INFORMA del acontecer diario más relevante de la Iglesia en México y el mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *